*

X

Las huellas de Buda en el Museo de Antropología: inauguran esplendorosa exposición de arte budista en la CDMX

Arte

Por: pijamasurf - 07/20/2018

El jueves 19 de julio se inauguró en el Museo de Antropología la formidable exposición "Las huellas de Buda"

La que seguramente es la exposición de arte budista más importante que se ha hecho en México se inauguró ayer en el Museo Nacional de Antropología. La exposición Las huellas de Buda cuenta con más de 250 piezas originales de 17 países asiáticos y comprende las tres grandes difusiones del budismo, el theravada, el mahayana y el vajrayana o budismo tántrico, que abarcan países como la India, Tailandia, Birmania, Bangladesh, Afganistán, Nepal, el Tíbet, China, Japón, Vietnam, Cambodia, Corea y varios más. La muestra ofrece una notable curaduría que integra piezas del LACMA de Los Ángeles y el MET de Nueva York, así como diversas piezas privadas, incluyendo algunas de la colección de la Casa Tíbet de México.

La exposición abarca prácticamente 2 milenios de evolución budista; se puede encontrar desde piezas tan tempranas como del siglo I del imperio de Gandhara, hasta piezas más recientes del siglo XIX. Resulta fascinante notar las diferencias y las similitudes con las que la imagen del Buda y el cosmos budista fue evolucionando y asimilándose a las diferentes culturas en las que penetró el budismo. Los rostros afilados y solares de los tailandeses, los budas en las montañas del arte japonés, la aparición fulgurante de las deidades de múltiples brazos y cabezas del tantrismo, etcétera.

Dentro de la colección reunida en el Museo de Antropología se pueden apreciar, textiles, sutras (textos sagrados) y sus preciosos diseños de portada, impresiones xilográficas, pinturas zen, estatuas de madera, cobre, latón, mármol, piedra, oro, etc., con diferentes incrustaciones de metales preciosos, relicarios, stupas, thangkas y pinturas que representan escenas de los infiernos, de la vida del Buda y de sus vidas pasadas, de su asamblea de bodhisattvas, de los momentos seminales de sus enseñanzas, etcétera.

El público se encontrará con la compleja cosmogonía, panteón y organización social budista que comprende diferentes manifestaciones como los yakshas, los nagas, el ave garuda, las dakinis, los yidams tántricos, los dharmapalas o protectores, demonios, deidades hindúes, los bodhisattvas, los mahasiddhas, los arhats, los bhikkhus y demás seres históricos y fantásticos. Todos forman parte del complejo movimiento hacia la sabiduría y la liberación que primero fue echado a andar, con una dinámica asombrosa, por un hombre hace más de 2 mil 500 años en la India, al hacer girar la "rueda del dharma".

La colección tiene realmente piezas de enorme belleza y poder devocional, e incluye contenido multimedia y una tienda para comprar objetos devocionales y souvenirs. La exposición se exhibirá hasta octubre y constituye un verdadero vislumbre sagrado del universo budista que empieza a echar raíz también en México.

 

De la exposición #LasHuellasDeBuda en el Museo de Antropología. #Buda

A post shared by Bunny Facio (@bunny_facio) on

 

Te podría interesar:

Fotógrafa capta la energía intrépida de las chicas adolescentes

Arte

Por: pijamasurf - 07/20/2018

Una especie de testimonio del despertar de una nueva energía femenina

Al tiempo que prolifera una nueva feminidad -o al menos así se retrata en los medios-, las fotos de Justine Kurland son una especie de testimonio poético de la adolescencia, de un proceso de toma de energía, desde la propia mirada femenina. En la serie Girl Pictures (1997-2002), Kurland retrata a chicas adolescente en diferentes entornos, pero sobre todo en la naturaleza, vagamente ferales, o si se trata de una ciudad, suelen ser los márgenes. Según dijo Kurland en una entrevista en el New Yorker: "Canalicé la energía en bruto y el enojo de bandas de chicas en mis fotos". La fotógrafa ve aquí "'hilos de poder' en estado latente, un arrojo hacia la vida en ciernes".

Las fotos fueron tomadas mientras Kurland viajaba en auto por todo Estados Unidos. Aunque cada imagen parece ser un brote espontáneo de la exploración de las propias chicas, en realidad cada situación ha sido cuidadosamente compuesta por la fotógrafa. Aun así, la energía no se pierde, y reluce una cierta tensión. Kurland ha sugerido que esta forma de elaboración hace que la imagen trabaje "en un espectro entre lo perfecto y lo real".

 

 

 

Fotos vía The New Yorker