*

X

Niños tailandeses rescatados de la cueva planean convertirse en monjes para honrar a buzo muerto

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/19/2018

Los integrantes del equipo de fútbol que quedaron atrapados, han anunciado que quieren convertirse en monjes y dedicarle el mérito a un Navy SEAL que murió intentando rescatarlos

Los 12 jóvenes integrantes del equipo de fútbol "Jabalíes Salvajes", que se quedaron atrapados en una cueva por 10 días en Tailandia, se han convertido en una sensación mundial por su inspiradora historia. Los 12 chicos tuvieron que sobrevivir tomando gotas de agua que caían de las estalactitas e intentando no pensar en comida, para lo cual sirvió mucho la meditación que les enseñó su entrenador, quien había sido monje budista por 10 años. Finalmente fueron rescatados por una misión colectiva internacional en la que participaron buzos expertos, incluyendo un Navy Seal tailandés, Saman Kunan, quien murió en los esfuerzos de rescate.

De manera sumamente conmovedora, los chicos han anunciado, a través del padre de Duangpetch Promthep, que planean ordenarse como monjes dentro del budismo theravada, esto con el fin de dedicar el mérito al buzo muerto. En el budismo theravada la ordenación  es considerada un acto sagrado que acumula mérito, como explica el sitio budista Lion's Roar. Su ordenación será en un principio como novicios (nen), ya que sólo después de cumplir 20 años se es admitido propiamente como bhikkhu (monje en pali). Esto significa que, por el momento, la cantidad de reglas que deben seguir será un poco menor. 

Los chicos planean donar el mérito a la memoria de Kunan, quien, según la visión budista, podría beneficiarse de sus actos en sus siguientes vidas o incluso liberarse de la existencia cíclica o samsara. De acuerdo con el padre de Promthep, se está planeando la fecha para cuando las familias estén listas.

No cabe duda de que esta experiencia transformó la vida de estos adolescentes, quienes siempre podrán recordar lo que vivieron en la cueva y la gran generosidad de las personas que lograron salvarlos. Son afortunados, pues le han encontrado sentido a la existencia.

Te podría interesar:

Selección japonesa vuelve a dar una clase de educación: limpian vestidor y dejan mensaje

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/19/2018

Ahora los jugadores japoneses dan una lección de limpieza y fair play

Derrotados in extremis en un partido que debió de haber roto el corazón de los japoneses, la selección japonesa todavía tuvo la clase para limpiar su vestidor y dejar un mensaje de agradecimiento, con lo cual demostró lo que es saber perder.

A diferencia de los típicos jugadores y entrenadores que, en el berrinche, culpan al arbitro, encuentran excusas o se niegan a hablar con la prensa, los japoneses se despidieron de sus fanáticos, hablaron con todos los periodistas y dejaron en el vestidor -el cual limpiaron antes- un mensaje de agradecimiento. ¡Y aún más: lo escribieron en cirílico! 

Antes ya habíamos hablado de la excelente costumbre de la afición nipona de limpiar las gradas después de los partidos, algo que hacen siempre los japoneses cuando van a eventos masivos. Ahora vemos que también los jugadores y el plantel lo hacen, con lo cual muestran que no sufren de "estrellitis" como muchos otros jugadores modernos que se sienten verdaderas deidades.

Esta sublime disciplina de los japoneses ya les había generado dividendos. Clasificaron a la segunda ronda, empatados en todo con Senegal, por tener menos tarjetas amarillas. 

Japón iba ganando 2 a 0 con un estupendo desempeño, anulando a una muy buena selección belga, la cual, sin embargo, demostró que tenía más calidad individual y acabó por darle la vuelta a los japoneses con una tercera diana en tiempo de compensación, seguramente causada por el hecho de que Japón siguió buscando la victoria hasta el último minuto. Japón se va triste, pero sin ningún remordimiento, habiendo dejado todo en la cancha y fuera de ella, dejando una lección de clase mundialista.