*

X

Sartre vs Camus: excelente animación explora la tempestiva amistad de los gigantes del existencialismo (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 02/19/2018

¿Qué fue lo que acabó con la que tal vez fuera la amistad intelectual más famosa del siglo XX?

La relación entre Albert Camus y Jean-Paul Sartre, dos de los grandes exponentes del existencialismo, es sin duda una de las más famosas de la filosofía y de la literatura del siglo XX. Esta excelente animación del sitio de filosofía Aeon muestra las peripecias que llevaron a que estos grandes amigos se distanciaran.

Camus provenía de un familia argelina y Sartre de la burguesía francesa, ambos apoyaron la resistencia y tenían afinidad por el comunismo. Además tenían en común el gusto por los cigarrillos y las mujeres, aunque Camus rechazó a la pareja de Sartre, Simone de Beauvoir, que había ofrecido dormir con él, algo que, contrario a lo que se esperaría, molestó bastante a Sartre y fue su primer encontronazo en el camino.

Tanto Camus como Sartre intentaron responder en sus obras a la problemática de cómo encontrar significado en el mundo después de la llamada "muerte de Dios": el significado debía encontrarse en el interior. Ambos ganaron el Premio Nobel de Literatura con pocos años de intervalo, aunque Sartre lo hizo cuando Camus ya había muerto.

En 1952 ocurrió la ruptura, la cual se debió al apoyo de Sartre a Stalin. Camus no podía apoyar los gulags y los asesinatos masivos de Stalin -no creía que se podían justificar tales atrocidades por una ideología-. Al parecer Camus valoraba un poco más las vidas individuales. Camus murió en 1960 en un accidente de auto. Sartre dijo años después: "Tal vez fue mi último buen amigo".

El video puede verse con subtítulos en español en Closed Caption

 

Te podría interesar:

¿Entiendes bien lo que es el samsara? Este genial video lo explica

Arte

Por: pijamasurf - 02/19/2018

Una sencilla y bien ilustrada explicación del samsara realizada por el British Museum

El samsara es un concepto que proviene de las religiones nacidas en la India y refiere a una forma de existencia cíclica ligada a la muerte, el renacimiento y el sufrimiento. El término puede traducirse como "vagar" o "dar vueltas" y es considerado como lo que define a la existencia compuesta en el budismo, a diferencia del nirvana, por ejemplo, que está libre de condiciones. El Buda explicó en su primera noble verdad que el mundo es sufrimiento; más precisamente, el samsara es sufrimiento, ya que existe un modo de existencia basado en la sabiduría que trasciende el sufrimiento. El origen del samsara y su perpetuación, tanto en el hinduismo y en el jainismo como en el budismo, es la ignorancia o el no reconocer la realidad. Así que el samsara es un laberinto que es a la vez también una casa de espejos o un castillo de ilusiones. Y es aquello de lo cual debemos despertar.

El British Museum, como parte de su exposición Living with the Gods, ha realizado una hermosa animación de uno de los mandalas más conocidos, llamado "rueda de la vida" o también "bhavachakra", una imagen didáctica que es utilizada por el budismo tibetano. El mandala muestra el mundo cíclico o samsara y sus seis tipos de existencias: los seres infernales, los fantasmas hambrientos, los animales, los hombres, los dioses celosos (asuras) y los dioses. Todos porfiando en su existencia, la cual está siendo devorada como si fuera un pastel por un demonio, que a veces se interpreta que es Mara o a veces Yama (la Muerte); de cualquier manera, este demonio o monstruo significa la impermanencia, que es la ley que domina el samsara y que al no ser comprendida produce fatuos esfuerzos y sufrimiento debido al apego.

En el centro del mandala, lo que mantiene corriendo el samsara, aparecen tres animales que representan los tres venenos de la mente. El cerdo simboliza la ignorancia, el gallo o ave la ambición y la serpiente el enojo. Son estas emociones y sus derivados -creando también una cadena de interdependencia o "nidana" que se muestra en las capas exteriores- lo que nos mantiene corriendo en círculos, de encarnación en encarnación, en un desolador laberinto que puede durar infinitamente si no madura la sabiduría en nosotros.

El budismo enseña que la posición intermedia del hombre es en realidad privilegiada. Los dioses viven absortos en dimensiones de placer puro sin motivación para practicar el dharma y realmente salir de la ilusión; en los reinos inferiores, el dolor consume sin descanso la mente. El ser humano existe entre la justa mezcla de dolor y placer, con las capacidades para notar que a menos de que haga algo -de que practique dharma- seguirá atrapado en el bucle del samsara. El Buda yace fuera de este juego, habiendo él mismo encontrado la salida del laberinto en el despertar de la conciencia -en una región inefable, apuntando a la luna de la iluminación-.

 

Transcripción del video:

“¿En qué me estoy equivocando?”

Esa tal vez sea tu primera reacción cuando algo ocurre con tus amigos, la familia o el trabajo. Pero es probable que el problema no seas tú, sino el mundo en el que naciste, un mundo cuyos términos y condiciones nunca firmaste. 

Pero ya que estás aquí, mejor que tengas un mapa del terreno y sepas cómo escapar de éste. Y eso es exactamente este mandala del budismo tibetano, concebido para enseñarte la ‘rueda de la vida’.

Mirar esta imagen es mirarse al espejo. Mirarte a ti mismo y mirar cómo y por qué sufres de cierta manera. 

Es lo mismo para todos.

Entendemos menos de lo que nos gusta admitir. Somos cerdos ignorantes si dejamos de ser compasivos.

Nuestra ira y nuestro miedo crecen tan rápido que nos toman por sorpresa, deslizándose sigilosamente como una serpiente.

Y como un gallo, nos volvemos orgullos de la gente y las cosas del mundo, a las cuales nos apegamos
desesperadamente.

Cada uno de estos hábitos alimenta al otro, como tres animales mordiéndose el rabo entre sí.

Malas noticias por todos lados, parece.

Pero de hecho… no.

Este mandala nos enseña que vivimos en el mejor de todos los mundos posibles.

En los reinos superiores, los dioses están distraídos con los placeres. Y aquellos en los reinos inferiores están agobiados por el dolor. 

Nuestras vidas contienen el balance justo de ambos, para ayudarnos así a mirar el cuadro completo.

Que todo esto: el placer y el dolor; el ciclo del nacimiento, muerte y reencarnación; todo siempre está cambiando y repitiéndose, y que el escape es posible.

El Buda lo logró. Él se liberó del ciclo.

Y con sus enseñanzas nos mostró cómo lograrlo nosotros.

Es una verdad y un destino para los que no hay palabras.

A cambio, el mandala representa ambos como una luna remota hacia la cual señala el Buda.