*

X

Año Nuevo Chino febrero 16, 2018: ¿qué depara el año del perro de tierra?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/16/2018

Este es el significado astrológico del signo del perro de tierra, el cual regirá el 2018 según la astrología china

Este 16 de febrero se celebra el Año Nuevo en el calendario lunisolar chino, en la primera luna nueva del mes que va del 21 de enero al 20 de febrero en este calendario. Tradicionalmente los chinos celebran el Año Nuevo haciendo limpieza, cambiando de imagen, empezando nuevos proyectos, reuniéndose para brindarse regalos y buenos deseos y, por supuesto, con dragones y fuegos artificiales. Esta fecha se celebra en muchas partes de Asia, no sólo en China.

En el ciclo zodiacal chino de 12 signos cada año es regido por un animal; los últimos perros fueron: 2006, 1994, 1982, 1970, 1958, 1946  y 1934. En la astrología china este signo conjuntado por el elemento tierra es regido por el planeta Saturno, algo que coincide con el ingreso de Saturno al signo de Capricornio, el cual rige el gran acontecimiento astrológico de los últimos meses para la astrología occidental. Saturno estará 3 años en Capricornio. Saturno es el planeta que rige al elemento tierra tanto en el sistema chino como en el occidental. Para quienes están familiarizados con la astrología occidental, muchas de las características del signo de Capricornio son similares a las del perro.

Las características del perro son la lealtad, la paciencia, el tesón, la disciplina, el esfuerzo y demás cualidades similares; carece, sin embargo, a pesar de tener mucha imaginación, puede ser pesimista, depresivo, materialista y demás. De aquí se desdobla que el tema del año es ser paciente y diligente, conservar energía y dinero, administrarse y no desbordarse.

Aunque el perro puede tomar otro elemento -en el 2006 fue perro de metal- su domicilio está en el elemento tierra; esto quiere decir que sus cualidades intrínsecas se ven exaltadas este año. Tradicionalmente se cree que los perros son más compatibles con los conejos, y en menor medida con los tigres y los caballos. Se llevan mal con los gallos (el año pasado fue gallo de fuego, un año caótico y vehemente). Para los chinos, no es de buena suerte haber nacido en un año del mismo signo en el que se está -por ejemplo, nacer en el 2006 o en 1994, en este caso es poco auspicioso-.

Te podría interesar:

¿Por qué los monjes budistas tibetanos le tienen más miedo a la muerte que otras religiones o grupos sociales?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/16/2018

Extrañamente, los monjes budistas tibetanos son los que más miedo le tienen a la aniquilación de su yo, y los más egoístas

Si es que existe una religión que en primera instancia parece ser amiga de la muerte es el budismo (quizás con la excepción de cultos que específicamente adoran a la muerte como "la santa muerte"). Los budistas suelen meditar constantemente sobre su muerte y la impermanencia de todos los fenómenos, y en el caso de los budistas tibetanos algunos incluso visitan cementerios para realizar prácticas meditativas. Además, el budismo enarbola la creencia de que el sí mismo o yo no tiene existencia intrínseca, surge cada instante como consecuencia de causas y condiciones. Aquel que muere no es el mismo que es hoy. Así entonces el budismo enseña el desapego, tanto a la vida material como a ese sí mismo que es la causa de nuestro sufrimiento. Uno pensaría, entonces, que los budistas tibetanos deberían de ser de las personas que menos temor le tienen a la muerte.

Un estudio reciente realizado por académicos de diferentes universidades, incluyendo Harvard, examinó cómo distintas culturas se relacionan con la muerte. Se tomó en cuenta a cristianos (quienes creen que el alma existe en un estado incorpóreo después de la vida); hindúes (quienes creen que el alma persiste después de la muerte y suele reencarnar en otro cuerpo, si es que no alcanza la liberación); personas  no religiosas, y tres distintas poblaciones budistas, entre ellos monjes tibetanos, tibetanos laicos y laicos de Bután.

Los autores tenían la premisa de que "si el sí mismo del futuro es literalmente diferente del sí mismo actual, uno debería tener menos preocupación con la muerte del sí mismo futuro". Extrañamente, los monjes tibetanos mostraron tener más miedo a la muerte, pese a que su creencia en la no continuidad del sí mismo fue la mayor. De manera sorprendente, los monjes tibetanos fueron también los menos generosos cuando se les planteó el prospecto de acortar su vida en favor de extender la de otra persona.

 

Los autores creen que tal vez el miedo a la muerte es demasiado instintivo para domarlo con filosofía. O quizás los monjes tibetano piensan demasiado en la llamada "preciosa vida humana", la cual el Buda enseñó que es una oportunidad sumamente rara y valiosa, y les estresa desperdiciarla y no lograr la liberación del samsara. Por otra parte, cabe notar que los laicos tibetanos, quienes en algunos casos son practicantes tántricos, fueron los que menos miedo expresaron a la muerte. Esto podría indicar que el temor hacia la muerte tal vez no sea un fenómeno budista en general sino algo que tenga que ver con las condiciones monásticas, las cuales podrían exhibir cierta corrupción o incluso una obsesión compulsiva por la muerte. El budismo enseñan fundamentalmente la impermanencia y la compasión, así que el hecho de que los monjes tibetanos sean los más egoístas y los más temerosos a la muerte y específicamente a la aniquilación del sí mismo, parece sugerir que algo no está funcionando en estos monasterios. Claro que hay que tomar todos estos estudios con un grano de sal, aunque mencionando que esta investigación fue realizada por instituciones de gran prestigio. 

Junto con los tibetanos laicos, los hindúes fueron los que menos miedo le tuvieron a la muerte en general. Los cristianos y los no religiosos mostraron un temor muy similar.

Puedes leer más sobre este estudio en el sitio Lion's Roar.