*

X

Las personas que crecen con hermanas son más felices y más optimistas (ESTUDIO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/08/2018

¿Tener a una hermana es lo mejor que puede sucederle a una familia?

Si tienes una o más hermanas… alégrate. O quizá no sea necesario que te lo digamos, pues de acuerdo con una investigación científica realizada recientemente, las personas que tienen dicho lazo de parentesco en su vida tienden a ser de suyo más felices.

El estudio corrió a cargo de científicos de las universidades de Montfont y de Ulster (ambas en el Reino Unido), quienes recabaron información de 571 personas de entre 17 y 25 años respecto de la percepción de su propia felicidad y, en otro momento, sobre sus datos genealógicos generales. Entre otras variables, la investigación tomó en cuenta indicadores de salud mental y otros relacionados con una perspectiva “optimista” de la vida.

De acuerdo con lo observado, las personas que crecieron con una o más hermanas y cuyo vínculo continuaron conservando, tienden a expresar mejor y con mayor franqueza sus sentimientos y emociones, lo cual su vez conduce a mejores estados de bienestar mental y psicológico. Para Tony Cassidy, uno de los participantes en la conducción del estudio, esto podría deberse a que la presencia de las hermanas en una familia favorece la comunicación y la cohesión entre sus integrantes.

Curiosamente, los hermanos parecen provocar el efecto opuesto. También según Cassidy, cuando dos hombres conviven, entre ambos surge la tendencia aparentemente espontánea a no hablar sobre ciertos asuntos, especialmente aquellos relacionados con las emociones, lo cual a su vez tiene consecuencias en la salud mental. Cassidy considera que las mujeres suelen romper con ese silencio obligado.

Si creciste con una o más hermanas, ¿coincides con los resultados de este estudio? En caso contrario, quizá encontraste a tus hermanas en el camino, bajo esa otra forma de la familia –más precisa, a veces más afectuosa– que es la amistad.

 

También en Pijama Surf: Cuando un hombre es amigo de una mujer, conoce 'el lado suave y luminoso del universo': Enrique Serna

Te podría interesar:

Niñas exploradoras hacen una pequeña fortuna vendiendo galletas afuera de expendedora de marihuana

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/08/2018

Estas niñas exploradoras saben que los munchies son una oportunidad de negocio

En el 2014, en el auge de la marihuana médica en California, el LA Times reportó sobre una chica de 13 años, parte de las llamas, Girl Scouts, que hizo una pequeña fortuna al vender galletas afuera de una expendedora de marihuana médica en San Francisco. La niña de 13 años, que ya despuntaba como una futura mujer de negocios, alcanzó a vender 117 cajas en 2 horas, colocándose afuera de la Green Cross. La chica tuvo que pedir que le surtieran más galletas en los primeros 45 minutos. Esta historia se convirtió en algo viral, despertando en otras niñas exploradoras la posibilidad de capitalizar el caso de los munchies. Sin embargo, este hecho hizo que algunas organizaciones locales, como la de Colorado, prohibieran a las niñas que emularan el suceso de éxito.

Dicha prohibición no fue efectuada con rigor en California, y actualmente, con el nuevo boom que representa la legalización de la cannabis recreacional en este estado, han surgido nuevas emprendedoras que cosechan las mieles de los munchies. Y es que, en general, la legalización implica una derrama económica para diversos sectores. Aunque también es cierto que ahora tienen una fuerte competencia con la industria de la inventiva marihuana comestible. 

Diversos medios estadounidenses reportan ahora de una niña exploradora que generó unos mil 500 dólares en 6 horas, después de vender 300 cajas afuera de una tienda de cannabis llamada Urbn Leaf. La tienda incluso utilizó esto como promoción para atraer clientes. Dulces, galletas y fuertes porros, o algo así.

Legalmente es lo mismo vender galletas afuera de una tienda de cannabis que de cualquier otro lugar, pero algunas organizaciones siguen ventilando sus dudas de que esto sea algo bueno y consideran que las niñas corren el riesgo de ser expuestas al uso de la cannabis. "¿Está bien que una joven niña venda galletas cerca de un negocio que vende sustancias que alteran la conciencia?", se preguntan algunos.

Por cierto, en Colorado, las autoridades que organizan a las niñas exploradoras han anunciado que cambiaran sus políticas y dejarán que las niñas vendan galletas afuera de las tiendas de cannabis. Finalmente entran en sintonía con los tiempos, y seguramente quieren parte de este pastel.