*

X

Maestros del ambient: Brian Eno y la música del infinito

Arte

Por: pijamasurf - 07/22/2018

Eno es una de las figuras más vibrantes de la música y el arte contemporáneos

Brian Eno es considerado el padre del ambient, aunque él mismo ha discutido esta afirmación. Al menos, es indudable que fue el primero en crear una teoría detrás de esta música y produjo los primeros discos que se identificaron con el género. A inicios de los años 70, Eno perteneció a una de las grandes bandas de art (o glamrock, Roxy Music, en donde tocaba el sintetizador. Evidentemente, la música que se estaba haciendo en ese entonces no satisfizo la infinita curiosidad del músico (autodefinido como "no músico") británico. "Lo que más me interesa de hacer música es crear algo que no existe pero que a mí me gustaría escuchar. La música que quería oír aún no había surgido, así que era necesario juntar cosas que sugerían algo nuevo”, dijo.  

Como solista, Eno experimentaría con discos que mantienen ciertos sonidos del glam rock con una base mucho más experimental que ya empieza a acercarse al ambient, en discos como Here Come the Warm Jets (1974) (con las guitarras hipnóticas de Robert Fripp), Another Green World (1975), o el melancólico Before and After Science (1978), donde Eno prueba que es también un gran compositor con canciones sencillas y hermosas como "Spider and I" y "By this River". Sin embargo, es en Discreet Music (1975) donde realmente nacen propiamente los sonidos ambient, y se consolidan en la obra maestra que es Music for Airports (1978). Eno alguna vez definió con magistral elusividad al ambient: "es tan ignorable como interesante". Puede ser la música de fondo que parece meramente decorativa y perece en la distancia, pero puede ser una dimensión de capas infinitas para navegar hacia países lejanos, para relajarse, para soñar despierto y hasta tener experiencias trascendentales. Brian Eno es quizás quien mejor ha logrado incorporar la música electrónica a ciertos aspectos que antes se asociaban con la música culta o clásica para crear un nuevo género popular, melancólico y contemplativo, lleno de espacio para soñar. Consistentemente, interesado lo mismo por la belleza del sonido que por su innovación, Eno ha sublimado las atmósferas para crear estructuras de exploración creativa.

Además de los discos citados, desatacamos Apollo (1983), Thursday Afternoon (1985), Neroli (1993), Another Day on Earth (2005) y Lux (2012). No menores a sus discos como solistas son sus múltiples colaboraciones con artistas como David Byrne, Robert Fripp (véase Evening Star del 2005), Harold Budd, Jon Hopkins y otros genios. Además, Eno ha sido un prolijo productor; hizo, por ejemplo, el soundtrack de Dune de David Lynch y produjo discos de The Talking Heads, Paul Simon, Jon Hopkins, Grace Jones, Slowdive (quizás el mejor disco de shoegaze de la historia: Souvlaki), tracks de U2 y el sonido de Microsoft. Su disco más reciente, Reflection (2017), es la evolución del ambient hacia lo que Eno llama música generativa, música que es siempre cambiante -sin dejar de ser placentera-, creada por un sistema matemático. Sobre este disco dijo:

Es el más reciente de mis experimentos de ambient, y representa el más sofisticado hasta ahora. Mi intención original con la música ambient era crear música infinita, música que permanecería ahí mientras tú quisieras que estuviese. También quería que la música se desdoblara de diferente manera todo el tiempo.  

Eno es un artista multifacético, desarrollador de aplicaciones, pintura, arte digital, instalaciones y demás. Entre sus obras más destacadas están Lightness: Music for the Marble Palace (1997), I Dormienti/Kite Stories (1999) y 77 Million Paintings (2006). 

Aquí puedes escuchar toda la discografía de Eno:


 

 

De esta misma serie lee: Maestros del ambient: Harold Budd

Lee la reseña de 'Smal Craft on a Milk Sea' (2010)

Lee la reseña de 'Reflection' (2017)

Escucha los 10 discos de la desaparecida disquera de Eno, Obscure Records

Lee también: El exclusivo álbum que Brian Eno compuso para un hospital psiquiátrico: 'Quiet for Montfiore'

Te podría interesar:

Fotógrafa capta la energía intrépida de las chicas adolescentes

Arte

Por: pijamasurf - 07/22/2018

Una especie de testimonio del despertar de una nueva energía femenina

Al tiempo que prolifera una nueva feminidad -o al menos así se retrata en los medios-, las fotos de Justine Kurland son una especie de testimonio poético de la adolescencia, de un proceso de toma de energía, desde la propia mirada femenina. En la serie Girl Pictures (1997-2002), Kurland retrata a chicas adolescente en diferentes entornos, pero sobre todo en la naturaleza, vagamente ferales, o si se trata de una ciudad, suelen ser los márgenes. Según dijo Kurland en una entrevista en el New Yorker: "Canalicé la energía en bruto y el enojo de bandas de chicas en mis fotos". La fotógrafa ve aquí "'hilos de poder' en estado latente, un arrojo hacia la vida en ciernes".

Las fotos fueron tomadas mientras Kurland viajaba en auto por todo Estados Unidos. Aunque cada imagen parece ser un brote espontáneo de la exploración de las propias chicas, en realidad cada situación ha sido cuidadosamente compuesta por la fotógrafa. Aun así, la energía no se pierde, y reluce una cierta tensión. Kurland ha sugerido que esta forma de elaboración hace que la imagen trabaje "en un espectro entre lo perfecto y lo real".

 

 

 

Fotos vía The New Yorker