*

X

Estas son las características que comparten las mujeres psicópatas

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/02/2018

El DSM-V –en inglés, 'Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders'– explica que existen diferencias conductuales de psicopatía entre hombres y mujeres –las cuales permiten que estas últimas puedan camuflarse en el radar de la sociedad–

Alex DeLarge, Patrick Bateman, Sherlock Holmes, son personajes famosos y ficticios reconocidos por sus latentes rasgos de psicopatía, mientras que Annie Wilkes, de Misery (1990), o Alex Forrest, de Fatal Attraction (1987), son mujeres con la tenebrosa etiqueta de femmes fatales. Sin embargo, de acuerdo con diversas investigaciones de teorías de la personalidad, las mujeres también poseen rasgos psicópatas –aunque, eso sí, en menor incidencia poblacional que los hombres–.

El DSM-V –en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders– explica que si bien existen diferencias conductuales de psicopatía entre hombres y mujeres –las cuales permiten que estas últimas puedan camuflarse en el radar de la sociedad–, ambos sexos pueden llegar a ser igual de peligrosos y tóxicos a nivel personal y social. Entre sus principales rasgos o síntomas se encuentran:

– la ausencia de empatía, culpa o remordimiento por sus acciones negativas,

– la incidencia de manipulación y fraudes/engaños,

– irresponsabilidad y desinterés tanto por las convenciones sociales como por las leyes,

– son socialmente encantadores, pues saben actuar –mas no sentir– las emociones humanas, tales como amor, miedo, remordimiento, etc.,

– impulsividad

– adicción a la adrenalina.

 

En términos de datos estadísticos, las mujeres con rasgos de psicopatía son entre el 11 y el 17% de la población global de las prisiones –mientras que los hombres constituyen entre un 25 y 30%–. Esto podría justificarse asumiendo que las conductas de las mujeres suelen ser verbalmente más agresivas y, por lo tanto, se considera que cometen menos crímenes violentos que sus coetáneos hombres. De hecho, en los casos de mujeres que han sido diagnosticadas con trastorno de personalidad antisocial con rasgos psicópatas en la vida real, los síntomas se van evidenciando desde los años de la infancia y adolescencia. Los especialistas en psicología y psiquiatría aseguran que las mujeres psicópatas son:

– narcisistas –como jactarse en exceso de uno mismo– y dominantes,

– carecen de empatía, remordimiento y responsabilidad frente a las propias acciones,

– violentas tanto física como verbalmente,

– impulsivas, celosas y con actitudes parasitarias –vivir a expensas de otros–,

– hacen uso de encantos físicos o sexuales a cambio de favores o control sobre otros,

– manipuladoras…

 

Aunque existe muy poca información y bibliografía al respecto, pues como se mencionó anteriormente hay una baja incidencia de psicopatía en mujeres –o al menos, que se haya investigado–, se sabe que las mujeres psicópatas pueden llegar a cometer crímenes de múltiples categorías (robos, narcóticos, asaltos), así como relacionarse exclusivamente para poseer el dominio sobre otros y sacar beneficios al respecto.

En conclusión, las mujeres psicópatas, manipuladoras y sin empatía humana, pueden llegar a causar mucho daño no sólo a nivel emocional sino también a nivel social. Para ellas (y también para ellos) se trata de un estilo de vida que no puede ser vivida de ninguna otra manera y, en consecuencia, los vínculos pueden llegar a ser enfermizos y superficiales. Es decir, no saben ser de otra manera –un rasgo importante para distinguir a este de otros trastornos e incluso rasgos de personalidad–. ¿Conoces a mujeres así?

