*

X

¿Por qué el equipo finlandés teje entre competencias en los Juegos de Invierno de Pyeongchang?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/16/2018

Tejer se ha convertido en una tradición para los competidores finlandeses en los Juegos Olímpicos de Invierno

Por segundoa ocasión en los Juegos de Invierno, el equipo finlandés ha llamado la atención por aparecer tejiendo en los descansos de las competencias. Los snowboarders finlandeses y su entrenador, Aniti Koskinen, han aparecido tejiendo en imágenes reminiscentes del 2014 en Sochi, cuando los competidores finlandeses tejieron colectivamente una bufanda para sus compañeros que iban a presentarse en las Olimpíadas de Brasil.

En esta ocasión el equipo finlandés está tejiendo una cobija para el primer hijo del presidente, que nació apenas el 2 de febrero. Así que tejer es una forma de hacer algo bueno y conectar con el espíritu de concordia de los juegos. Pero además, según el entrenador, tejer permite que se eviten las conversaciones triviales y las distracciones. Es una forma de relajación y concentración. Esto es algo que se ha demostrado: tejer es terapéutico, sirve como la meditación Así que tal vez, por qué no, podamos ver a atletas de alto rendimiento tejiendo como parte de su optimización de desempeño en competencias.

Más allá del propósito que tienen el hilo y la aguja en este caso, no hay duda de que el equipo finlandés ha generado muchas sonrisas. Algo que parece común en Finlandia, un país que aparece consistentemente en los primeros lugares en calidad de vida y educación, lo que algunas personas han llamado "el milagro de Finlandia", uno de los países más fríos del mundo que tiene, al parecer, un corazón cálido.

Te podría interesar:

¿Es esta la broma más cruel de la televisión japonesa? (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/16/2018

La televisión japonesa es especialmente cruel en sus programas de entretenimiento

La cultura japonesa es quizá una de las más fascinantes de cuantas han existido en la historia. Es al mismo tiempo unas de las más civilizadas –destacan por el desarrollo de su sociedad, por el cuidado de la naturaleza e incluso por su disciplina y la capacidad de haber sintetizado el sentido práctico y metafísico de la vida– pero también se trata de una cultura que no duda en explorar el punto opuesto del espectro, ahí donde estamos habituados a encontrar lo ruin, lo obsceno y lo perverso.

Prueba de ello son algunos de los programas más populares de la televisión japonesa, en especial los de concursos y los de bromas. En los primeros, se suele someter a los participantes a pruebas que más que diversión parecen de tortura, lo cual, lejos de escandalizar al público, es motivo de diversión y entretenimiento, como referimos en esta nota.

En el caso de los programas de bromas, la tónica es similar. Con el pretexto de divertir se inventan escenarios y situaciones que, gracias al desconocimiento de la víctima, provocan la risa. Pero, como decíamos, en el caso de la televisión japonesa esto puede ser llevado a niveles que pocos imaginarían.

Tal es el caso de esta broma transmitida recientemente, en la cual un hecho tan cotidiano y trivial como entrar a un elevador sale de lo habitual para entrar en los dominios de lo inesperado, lo cual es la base de cierto humor, pero en este caso no exento de cierto placer por ver sufrir a las personas.

¿Diversión o sadismo? No es sencillo responder. Después de todo, también esto es el ser humano.

 

También en Pijama Surf: Los diversos usos del escroto en grabados japoneses del siglo XIX