*

X

¿Qué es el ikebana y por qué necesitas tenerlo en casa?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/14/2018

Ikebana, traducido como “el arte de realizar arreglos florales”, es una tradición zen de origen nipón que se enseña en conjunto con la ancestral ceremonia del té

No es novedad que las plantas sean consideradas como herramientas de apoyo para diferentes terapias psicológicas y de meditación. Hay especialistas en la salud mental que, apoyándose en vastas investigaciones neurocientíficas, relacionan la jardinería con el largo proceso del desarrollo de la empatía, la meditación y la conciencia plena. Sin embargo, el listado de beneficios de los cuidados a las plantas se remonta al siglo XV por monjes japoneses, quienes usaban el ikebana como disciplina para fomentar la relajación, la meditación y el deleite.

Ikebana, traducido como “el arte de realizar arreglos florales”, es una tradición zen de origen nipón que se enseña en conjunto con la ancestral ceremonia del té. Usando flores cortadas, ramas, hojas, semillas y algunos frutos, el ikebana resulta un acto de reflexión principalmente porque utiliza toda la concentración durante el proceso y la aceptación de su efímera perdurabilidad. Para Eiko Kishi, profesora de la escuela nipona Mishorhy encargada de realizar arreglos florales a los samuráis, se trata de una técnica de jardinería que “fomenta la relajación y sube el estado de ánimo porque las flores te dan energía”.

 

De hecho, esta tradición se introdujo con la misma expansión del budismo en Japón a través de los países vecinos –Corea y China–. Fue el sacerdote budista Ono-No-Imoko quien, instisfecho con las ofrendas florales en el altar de Buda, empezó a experimentar con arreglos que simbolizaran todo el universo. Por ello, en sus diseños las flores y las ramas se dirigían hacia arriba, se dividían en tres grupos para representar la relación entre tierra, cielo y hombre, y desarrolló una disciplina basada en una forma de vivir en comunicación con la naturaleza.

Todo comienza con las composiciones en escalera hasta conseguir una combinación armoniosa y simétrica –una que represente el triángulo Tai-Yo-Fuku o cielo-tierra-hombre respectivamente–. Después se clavan las flores en un kenzan –un cepillo de púas metálicas capaz de sostener a todas las flores cortadas–, el cual, a su vez, se encuentra en un recipiente lleno de agua para alargar la vida de cada ikebana. Según la tradición zen, una vez terminada la obra se debe contemplar durante unos minutos para disfrutar del trabajo realizado, del camino y del proceso. Es importante que la elaboración del ikebana se practique en silencio, pues es un tiempo para apreciar los elementos de la naturaleza, identificar la belleza en todas las formas de arte y desarrollar la relajación de mente, cuerpo y alma.

Conoce más sobre este arte viendo el siguiente documental:

 

Te podría interesar:

4 preparativos necesarios y vitales para cumplir tus propósitos

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/14/2018

¿Quieres cumplir tus planes de vida? Aquí algo que necesitarás para el camino

Cuando se habla de “tener propósitos en la vida" en la cultura actual, esta idea puede confundirse con cierta tendencia a manejar la vida como una empresa. Pensamos entonces que es necesario tener proyectos, objetivos, e incluso podemos llegar a vivir bajo la tiranía del cronograma y los plazos forzados. 

La vida, sin embargo, es un tanto más compleja que eso. Y no tanto porque sea difícil o enigmática, sino más bien porque es múltiple, tan diversa y tan llena de circunstancias, que usualmente cuando se le intenta contener en los límites de un “plan”, la vida misma se encarga de hacer algunos ajustes, cambiar detalles y desbordar esos límites: en pocas palabras, de modificar ese plan.

¿Eso significa entonces que debemos vivir sin propósitos ni proyectos? No del todo. Es propio del ser humano vivir con la mira puesta en una meta, misma que en no pocas ocasiones es fuente de fuerza, perseverancia y también compasión. Pero sobre todo parece necesario separar la idea de propósito de ese frenesí un tanto agobiante de la vida exitosa, del individuo que alcanza siempre sus objetivos y que triunfa gracias a su voluntad.

La vida es más bien un camino sinuoso y también, a veces, cubierto de niebla. Cumplir un propósito o alcanzar una meta no depende sólo de nuestra voluntad personal y además hay ciertos preparativos que nos ayudan a mirar mejor la senda por la que caminaremos. 

Compartimos a continuación 4 sencillos consejos que suelen acompañar la búsqueda de un propósito, traídos de la experiencia y acordes a ese pulso siempre en cambio que caracteriza la vida.

 

Prepárate para soltar

La única forma de conocer el mar es alejarse de la costa. Y aunque esto es muy obvio, no siempre lo tenemos en cuenta en todo lo que implica. Sin embargo, es necesario. Si quieres moverte de un punto a otro de tu vida habrá cosas que tendrás que dejar atrás. De algunas ni sentirás cuando te desprendas de ellas, pero otras te costará un poco más y quizá incluso te duela soltarlas. Y habrá otras que inesperadamente se quedarán contigo. Eso es parte del viaje.

 

Prepárate para equivocarte

En los asuntos de la vida muchas veces la única forma de saber es equivocándonos. En nuestra cultura el “error” tiene ciertas connotaciones negativas, como si fuera algo que debe evitarse u ocultarse, pero esta idea nos priva no sólo de la posibilidad de disfrutar la equivocación como parte de la vida, sino sobre todo de los aprendizajes que esto conlleva. Nunca te avergüences de tus errores ni tengas miedo de equivocarte. Son las “fallas” las que nos enseñan a vivir.

 

Prepárate para sorprenderte

Emprender el camino hacia una meta implica cambios y los cambios traen efectos inesperados. ¡No te cierres a las sorpresas! Si de pronto alguna circunstancia altera el propósito que te habías planteado, ¡recíbela en vez de resistirte! Las resistencias suelen provocar retrasos, a veces incluso sufrimientos y costos no del todo necesarios. Prepárate para encontrar adversidades pero también para que todo marche positivamente. Prepárate para encontrar personas con las que puedes caminar acompañado durante un tiempo y también para cruzar a solas un parte del trayecto. Adáptate tan pronto como sea posible y fluye con la vida.

 

Prepárate para reflexionar

En nuestra época parece que cada vez hay menos espacio para la reflexión, por más que esta es una práctica indisociable de la vida. Los cambios, por otro lado, suelen provocar efectos diversos en la existencia, ¿y qué mejor forma de atravesarlos que mirando con atención lo que traen consigo? Observa, siente, intenta entender. Recuerda además que la reflexión no es solitaria. Aristóteles paseaba con sus alumnos en los jardines del templo de Apolo Liceo y Sócrates hizo del diálogo la mejor herramienta para encontrar la verdad. Piensa con otros: tus amigos, tu familia, tu pareja, tus compañeros de escuela o de trabajo, tus cómplices en el cambio que estás emprendiendo, tus colegas de profesión. Siempre hay otro con quien reflexionar, contrastar puntos de vista y enriquecer así este momento de tu vida.

 

Por último, recomendamos a nuestros lectores el artículo "El desapego es el camino para cumplir tus propósitos y lograr un cambio efectivo en tu vida" publicado hace unos días y que nos parece es un complemento a estos preparativos. ¡Mucha suerte para este nuevo viaje!

 

También en Pijama Surf: 5 verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes)

Imagen: Mondaufgang am Meer, Caspar David Friedrich (1822; detalle)