 

¿Qué es lo numinoso y por qué el ser humano lo necesita en su vida?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/02/2018

Sobre el término "numinoso" y la importancia de tener experiencias numinosas en un mundo que ha perdido significado

Ante el progresivo desencantamiento de un mundo mecanicista y materialista, el antídoto que puede proveer significado es lo numinoso. El término numinoso fue acuñado por el influyente teólogo e historiador de las religiones, Rudolf Otto. La palabra proviene del latín "numen" que significa "poder o potencia divina" (y no tiene que ver estrictamente con el noumenon kantiano). Otto desarrolló su noción de lo numinoso en su libro "La Idea de lo Sagrado", donde escribió que lo sagrado además de un componente de perfección moral tiene un aspecto numinoso. Esto es "una experiencia no-sensorial y no-racional o sentimiento cuyo objeto primario e inmediato está más allá del sí mismo", y el cual se presenta como un Gran Otro, una alteridad radical, en una condición en la que el ser humano se ve "completamente desconcertado". Es Otto el que introduce en gran medida la noción de que lo sagrado está acompañado por algo que no sólo es misterioso sino suele ser, por momentos, terrible o tremendo (el mysteium tremendum) y a la vez fascinante, lo cual se puede relacionar con la idea jungiana de integrar la sombra o de atravesar una especie de inframundo para alcanzar lo divino. O también con la visión de lo divino (teofanía) que es tan radicalmente otra que desconcierta y hasta perturba, como es el caso por ejemplo de la visión que tiene Arjuna de la forma universal de Krishna, que devora universos en su cuerpo y la cual recordó Oppenheimer al lanzar la bomba atómica. Otto escribe:

La sensación puede llegar repentinamente como una suave marea que permea la mente con un ánimo tranquilo o de profunda adoración. Puede pasar hacia una actitud más estable y duradera del alma, continuando como un estremecimiento vibrante y resonante, hasta que finalmente se desvanece y el alma retoma su modo de experiencia cotidiana no-religiosa o profana... Tiene sus antecedentes y manifestaciones tempranas crudas y bárbaras, y luego puede de nuevo desarrollarse en algo bellísimo y puro y glorioso. Puede convertirse en la humildad silenciosa, temblorosa y muda de la criatura en presencia de -¿qué o quién? En la presencia de aquello que es un misterio inexpresable que está en lo alto más allá de las criaturas. 

Otto explica que lo numinoso existe en todas las religiones y es una emoción que tiene valor epistemológico, más allá de lo racional. Es la emoción religiosa que tiene una cualidad de conmoción o estremecimiento y transformación. Aldous Huxley en "Las Puertas de la Percepción" habla del mysterium tremendum (lo numinoso):

La literatura de las religiones abunda en referencias a los dolores y terrores que abruman a aquellos que, de manera súbita, se encuentran cara a cara con una manifestación del mysterium tremendum. En lenguaje teológico, este miedo se debe a la incompatibilidad entre el egoísmo del hombre y la divinidad pura, entre la separación auto-agravada del hombre y la infinitud de Dios.

Aquí yace la clave de la experiencia numinosa: el enfrentamiento con lo divino supone una especie de shock o trauma para el ego que se aferra a su realidad. El ego sólo puede existir como un ente separado, encumbrado en su propia identidad separada del mundo de objetos, pero lo divino o lo misterioso numinoso nos enfrenta con un plano de conexión significativa (de sincronicidad y unidad cósmica) y por lo tanto presenta una amenaza de muerte. Esto es en cierta forma lo que se experimenta como terrible y tremendo: la poesía negra maldita de las imágenes de la muerte del ego, que es también algo así como la boda del alma con lo divino.

Lo numinoso por supuesto tiene una connotación religiosa. En la sociedad secular que vivimos, lo religioso es visto con desdén porque se asume que tiene que ver con el poder institucional, con el dogma y con el control mental, pero la experiencia religiosa es en sí misma solamente una conexión con algo que está más allá de nuestro ego o sí mismo, con algo más grande, con un orden y una energía que nos rebasa y a la vez nos atraviesa. Esto puede ocurrir en el amor, en el arte, en la contemplación de la naturaleza y demás. Pero para que sea realmente numinoso debe de llevarnos al asombro y a la trascendencia de viejas estructuras o modos de pensamiento, debe de mostrarnos una radical otredad, una forma en la que nos parece que podemos morir y a la vez encontramos gran belleza y sentido en ella. Y es de esto de lo que adolece nuestro mundo, porque por más precisión descriptiva que puede alcanzar la ciencia, lo que realmente anima y mueve al ser humano son las experiencias que se tienen en la conciencia y la experiencia numinosa, la experiencia mística, la experiencia que anula la separación que son la experiencia suprema de la conciencia.