*

X

Vaticano anuncia que mujeres consagradas ya no tendrán que ser vírgenes; 'esposas de Cristo' en shock

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/16/2018

La virginidad del cuerpo ya no es tan importante para un Vaticano que se moderniza, para shock de los puristas

Un nuevo documento del Vaticano donde se señala que la virginidad física no es necesaria para consagrarse a Dios ha producido sobresalto entre mujeres cristianas que han tomado el voto de perpetua virginidad como "esposas de Cristo".

Se calcula que existen unas 5 mil vírgenes consagradas, sobre todo en países como Italia, Argentina y Francia. Según las declaraciones de varios obispos, la nueva instrucción de la Iglesia en torno a la virginidad ha surgido ante la demanda creciente de numerosas mujeres que son llamadas a la vocación cristiana. La Iglesia se moderniza con esta enmienda, que es menos excluyente y que permite a mujeres que han probado el contacto carnal concentrarse en Dios. El dogma tiene una dimensión temporal evolutiva que necesariamente se adapta a las circunstancias para mantener su vitalidad, algo que le ha costado mucho a la Iglesia católica. 

El documento señala que "el llamado a ser testigos del amor virginal, esponsal y fructífero con Cristo no es reducible a un símbolo de integridad física". Elegantes palabras para decir que no es necesario ser virgen sexualmente para casarse con Dios. La Iglesia tradicionalmente es considerada como la novia o esposa de Cristo que celebra el hieros gamos. El mismo documento dice que aunque "es de gran importancia haber practicado la virtud de la castidad de manera ejemplar", esto no es un prerrequisito para la consagración. 

La Asociación Estadounidense de Vírgenes Consagradas emitió un comunicado en el que lamentan esta "negación de la integridad virginal como la esencia y fundación natural de la vocación", algo que era de esperarse, ya que la virginidad es su tesoro. Por otro lado, existen en la Biblia indicios claros de que la virginidad tiene un valor espiritual mayúsculo; por ejemplo, en el Apocalipsis de Juan, en donde se habla incluso de la virginidad de los hombres como un requisito para la salvación en el Juicio Final. No obstante, estos textos cargados de imágenes arquetípicas simbólicas no deben leerse de manera totalmente literal y es posible que no se refieran a una virginidad absoluta, sino a una cierta pureza y a una forma de celibato.

Las vírgenes consagradas celebran una ceremonia de matrimonio con Cristo, la cual contiene un profundo simbolismo. Esta ceremonia seguramente no sufrirá cambios, pues las declaraciones del Vaticano no la afectan sustancialmente. Generalmente se requiere de 2 años de preparación para realizar la ceremonia de consagración y se pide, por obvias razones, que la mujer tenga más de 25 años.

Te podría interesar:

Selección japonesa vuelve a dar una clase de educación: limpian vestidor y dejan mensaje

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/16/2018

Ahora los jugadores japoneses dan una lección de limpieza y fair play

Derrotados in extremis en un partido que debió de haber roto el corazón de los japoneses, la selección japonesa todavía tuvo la clase para limpiar su vestidor y dejar un mensaje de agradecimiento, con lo cual demostró lo que es saber perder.

A diferencia de los típicos jugadores y entrenadores que, en el berrinche, culpan al arbitro, encuentran excusas o se niegan a hablar con la prensa, los japoneses se despidieron de sus fanáticos, hablaron con todos los periodistas y dejaron en el vestidor -el cual limpiaron antes- un mensaje de agradecimiento. ¡Y aún más: lo escribieron en cirílico! 

Antes ya habíamos hablado de la excelente costumbre de la afición nipona de limpiar las gradas después de los partidos, algo que hacen siempre los japoneses cuando van a eventos masivos. Ahora vemos que también los jugadores y el plantel lo hacen, con lo cual muestran que no sufren de "estrellitis" como muchos otros jugadores modernos que se sienten verdaderas deidades.

Esta sublime disciplina de los japoneses ya les había generado dividendos. Clasificaron a la segunda ronda, empatados en todo con Senegal, por tener menos tarjetas amarillas. 

Japón iba ganando 2 a 0 con un estupendo desempeño, anulando a una muy buena selección belga, la cual, sin embargo, demostró que tenía más calidad individual y acabó por darle la vuelta a los japoneses con una tercera diana en tiempo de compensación, seguramente causada por el hecho de que Japón siguió buscando la victoria hasta el último minuto. Japón se va triste, pero sin ningún remordimiento, habiendo dejado todo en la cancha y fuera de ella, dejando una lección de clase mundialista.