*

X

Las ceremonias de este DJ sacerdote budista son de lo más psicodélico (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 03/02/2018

Luz y techno para acercar a la gente a las Tierras Puras de Amitabha, el Buda de la Luz Infinita

La religión y la estética están estrechamente ligadas por una lógica visionaria. Existe una retroalimentación entre la belleza y la estimulación de los sentidos con la devoción, la fe y el misticismo. Y esto parece ser explotado por el DJ vuelto sacerdote budista, Gyosen Asakura, quien ha creado un templo en Fuji centrado en torno al techno y a la luz. 

Asakura mezcla grácilmente dos ideas emparentadas: el stage donde el DJ mezcla y el altar. Proyecta luces sobre las imágenes y estatuas de los budas y bodhisattvas y pone música hipnótica que lleva a las personas a un estado meditativo o a una apertura donde se puede encontrar lo numinoso. "Originalmente las decoraciones doradas en los templos son expresiones de la luz del paraíso", dice. Y agrega que esta luz que debe evocar el paraíso no ha cambiado en siglos, así que la ha actualizado con videomapping y tecnología moderna.

Como puede verse, los resultados son bastante impresionantes. No sabemos bien en qué consisten las ceremonias, si los participantes bailan, meditan, cantan mantras o qué (aunque sí sabemos que es bastante caro asistir).

El budismo en Japón enfrenta una seria crisis, con miles de templos habiendo cerrado o perdido la mayoría de sus devotos en los últimos años. El budismo que práctica Asakura y al cual representa de manera creativa en sus ceremonias es el budismo de Tierra Pura, popular en países del noroeste asiático. Los practicantes de esta veta buscan alcanzar un campo búdico después de la existencia en la Tierra -a veces reptiendo mantras miles y millones de veces, con enorme fe-, donde podrán alcanzar la liberación abrazados por la pureza radiante de uno de los grandes bodhisattvas como Amitabha, el también llamado Buda de la Luz Infinita, una importante deidad en diferentes escuelas budistas.

 

Te podría interesar:

La soberbia como vehículo del talento: Reflexión sobre la película ‘Steve Jobs’ (Danny Boyle, 2015)

Arte

Por: Psicanzuelo - 03/02/2018

La cinta de Danny Boyle explora en tiempo real los rituales de un hombre que conquisto al mundo volviéndose el sacerdote de su propia iglesia

La cinta Steve Jobs (Danny Boyle, 2015) es una agradable sorpresa; narrada en tiempo real, reflexiona sobre las obsesiones de un hombre que ganó la batalla de las computadoras personales sólo por diseño, marketing y conceptos. Toda la cinta esta narrada en tiempo real, en tres tiempos. Cuando salió la primera Mac (1984), cuando salió su proyecto NeXT (1988) después de su separación con Apple, y cuando presenta la primera Imac (1998). Los momentos son las tras bambalinas de los inicios de esas famosas presentaciones de los productos que mas adelante se volvieron de culto, casi una religión. Jobs encontró su vestuario de sacerdote, cuello de tortuga negro y pantalones de mezclilla en el clímax de la cinta, practicando estos rituales que le dieron todo el poder del mundo. En el proceso entre los tres tiempos vemos una evolución interna; Jobs aprende a ser buen padre, y a ser una persona más empática. Jobs es interpretado magistralmente por Michael Fassbender, sin dejar de recordar a Joe MacMillan de la serie Halt and Catch Fire (Christopher Cantwell y Christopher C. Rogers, 2014-2017), interpretado por Lee Pace, que de alguna manera era Steve Jobs. Pero Fassbender no sólo brinda la soberbia necesaria al rol mientras lo va dotando de una coreografía con la cámara que es muy atractiva al ojo, sino que va haciendo una propuesta de abstracción del personaje que sirve para reflexionar sobre la manera de ser líder en tiempos pasados y la necesidad de evolucionar en ese sentido. No cansa su narrativa, sino todo lo contrario, se van construyendo puentes emocionales con otros personajes como lo fueron el genio amigo y competencia, Steve Woziak (Seth Rogen), y su paciente asistente personal, Joanna Hoffman (Kate Winslet).

Danny Boyle dirigiendo siempre ha sido un explorador de la narrativa a base de tomas y montajes ahora ya clásicos. Pensemos en los montajes musicales de Trainspotting, que retaban de varias maneras al realismo, como las mismas drogas de las que hablaba su adaptación literaria de la novela de Irvine Welsh. O las ráfagas de recuerdos montados contra la realidad de lo bollywood en otra adaptación de un libro, Quisiera ser milllonario, filmada en la India. Un cine basado en formas cinematográficas que van construyendo al personaje, estructuras narrativas visuales, con las que nos vamos enganchando. No es excepción Steve Jobs; por ejemplo, las escenas dobles en presente y pasado donde vemos montajes paralelos en discusiones que sucedieron y que están sucediendo, por ejemplo, en la relación con el empresario John Sculley (Jeff Daniels), responsable de que Jobs fuera despedido de Apple, para volver a regresar años después y ganar la batalla.

Cabe mencionar que el excelente guión en tiempo real esta a cargo de Aaron Sorkin, quien también fue responsable del guión de la cinta Red social (David Fincher, 2010), hasta quizás por eso fue contratado ahora para adaptar el libro de Walter Isaacson, biografía autorizada de Steve Jobs. El libro esta basado en más de 40 entrevistas de Jobs y otras varias de gente que lo rodeaba; imagínense el reto de volver todo eso un guión de 120 páginas. El resultado es genial, encontrando el ritual que orquestó todo su éxito, y la teatralidad que hizo que cada vez se vendieran más productos. Jobs tenía muy claro desde el principio un concepto que se volvió su pedestal, que ni siquiera pudo entender IBM en su momento ni el más genial de sus colaboradores. Jobs quería un ordenador completamente cerrado que no brindara al usuario la opción de conectarle más cosas, ni siquiera poder abrirlo para moverle algo, que no fuera compatible con ningún otro ordenador que no fuera Apple. Esa decisión casi lo lleva al fracaso, pero al final del día tenía razón y conquistó el mundo; la cúspide de ese pensamiento es el celular iPhone. Jobs entendió, y la cinta lo deja muy claro, que la gente no quería, como decn la gente buscaba control. ular Iphone, la gente no queriera pudo entender IBM en su momento ni el mían todos a su alrededor, compatibilidad y expansión para explorar el mundo; la gente buscaba control y seguridad.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo