*

X

3 cosas importantes que debes saber si eres joven y te masturbas seguido

Salud

Por: pijamasurf - 07/21/2018

3 cosas que los jóvenes deben saber sobre la masturbación

La masturbación es un tema complejo. Por una parte, existe una tradición ligada a la religión que advierte sobre los peligros de la masturbación, y por otra parte existe una corriente moderna secular que la ensalza como parte de una sociedad supuestamente sexualmente liberada, donde el sexo es considerado el máximo bienestar (sin embargo, no se hace énfasis en que la masturbación no es lo mismo que el sexo y no tiene los mismos beneficios). 

Evidentemente, resulta poco natural para la mentalidad moderna evitar la masturbación simplemente porque va en contra de un dogma o porque supone un pecado. La mentalidad moderna se ha habituado, sobre todo en el último siglo, a abrazar todo lo que produzca placer. No obstante, debido a la reacción vehemente en contra de todo lo religioso, pasa desapercibido el hecho de que detrás de los preceptos religiosos puede haber verdades morales, psicológicas e incluso energéticas o espirituales. La modernidad secular occidental rechaza sobre todo el cristianismo, pero esta no es para nada la única religión que advierte en contra de la masturbación: el hinduismo y el budismo -por sólo citar dos que suelen ser del agrado de la opinión pública- también advierten seriamente sobre el detrimento que puede suponer la masturbación, al menos si se busca una práctica espiritual y si se busca llevar el placer sexual a un estado de dicha suprema. El hinduismo en ninguna medida rechaza el sexo -salvo en casos específicos de ciertas prácticas ascéticas-; al contrario, lo eleva a un carácter divino. Pero, como hemos dicho antes, la masturbación no es lo mismo que el sexo. Si bien hay que mencionar que lo que realmente contraviene al hinduismo, particularmente en el yoga y el tantra, es la eyaculación. Hay algo que no se enseña mucho en las clases de yoga en Occidente, pero que es ineludible si se estudian los textos clásicos: el semen es la materia prima para la transformación espiritual y la energía sexual es sagrada, por lo cual debe conservarse y cultivarse.

Obviamente, este artículo está enfocado en los hombres. En este caso es menester diferenciar, ya que por diferentes cuestiones socioculturales y biológicas, las mujeres y los hombres viven una sexualidad distinta. En el caso de las mujeres, durante mucho tiempo en Occidente hubo una represión de la sexualidad femenina, por lo cual resulta -o al menos hasta hace poco resultaba- importante incluso estimular que las mujeres exploraran su propio cuerpo y se masturbaran. Esto sobre todo por el hecho de que aparentemente, la sexualidad giraba en torno a la penetración vaginal y en general, la mujer recibe más placer de la estimulación del clítoris (el clítoris debía ser explorado y cobrar protagonismo). Hoy en día hay mucho más conciencia de esto, aunque se sigue hablando de una "brecha del orgasmo" entre hombres y mujeres. Asimismo, por razones que no podremos explorar a fondo aquí, los hombres suelen ser más adictos a la pornografía y a consumir lo que se puede llamar una sexualidad pornográfica, que suele girar en torno a la satisfacción falocéntrica y la objetificación del cuerpo, lo cual crea hábitos un tanto nocivos cuando se cotejan con la vida real. En cierta forma, el fantasma de la masturbación pesa más sobre la sexualidad masculina. 

Habiendo hecho este largo preámbulo, pasamos a enlistar tres razones que creemos que los jóvenes harían bien en tomar en cuenta antes de masturbarse. Lo que proponemos aquí no significa que creamos que la masturbación está mal. Sabemos que incluso puede ser algo bueno en algunos casos, aunque siempre con moderación. Sin embargo, en el mundo eminentemente virtual en el que vivimos, para muchas personas la masturbación se ha convertido en un verdadero problema de salud y en un lastre que les impide vivir su sexualidad y espiritualidad de manera plena. Cabe mencionar que no queremos generar una conciencia culpígena -la cual es, en todo caso, mucho peor que la masturbación-, sino sólo invitar a reflexionar de una manera informada.

