*

X

Falta de higiene en granjas de pollos y puercos hace que millones de personas se enfermen, según estudio

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/21/2018

Violaciones de higiene en granjas de Estados Unidos, uno de los principales exportadores de carne del mundo, podrían estar enfermando a millones de individuos

Una importante investigación ha descubierto importantes falencias de higiene en las granjas más grandes de pollos y puercos en Estados Unidos -incluyendo Pilgrim's Pride- que sugieren que millones de personas podrían estar sufriendo enfermedades causadas por los alimentos, incluyendo salmonella y otras enfermedades infecciosas. Hasta un 15% de la población sufre cada año en Estados Unidos alguna enfermedad transmitida por alimentos. 

The Guardian y el Bureau of Investigative Journalism han dado a conocer datos alarmantes. Por ejemplo: se ha encontrado carne destinada para el consumo humano con pus y excremento, así como también carne infectada; se ha estado usando agua sucia en las fábricas, debido a que el drenaje se había tapado con partes de animales y basura; existe hacinamiento de cadáveres de puercos que son colocados en el piso; pollos sucios, con materia fecal, son colocados en el piso, y luego vuelven a ser puestos en la cadena de producción, y numerosas otras cuestiones de higiene.

En suma, se concluye que estas violaciones de higiene aumentan el riesgo de esparcir patógenos. Los periodistas advierten que esto se produce al tiempo de que la industria busca aumentar la velocidad de producción.

The Guardian advierte que los hallazgos son preocupantes porque se ha hablado de un posible tratado de comercio post Brexit que haría que Estados Unidos exportara al Reino Unido importantes cantidades de carne de pollo y puerco. Por otro lado, aunque no sabemos si las granjas que han sido investigadas puntualmente están involucradas en la exportación de carne que llega a países como México y Canadá, es de notarse que México es el país que más importa carne de pollo de Estados Unidos. Estados Unidos y Brasil son los principales exportadores de carne de pollo en el mundo.

Te podría interesar:
¿Un ejemplo de pareidolia o un caso de conciencia colectiva? El vuelo de los estorninos siempre nos sorprende

Durante el otoño y el invierno de Europa, uno de los espectáculos más cotidianos y más hermosos que pueden verse en los cielos de varias ciudades es el vuelo de los estorninos (Sturnus vulgaris), pequeñas aves que han sorprendido a los habitantes del Viejo Continente al menos desde los tiempos de Plinio el Viejo.

Su comportamiento en dichas estaciones llama la atención porque se vuelve especialmente colectivo. Si bien en el resto del año vuelan también en parvadas, es durante dichas épocas adversas cuando forman grandes y ruidosas nubes que en las horas del ocaso vuelan de un lado a otro, en una especie de ritual secreto e incomprensible del que nosotros sólo atinamos a intentar descifrar las complejas formas que dibujan en el cielo.

En efecto: en ese vuelo que precede a su descanso, los estorninos realizan complejas maniobras que hasta la fecha no han sido completamente explicadas. Aunque se trata de cientos y aun miles de especímenes en una misma parvada, la coordinación de sus movimientos es perfecta, sin accidentes ni conflictos, y esto además en patrones que no son regulares, sino que cambian a cada instante.

Recientemente, el fotógrafo de origen alemán Daniel Biber tuvo ocasión de tomar algunas fotografías a nubes de estorninos en la Costa Brava de España y, para su sorpresa, al ver los resultados se asombró por la forma que el grupo de aves había adoptado en el cielo: nada menos que una especie de ave gigante, que parece evidente en sus elementos más simples: las alas, el pico, el cuerpo.

El fenómeno, por supuesto, puede ser un caso de “pareidolia”, esa inclinación del cerebro humano a ver patrones donde no los hay, e incluso puede argüirse que todo se explica por el punto de vista del observador, que acaso si cambiara, cambiaría también la forma observada. 

Sea como fuere, estas imágenes no dejan de evocar la idea de una especie de conciencia colectiva: separada en cada uno de los individuos pero, en última instancia, actuando como una sola.