*

X

3 técnicas psicológicas para superar una relación tóxica

Salud

Por: pijamasurf - 02/12/2018

¿Acaso tenemos miedo de ser abandonados y por lo tanto actuamos mediante los celos o elegimos a personas con miedo al compromiso?, ¿tenemos miedo de que nadie nos ame realmente, y por ello aceptamos la atención de personas que son lo opuesto de nosotros? o ¿tenemos miedo de que la pareja se dé cuenta que no somos “suficiente” y, debido a ello, la mantenemos a distancia?

Los vínculos emocionales son ciertamente complicados, en especial cuando nuestra brújula interna se deja guiar por un oscuro inconsciente y una pobre comunicación. De hecho, se llega a sentir como si una y otra vez cayéramos en las manos de las parejas más frías, crueles, abusivas y tóxicas; sin embargo, en realidad y según la teoría psicoanalítica, se trata de un proceso introspectivo del inconsciente cuyo principal objetivo es el aprendizaje, la evolución, el bienestar de una persona. Es decir, es un método bastante irónico, que coloca al individuo frente a sus mayores miedos una y otra vez hasta que aprenda a superarlos y a desarrollar nuevas herramientas para vincularse saludablemente.

Desgraciadamente, los patrones suelen ser difíciles de quebrantar y cambiar. No basta tan sólo darse cuenta de que uno suele estar atraído por cierto tipo de personalidades o que repite patrones hasta el infinito, se requiere todo un trabajo personal si lo que se desea es dejar de sentir algo por ese crush o esa relación que no funcionó o evitar ciertas conductas que resultan tóxicas en la vida personal. Algunos terapeutas recomiendan empezar por estas tres acciones:

– Reframing

Se trata de una nueva propuesta sobre la manera en que uno se cuenta lo que está pasando en el exterior. Es decir, en vez de estrellarse contra la pared con preguntas como: “¿por qué no me deja ir en paz y siempre tiene que regresar?”, hay que aclararse que él o ella siempre regresa porque uno siempre le abre la puerta, al haberlo estado esperando inconscientemente. El reframing es una técnica psicológica de terapia breve para desmentir todas aquellas creencias irracionales que nos decimos sobre nosotros mismos, y funciona al poner en perspectiva las acciones tanto del otro como de uno frente a ellas.

 

– Asumir al patrón como una representación de una parte de la personalidad que necesita ser aprehendida y no reprimida

Para Carl G. Jung, uno de los padres del psicoanálisis, el ser humano posee características emocionales en la luz y la sombra, y para alcanzar una mayor madurez general –y desarrollar la Persona– es importante abrazar ambas. Es decir, comprender y aceptar que se tienen cualidades y defectos, lo cual permite estar en el mejor dominio de uno a la hora de enfrentar diferentes circunstancias cada vez más complicadas.

De modo que cuando se trata del crush o la pareja, es recomendable realizar un proceso de introspección en el que se desarrolle un mayor entendimiento en torno a la atracción a ese tipo de personalidad. Por ejemplo: ¿acaso tenemos miedo de ser abandonados y por lo tanto actuamos mediante los celos o elegimos a personas con miedo al compromiso?, ¿tenemos miedo de que nadie nos ame realmente y, por ello aceptamos la atención de personas que son lo opuesto de nosotros? o ¿tenemos miedo de que la pareja se dé cuenta que no somos “suficiente” y, debido a ello, la mantenemos a distancia? Cuando uno dilucida las verdaderas causas del crush, es mucho más fácil moldear el miedo al replantearlo con el método del reframing; es mucho más sencillo tomar decisiones desde la sabiduría del inconsciente; y, sobre todo, es mucho más fácil dirigir las acciones hacia un proceso de autocuidado, alejándose de las personas tóxicas y permitiéndose un amor del cual uno se cree merecedor.

En caso de que se intente reprimir este tipo de vida emocional inconsciente, lo más probable es que aparezca una y otra vez mediante creencias irracionales para atemorizar el aquí y el ahora. De alguna manera, la solución se encuentra en abrir una caja de Pandora personalizada para permitir una curación paulatina.

 

– Comprender qué se gana con ese vínculo

Como si se tratara de una lista de “pros” y “contras”, verbalizar aquello que se sienta bien o mal de ese vínculo facilita la labor de cercanía o lejanía. Incluso hay ocasiones en que lo que uno recibe de ese vínculo puede tener beneficios inconscientes; por ejemplo, el desapego del crush puede estar satisfaciendo los miedos del inconsciente y, por lo tanto, reactivar un círculo autodestructivo, de modo que es importante comprender las causas por las que mantenemos cerca a esa persona que no forzosamente puede ser una compañía saludable…

Te podría interesar:

Investigadores han identificado una "epidemia" de infelicidad y esta es la razón

Salud

Por: pijamasurf - 02/12/2018

En los últimos años, jóvenes y adultos han reportado menor satisfacción existencial. Investigadores creen haber encontrado la causa

En uno de los estudios más importantes hasta la fecha, en el que participó más de 1 millón de adolescentes en Estados Unidos, un grupo de investigadores midió los niveles de satisfacción existencial o felicidad. Los resultados muestran una caída pronunciada sumamente preocupante a partir del 2012.

Los investigadores sondearon a los adolescentes y encontraron que existe una correlación entre el bienestar reportado y las actividades que realizan cotidianamente los jóvenes. Los adolescentes que pasan más tiempo con sus amigos conviviendo en persona, haciendo ejercicio, realizando actividades extracurriculares, participando en servicios religiosos, leyendo o incluso haciendo tarea son más felices que aquellos que pasan más tiempo en Internet, jugando en la computadora, en las redes sociales, texteando o viendo TV. En resumen, pasar mucho tiempo con pantallas se vincula con un sentimiento de infelicidad. De hecho, los jóvenes que pasan más de 5 horas al día frente a pantallas tienden a ser dos veces más infelices que los que sólo pasan 1.

Los investigadores notan que el 2012, la fecha desde la cual han notado una caída sustancial en la felicidad de los participantes, coincide con el momento en el que los smartphones adquirieron una popularidad global. El tiempo en línea se duplicó del 2006 al 2016. 

La profesora Jean Twenge, una de las autoras del estudio, señala que, aunque existe la posibilidad de que las personas ya infelices busquen actividades frente a una pantalla, existe un creciente número de investigaciones que sugieren que de hecho existe una relación de causalidad entre ambos fenómenos, y que estas actividades pueden producir por sí mismas estados de infelicidad o insatisfacción: "Si quisieras un consejo basado en este estudio sería: deja tu teléfono y ve a hacer algo más -casi lo que sea-".    

Es importante mencionar que estos datos no son exclusivos de los adolescentes. En el caso de los adultos existen datos que muestran también una diminución del bienestar. Los adultos de más de 30 años están menos felices que hace 15 años y tienen menos sexo. Aunque pueden existir muchos factores, sin duda uno a considerarse es que los adultos también está pasando más tiempo en actividades de pantalla y menos tiempo cara a cara con otras personas. 

Por último, hay que mencionar que el estudio notó que las personas más felices no eran las que no usaban nada de medios digitales, sino los que los utilizaban poco (menos de 1 hora al día). Como en todo, la moderación es la clave.