*

X

Las increíbles 'piedras de flor de cerezo': una maravilla natural

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/22/2018

El corazón mineral de las flores de cerezo

Las flores de cerezo son, seguramente, las flores más emblemáticas de Japón. Estas preciosas flores (sakura) que han sido descritas inmortalmente por los poetas y pintores zen, florecen apenas unas semanas y son una imagen de la impermanencia. Sin embargo, como por una especie de simpatía mágica, los pobladores japoneses han encontrado las imágenes de estas flores en el interior de las piedras. 

Las piedras de flor de cerezo (sakura ishi) son piedras que al romperse muestran patrones en cruz dorados y rosas, similares a las flores de cerezo. Las piedras obtienen esta forma de la mica, un silicato muy común que suele encontrarse cerca de los cuarzos.

Estas preciosas piedras se formaron adentro de una roca llamada hornfel (o cuernario), en el subsuelo, calentadas por lava fundida durante 100 millones de años, y luego atravesaron otra transformación al ser expuestas a fluidos hidrotermales, los cuales alteran la composición química de los minerales de la piedra, haciendo que la mica reemplace las inclusiones de cordierita de las que estaban formadas. Esta doble metamorfosis las hace extremadamente raras; en Japón, encontrarlas se considera un momento de serendipia. Son bastante delicadas y para preservarlas, los japoneses las recubren de una solución de pegamento de madera mezclada con agua.

 

 

Fotos: John Rakovan

Te podría interesar:

Estudio muestra que los delfines se llaman por sus nombres propios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/22/2018

Los delfines machos miembros de alianzas para acceder a hembras tienen nombres individuales

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Un grupo de investigadores descubrió que los grupos de delfines machos de la especie con narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas durante varios años, para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, lo cual permitió descartar la hipótesis de que en las alianzas de delfines se producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan la alianza, sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Además, los machos viven en una especie de "bromance", intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.