*

X

10 cosas que hacen la educación en Finlandia mejor que la de tu país

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/04/2018

El milagro educativo finlandés está basado en la atención, la confianza, la calidad del tiempo (y no la cantidad)

A menos de que vivas en Finlandia, es probable que en tu país palidezca el sistema de educación en comparación con el sistema finlandés, con el cual todo el mundo se compara. Y con razón, ya que sus alumnos no sólo obtienen los mejores resultados en lectura y ciencia en Europa, sino que esto se ha reflejado en los últimos años en un llamado "milagro finlandés" que abarca no sólo la economía sino el bienestar. Pese a que hace unos años Finlandia era el país escandinavo con peores resultados, ahora está siempre entre los primeros. Pese a que Finlandia es uno de los países con condiciones más extremas de frío, es un país bastante feliz. Lo increíble es que Finlandia gasta menos % de su producto interno bruto en educación que países como Estados Unidos, los estudiantes y los maestros trabajan menos y tienen mejores resultados.

Tomando en cuenta que las condiciones de Finalndia son únicas -es ciertamente un país rico y chico, lo cual facilita este idilio-, aquí 10 razones por las que ha podido lograr esto y que nos gustaría replicar en nuestros países:

1. La universidad es gratis, o casi gratis (incluyendo maestrías y doctorados). Mientras que en países como Estados Unidos los estudiantes viven endeudados para siempre, en Finlandia uno puede vivir la felicidad de estudiar casi toda la vida. 

2. En Finlandia, la profesión de maestro es altamente respetada y solicitada. Los profesores de escuela primaria y secundaria son tratados como los profesores de universidad en otros países, y deben cursar una maestría.

3. Los estudiantes en Finlandia juegan mucho más y hacen menos tarea (sólo 2.8 horas a la semana). Por ley, los estudiantes más jóvenes deben recibir 15 minutos de descanso por cada 45 de instrucción.

4. Menos y mejores exámenes. En Finlandia sólo se hace un examen estandarizado en toda la secundaria y primaria, el cual es evaluado por maestros, no por computadoras. Este examen suele tener preguntas no sólo orientadas a respuestas correctas sobre tal o cual materia sino a cuestiones que tienen que ver con la felicidad, la ética y situaciones que puede presentar la vida en el futuro.

5. En Finlandia, los niños inician la educación obligatoria hasta los 7 años. Los padres asumen la responsabilidad primaria de educar. Los niños entran, de alguna manera, más maduros a la escuela.

6. Confianza. Los niños suelen ir a la escuela caminando, en bici o esquiando (evidentemente, Finlandia es un lugar seguro donde se tiene confianza en las personas y se fomentan valores de colaboración). La enseñanza, como regla, debe impartirse cerca del hogar de cada niño. 

7.  No se discrimina a los inmigrantes; al contrario: las escuelas con mayor número de inmigrantes con padres desempleados o que no han completado carreras reciben más fondos.

8. El enfoque está en el pensamiento crítico y en la resolución de problemas, con énfasis en la colaboración.  

9. En el bachillerato no hay grupos o salones fijos, y se puede elegir itinerarios.

10. Menos es más: Finlandia enseña a sus alumnos consistentemente que lo importantes es la calidad del tiempo y el esfuerzo, no la cantidad.

Te podría interesar:

¿Por qué los incompetentes se creen "sabelotodos" (o sobre el efecto Dunning-Kruger)?

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/04/2018

De acuerdo con Dunning y Kruger, este fallo en la percepción puede deberse a que las herramientas necesarias para ser competente en una actividad son las mismas que permiten evaluar correctamente el propio desempeño

¿Por qué hay gente incompetente que se cree experta en todo y superior a los demás? Esas personas que pueden llegar a ser incómodas a la hora de opinar acerca de cómo realizar cualquier actividad, llevar un estilo de vida en específico o cualquier toma de decisión. Esas personas suelen padecer del efecto Dunning-Kruger.

La observación de este fenómeno empezó cuando en 1995, McArthur Wheeler, un asaltabancos robusto de 1,70m de altura y 130kg, decidió ejercer su oficio a plena luz del día y sin ninguna máscara que pudiese ocultar su identidad. Como era de esperarse, fue arrestado 1 hora después, y en el interrogatorio Wheeler confesó que confiaba en que aplicar jugo de limón sobre su rostro lo volvería invisible ante las cámaras de seguridad. La idea vino después de que dos de sus amigos le sugirieran esta alternativa, él lo probó y se tomó una fotografía en donde no apareció dentro del recuadro. En su lógica, el efecto en su rostro era similar al de “la tinta invisible” hecha con jugo de limón.

David Dunning y Justin Kruger, psicólogos sociales, leyeron esta noticia e intrigados por la incompetencia o incredulidad de Wheeler, decidieron investigar al respecto. Guiaron su estudio preguntándose si sería posible que la incompetencia de uno pudiese cegar al grado de ser capaz de ignorar a la incompetencia misma. El experimento se llevó a cabo a lo largo de cuatro estudios distintos con estudiantes de psicología de la Universidad Cornell, enfocándose en las áreas de humor –habilidad para reconocer lo gracioso–, gramática y razonamiento lógico. Se le preguntó a cada participante cómo estimaba su competencia en cada uno de esos campos, y se les sometió a un test para comprobar su competencia real. Los resultados se compararon, y se encontró una correlación interesante: en cuanto más incompetente era la persona, menos notaba su incompetencia; y mientras más competente era, menos valoraba su competencia.

Bajo el nombre de Unskilled and Unaware of it: How Difficulties in Recognizing One’s Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments (1991), los autores publicaron sus conclusiones básicas. Los individuos incompetentes son:

  1. Incapaces de reconocer su propia incompetencia.
  2. Incapaces de reconocer las genuinas habilidades del resto.
  3. Incapaces de reconocer hasta qué extremo son incompetentes en el tema.
  4. Si se les entrena para mejorar sus habilidades, pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa.

De acuerdo con Dunning y Kruger, este fallo en la percepción puede deberse a que las herramientas necesarias para ser competente en una actividad son las mismas que permiten evaluar correctamente el propio desempeño. Otro factor que puede estar influyendo en la presencia del efecto Dunning-Kruger, provocando que un individuo se califique como mejor que los demás, son las áreas; es decir, las personas suelen considerarse más hábiles en temas de la salud, conocimiento y prácticas sobre liderazgo, ética, razonamiento lógico, matemáticas, gramática, conocimiento financiero, inteligencia emocional y ajedrez.

Debido a que todos tenemos áreas de incompetencia, los expertos explican que todo ser humano corre el riesgo de sufrir los efectos de este síndrome. Sin embargo, no se trata de una cuestión del ego cegándonos ante nuestras debilidades, pues los individuos realmente pueden admitir sus déficits una vez que los han identificado y mejorar después de tener el entrenamiento adecuado. Se trata del fenómeno de que el ser humano tiene una autopercepción imprecisa: cuando las personas son incompetentes, no pueden ver sus propios errores; cuando son  excepcionalmente competentes, no perciben cuán inusuales son sus habilidades.

Para evitar ser víctima de este efecto perceptual Dunning y Kruger recomendaron, primero, pedir retroalimentación de otros –que sean realmente competentes en esa actividad en particular–, y segundo, seguir aprendiendo, para así tener identificados los propios déficits y mejorarlos, si es eso lo que se desea.