*

X

Glitches apocalípticos de la Matrix: Google Translate emite un extraño mensaje sobre el fin del mundo

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 07/16/2018

Un aparente error en Google Translate emite un mensaje sobre el fin del mundo y el regreso de Jesús

El sitio Daily Grail ha descubierto un extraño bug o glitch en Google Translate. Google es algo así como la Biblia moderna, y ahora también emite mensajes apocalípticos. Hasta hace unos días, cuando uno iba a Google Translate y ponía la palabra "dog" (perro, que por cierto, en ingles, al revés es God) en hawaiano y pedía traducirla al inglés, Google traducía una frase totalmente apocalíptica:

Doomsday Clock is three minutes at twelve We are experiencing characters and a dramatic developments in the world, which indicate that we are increasingly approaching the end times and Jesus’ return.

El Reloj del Fin del Mundo ha llegado a 3 minutos antes de las 12. Estamos experimentando personajes y dramáticos desarrollos en el mundo, lo que indica que nos estamos acercando cada vez más al regreso de Jesús. 

Al parecer esto ya fue arreglado; sin embargo, sigue ocurriendo cuando se traduce "dog" del hawaiano al yoruba. Una especie de cibersantería. Es probable que se trate de un programador trickster dentro de Google, pero de cualquier manera no será insignificante para algunas personas. Tampoco es del todo posible descartar que se trata de principios autónomos de inteligencia artificial, pues como han revelado los fundadores de Google, esta empresa no se trata de un buscador sino de crear una inteligencia artificial. O quizás, como dice Greg en The Daily Grail, tal vez sea Dios esforzándose por hacer llegar su mensaje a un mundo distraído. Después de todo, a veces Dios se manifiesta en los lugares menos esperados.

 

Foto: Trandocutin

Te podría interesar:
Un glitch en el asistente virtual de Amazon hizo a una pareja pasar una situación penosa y generó preocupación sobre la privacidad de esta tecnología

El escritor de ciencia ficción Philip K. Dick anticipó que en el futuro serían nuestros aparatos los que nos espiarían, ya no los agentes del FBI. Sea esto accidental o perverso, ese futuro ya está aquí, como prueba un reciente incidente. 

Una pareja de Portland se sobresaltó cuando uno de los empleados del esposo los alertó de que había estado recibiendo mensajes de audio con sus conversaciones privadas. En primera instancia la pareja se mostró incrédula, pero luego el empleado les detalló una de sus conversaciones: una discusión sobre pisos de madera. Los mensajes habían sido enviados por el asistente virtual de Amazon, Alexa, la personalidad que reside en el aparato Echo.

Ante esta situación, Amazon admitió que existe una vulnerabilidad en el software de Alexa que hace que adivine las conversaciones y tome acciones con base en estimaciones que pueden ser, evidentemente, incorrectas. Amazon explicó que lo sucedido es algo sumamente raro. Debieron de haber ocurrido varias fases de malinterpretación: primero, el aparato debió de haber escuchado una palabra similar a su nombre y luego interpretar la conversación subsecuente como "enviar mensaje", y más tarde debió de preguntar "¿nombre de contacto?" y en la conversación de fondo interpretar un nombre y una afirmación a su pregunta.

Amazon explicó que se encuentra trabajando para que esto no vuelva a suceder, e informó que se puede evitar cualquier accidente desactivando la función de Echo para hacer llamadas. 

De cualquier manera, quedan ciertas dudas en cuanto a la protección de datos. Alexa funciona escuchando incesantemente el ambiente, para responder cuando se le menciona ("Alexa"). Una vez que se le llama, Alexa almacena la información de las conversaciones que ocurren cuando se ha activado su función de asistencia en la cuenta personal de Amazon de los usuarios. Esta información se queda allí indefinidamente, a menos de que los usuarios la borren manualmente. Y recientemente, Amazon hizo una patente que en un futuro permitiría a Alexa dar asistencia aunque no sea llamada. Por ejemplo, Alexa podría escuchar una conversación en la que se menciona el plan de ir a cenar y tomar la iniciativa y enviar un mensaje con una recomendación, mientras la conversación transcurre.