*

X

Por qué la atención es más importante que la inteligencia

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

La atención es en realidad la base de la inteligencia, aquí un argumento que muestra su importancia

La inteligencia es, posiblemente, la virtud más admirada y deseada en nuestra sociedad. Hasta hace unos años, la atención o la facultad de controlar aquello en lo que nos enfocamos no tenía un papel preponderante en la discusión intelectual o científica en nuestra sociedad, salvo algunas excepciones, como es el caso del psicólogo William James. Hace unos 100 años James notó que la atención era la cualidad esencial de una mente genial, e incluso consideró que si la atención podía entrenarse, ello debería ser la base de la educación:

La facultad de controlar una atención inquieta una y otra vez es la raíz misma del juicio, el carácter y la voluntad... Una educación que aumente esta facultad sería la educación por excelencia.

En su libro The Attention Revolution, Alan Wallace explica cómo la atención modela la realidad:

Nuestra facultad de atención nos afecta de innumerables formas. Nuestra percepción de la realidad está estrechamente vinculada a dónde ponemos nuestra atención. Sólo aquello a lo que le ponemos atención nos parece real, mientras todo lo que ignoramos --no obstante qué tan importante pueda ser-- parece desvanecerse en la insignificancia. El filósofo y pionero de la psicología moderna William James hizo esta observación hace más de 1 siglo: "Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad"... Cada uno de nosotros elige, en la forma en la que pone atención a las cosas, el universo en el que habita y las personas que se encuentra. Pero para la mayoría de nosotros esta "elección" es inconsciente, así que en realidad no es una elección.

Jordan Peterson dice que las personas en el mundo actual tienden a identificarse con el contenido de su intelecto pero esto no es apropiado, ya que no somos sólo nuestro intelecto, somos nuestras emociones, nuestras motivaciones, nuestras relaciones, nuestro contexto social y demás. A un nivel más básico, como dice la frase de James: Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad, es nuestra atención la que construye lo que somos. Nuestra atención es nuestra conciencia misma, la inteligencia es el contenido de la conciencia. "Puedes identificarte con tu inteligencia pero no eres sólo esto, existen muchas razones para pensar que la atención es una función de más alto orden que el intelecto, puesto que la atención es lo que le enseña a la inteligencia", dice Peterson. Hay muchos tipos de inteligencia (emocional, verbal, lógica, matemática y demás), pero una persona que tiene dominio de su atención no sólo puede aprender a dominar diferentes aspectos de la realidad y construir su inteligencia, sino que además tiene la base esencial para una mente sana -una atención plena- que no se ve arrastrada por las vicisitudes de la existencia. Y es que, por otro, lado, como señala el maestro budista Dzongsar Khyentse Rinpoche, aunque no solemos darnos cuenta, la mayoría  de nuestros problemas ocurren por estar distraídos.

 

Lee también: Investigador encuentra cualidad que comparten las grandes mentes de la humanidad

Te podría interesar:

Investigadores han identificado una "epidemia" de infelicidad y esta es la razón

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

En los últimos años, jóvenes y adultos han reportado menor satisfacción existencial. Investigadores creen haber encontrado la causa

En uno de los estudios más importantes hasta la fecha, en el que participó más de 1 millón de adolescentes en Estados Unidos, un grupo de investigadores midió los niveles de satisfacción existencial o felicidad. Los resultados muestran una caída pronunciada sumamente preocupante a partir del 2012.

Los investigadores sondearon a los adolescentes y encontraron que existe una correlación entre el bienestar reportado y las actividades que realizan cotidianamente los jóvenes. Los adolescentes que pasan más tiempo con sus amigos conviviendo en persona, haciendo ejercicio, realizando actividades extracurriculares, participando en servicios religiosos, leyendo o incluso haciendo tarea son más felices que aquellos que pasan más tiempo en Internet, jugando en la computadora, en las redes sociales, texteando o viendo TV. En resumen, pasar mucho tiempo con pantallas se vincula con un sentimiento de infelicidad. De hecho, los jóvenes que pasan más de 5 horas al día frente a pantallas tienden a ser dos veces más infelices que los que sólo pasan 1.

Los investigadores notan que el 2012, la fecha desde la cual han notado una caída sustancial en la felicidad de los participantes, coincide con el momento en el que los smartphones adquirieron una popularidad global. El tiempo en línea se duplicó del 2006 al 2016. 

La profesora Jean Twenge, una de las autoras del estudio, señala que, aunque existe la posibilidad de que las personas ya infelices busquen actividades frente a una pantalla, existe un creciente número de investigaciones que sugieren que de hecho existe una relación de causalidad entre ambos fenómenos, y que estas actividades pueden producir por sí mismas estados de infelicidad o insatisfacción: "Si quisieras un consejo basado en este estudio sería: deja tu teléfono y ve a hacer algo más -casi lo que sea-".    

Es importante mencionar que estos datos no son exclusivos de los adolescentes. En el caso de los adultos existen datos que muestran también una diminución del bienestar. Los adultos de más de 30 años están menos felices que hace 15 años y tienen menos sexo. Aunque pueden existir muchos factores, sin duda uno a considerarse es que los adultos también está pasando más tiempo en actividades de pantalla y menos tiempo cara a cara con otras personas. 

Por último, hay que mencionar que el estudio notó que las personas más felices no eran las que no usaban nada de medios digitales, sino los que los utilizaban poco (menos de 1 hora al día). Como en todo, la moderación es la clave.