 

1. La masturbación puede drenar tu energía

Si bien es cierto que la masturbación puede ayudar a liberar la tensión -e incluso se cree que puede servir para evitar el cáncer de próstata-, también es cierto que eyacular seguido puede drenar la energía de un hombre. Particularmente, eyacular varias veces en un mismo día drena mucha energía -especialmente, cuando estas eyaculaciones ocurren en soledad frente a una pantalla-. En el caso del sexo esto puede muy bien ser compensado por el potente cóctel neuroquímico que produce la sexualidad (oxitocina y serotonina, entre otras hormonas), especialmente cuando hay un fuerte componente emocional. El drenado también es evidente en un sentido de tiempo y atención; la pornografía llega a convertirse en una contaminación audiovisual, una especie de espectro de la libido. Este tiempo puede ser dedicado a algo mucho más provechoso, incluido algo que luego permita tener sexo con una persona real.

Como sustento de esto, además de la simple evidencia física que cualquiera puede notar personalmente, existe el caso de los testimonios de la comunidad de No Fap, jóvenes que han dejado la masturbación y cosechado los beneficios. Uno de los usuarios de este foro de Reddit señala que después de 700 días, se siente mucho más fuerte y con la confianza renovada por saber que tiene la suficiente voluntad para cortar este hábito. Otro de los usuarios comenta que la "constante glorificación del sexo" en nuestra cultura ha "obnubilado nuestra perspectiva general". Otro incluso señala que dejar de masturbarse le dio superpoderes.

 

2. La advertencia de Freud: la masturbación puede hacer que sea más difícil que tengas sexo

Sigmund Freud, quien consideraba que la sexualidad era parte esencial del bienestar del ser humano, escribió en contra de la masturbación, en parte porque creyó que el onanismo afecta el carácter y obstruye la voluntad y el deseo de salir a buscar la auténtica unión sexual que se anhela. Freud dijo que la masturbación:

pervierte el carácter [de una persona] en más de un sentido... pues lo acostumbra a alcanzar fines importantes sin esfuerzo alguno, por caminos fáciles y no mediante un intenso desarrollo de energía, y en segundo lugar, eleva el objeto sexual, en sus fantasías concomitantes a la satisfacción, a perfecciones difíciles de hallar luego en la realidad.

A fin de cuentas, lo que generalmente se está buscando cuando uno se masturba es tener sexo. Y aunque en algunos casos la masturbación puede ser un buen paliativo, especialmente porque tener sexo no necesariamente es algo accesible a todos, cuando esta conducta se convierte en un hábito arraigado suele ir en contra de una vida saludable que, a su vez, permite los individuos ser atractivos y tener una actitud que los conduzca a tener una pareja. 

 

3. El semen es un néctar energético/espiritual: si lo dilapidas, no hay yoga

En esto coinciden con idéntica intensidad el hatha yoga, el tantrismo y el taoísmo. Quizás alguien pueda pensar que esto es mera superstición, y eso es respetable en el caso de que esa persona no practique alguna disciplina espiritual (pues la mayoría coincide en esto, de una u otra forma). Para estas disciplinas, que tienen un trabajo energético interno, el semen es la energía vital que debe ser conservada, nutrida y transformada. No es una exageración decir que gran parte del taoísmo y el yoga consisten simplemente en diversas técnicas para permitir que la esencia vital fluya hacia arriba y despierte los canales de energía del cuerpo, así como también para evitar la eyaculación durante una relación sexual. En algunos textos del hatha yoga, circular el semen a la cabeza es equivalente a lo que se conoce como el despertar de la energía kundalini. Literalmente el semen, el "bindu", cuando se transmuta se vuelve "amrita", el "néctar de la inmortalidad" que se derrama por todo el cuerpo en una cascada de éxtasis y es también, en el tantra budista, el "bodhichitta" (el espíritu de la iluminación). En el taoísmo, la alquimia interna consiste en transmutar el semen o esencia vital (jing) en espíritu (shen). Tanto en el taoísmo como en la ayurveda -la ciencia de la larga vida- se considera que dilapidar el semen afecta la longevidad de un individuo. Quizás todo esto pueda ser muy esotérico, pero al menos hace pensar en que tal vez la importancia que se le da al semen en estas tradiciones -y a la energía sexual como algo sagrado- no es casual. En cualquier caso, el lector debe experimentar por su propia cuenta, y una buena forma de hacerlo es hacer ejercicios de yoga o qigong sin masturbarse, y comparar la diferencia respecto de cómo se siente energéticamente cuando sí se masturba. 

 

Lee también: Técnicas taoístas para retener la eyaculación

Te podría interesar:

Estudio muestra que el yoga y la meditación aumentan el egoísmo

Salud

Por: pijamasurf - 07/21/2018

El yoga y la meditación inflan el ego en vez de reducirlo, según estudio; sin embargo, esto aplica solamente a las prácticas seculares

La meditación y el yoga se han popularizado en Occidente, y actualmente han llegado a convertirse en prácticas cotidianas de cientos de millones de personas. Estas disciplinas, que provienen del budismo y del hinduismo (aunque, en gran medida, se imparten de manera secularizada y desconextualizada), enseñan una filosofía ligada a eliminar la importancia personal. Ya sea en el budismo (donde se enseña la doctrina del anatman o ausencia de un yo independiente y, en el caso del mahayana, de la compasión como método hacia la iluminación) o en el hinduismo (donde se enseña que el verdadero yo no es el yo individual (aham-karam) sino el yo universal o espíritu universal), estas filosofías religiosas, uno pensaría, deberían contribuir a la reducción del egoísmo

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Southampton sugiere lo contrario. Los investigadores reclutaron a 93 practicantes de yoga alemanes y evaluaron lo que llaman "self-enhancement" (lo que podemos traducir como "aumento o engrandecimiento del yo"). Para analizar esto, los participantes realizaron pruebas que indican tendencias narcisistas y evaluaciones de autoestima. Los resultados sugieren que la práctica del yoga está relacionada con el engrandecimiento del yo.

Un segundo estudio evaluó de manera similar a 162 meditadores reclutados a través de grupos de Facebook y encontró resultados similares, aunque en este caso los practicantes de yoga fueron los que mostraron mayor engrandecimiento del yo. Los investigadores concluyen que "ni el yoga ni la meditación aquietan el ego; en cambio, lo aumentan". Además, sugieren que los beneficios del yoga y la meditación tienen que ver con este aumento del yo, el cual, por su parte, "eleva el bienestar", según ellos.

Ahora bien, es necesario tomar este estudio con un grano de sal y explicar que las personas que participaron en él no eran meditadores budistas ni practicantes de yoga que siguieran estrictamente el yoga como disciplina espiritual, sino que practican el yoga como se enseña en Occidente, mayormente como fitness espolvoreado de un poco de exotismo hindú. De hecho, este estudio confirmaría lo que los maestros budistas han enseñado durante décadas en Occidente: las llamadas prácticas espirituales, sin la filosofía y la ética que las sostienen, no contribuyen realmente a la espiritualidad genuina. En cambio, son las trampas que utiliza el ego para agrandarse, fingiendo su muerte. El maestro Chögyam Trungpa entendió esto tempranamente y lo llamó "materialismo espiritual". Lo que tenemos aquí es una confirmación solamente del materialismo espiritual y no, por supuesto, una refutación de las enseñanzas del yoga y la meditación. No obstante, los resultados de esta investigación merecen considerarse seriamente, ya que muestran que el yoga y la meditación, desconextualizados y secularizados, pierden su poder espiritual genuino y se convierten en mecanismos para hacer más agradable y menos pesada la experiencia del samsara, algo así como sofisticadas aspirinas, paliativos y mecanismos de adaptación que evitan tener que enfrentar seriamente las profundidades de la propia mente y la realidad. Como dijo Krishnamurti, no es realmente sano "estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma", y en gran medida, en la era de la ansiedad y las selfies, esto es lo que el yoga y la meditación secularizados hacen; como dice la canción de Radiohead, nos vuelven solamente fitter, happier, more productive.

La enseñanza dentro de una tradición es fundamental, pues la "teoría" y los principios éticos sobre los que se sustenta la práctica ayudan a promover la correcta motivación para la misma. Un meditador budista o un yogui hindú tradicionalmente no practicaban para hacerse mejores o más poderosos, sino para encontrar la verdad y liberarse del sufrimiento. Claro que en la historia existen casos que contradicen esto -particularmente, los yoguis que buscaban poderes, llamados siddhas-; sin embargo, la tradición advierte continuamente en contra de una práctica con una motivación incorrecta.