*

X

El rico significado del excremento en el psicoanálisis y en los sueños

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/27/2018

Un poco de interpretación escatológica, cortesía de James Hillman

Famosamente, Freud equiparó de manera antitética las heces fecales con el oro; la primera, la sustancia más despreciada por el hombre y la segunda, la más preciada. Freud cita una frase oriental que dice: "El oro es el excremento del inframundo". Unidas indisociablemente también porque antes de la represión las heces son, según Freud, una sustancia preciosa, que cuando empieza a ser retenida el individuo muestra indicios de actitud narcisista (quedarse para uno esa sustancia preciosa). Las heces se convierten en la divisa de cambio entre el hijo y los padres en la etapa anal -etapa en la que el placer erótico está focalizado en el ano-. Así, entregar las heces podía ser un regalo erótico del hijo a la madre.   

Notablemente, hay que mencionar que el excremento es probablemente la sustancia más rica en información de la que disponemos, llena de miles de millones de bacterias y microorganismos. Y por ello, algunas personas llegan a realizar trasplantes fecales para reestablecer su microbiota o flora intestinal. Sí, algunos individuos comen materia fecal para sanar. 

Por otro lado, en la alquimia occidental, siempre se ha visto a una cierta materia negra similar al abono, llamada nigredo, como el principio del proceso de transformar la materia en oro, siendo la primera fase llamada "putrefacción".

El psicólogo James Hillman, uno de los más importantes alumnos de Jung, interpreta de manera especulativa y poética el significado del excremento en la psique y particularmente en los sueños:

El gran bloque de ideas interpretativas de las heces [fecales], lo que la mierda supuestamente significa (la esencia de la mierda): el regalo de amor a uno de los padres; la expresión creativa que empieza con manchar y colorear; el control de la sabiduría y el origen de la autoconciencia; la muerte dentro del nacimiento del no-yo, haciendo posible la separación de la objetividad; el sí mismo negativo de valores ocultos en lo más vil y rechazado; la sombra que lo sigue a uno, por detrás; así como todos los ritos escatológicos de todas las naciones, y la inagotabilidad del humor de fuera de casa -todo esto es una vergüenza de riquezas-. Sólo esto sugiere un fondo arquetípico en las riquezas de Hades, en la afluencia de Plutón. Por supuesto, el inframundo también está hecho de excrementos, puesto que son una riqueza para una continuidad de imágenes de fantasía. Desde esta perspectiva, las heces no son traducibles a otro término. Como residuo de residuos, las heces sugieren una esencia permanentemente presente y continuamente volviéndose a formar. Su apariencia en los sueños refleja un inframundo al cual diariamente nos postramos en homenaje, para nunca deshacernos de él. 

Lo interesantes de esto es que Hillman creía -como los antiguos griegos- que en los sueños el alma descendía al inframundo, a la región de Hades, una  región formada por una especie de limo o lodo (una sustancia liminal) que podemos emparentar con el excremento (el residuo psíquico y su fantasmagoría). Hillman juega con la idea de que Plutón, el dios del inframundo, de lo más bajo, también es el dios de la riqueza (de aquí palabras como "plutocracia"). Hay una gran riqueza en la mierda, en el excremento, en aquello que desechamos. Lo escatológico es lo que tiene que ver con la defecación, el excremento y la suciedad, pero también lo que tiene que ver con la salvación, con los mundos ulteriores. Para el ser humano, la salvación, el cielo, pasa por el inframundo, por enfrentar la sombra, por hacernos responsables de nuestra propia mierda y encontrar las joyas ocultas. Las joyas que son de alguna manera el excremento de la tierra en el cual, paradójicamente, se puede ver el cielo.

Te podría interesar:

El simplemente genial discurso de Jim Carrey para la ceremonia de graduación de una universidad (VIDEO SUBTITULADO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/27/2018

Uno de los discursos para una ceremonia de graduación más geniales jamás dichos. Carrey combina el humor con un profundo entendimiento espiritual

Jim Carrey ha sufrido una de las transformaciones de conciencia más visibles en los últimos tiempos. Siendo una de los actores de Hollywood más reconocidos, en los últimos años ha vivido una cierta forma de crisis catártica espiritual que algunos ven como una especie de despertar o iluminación y otros como un delirio en el que lo cómico se ha convertido en algo político, política espiritual, basada en ideas orientales, como el advaita vedanta. De cualquier manera Carrey sigue siendo un tipo brillante, probablemente más que antes, con ideas más interesantes y sin duda es un excelente orador, ideal para hablarle a los estudiantes que se graduaban en la Universidad de Maharishi, una universidad basada en las enseñanzas del famoso maestro espiritual indio Maharishi. El discurso, además de inspirador, es cómicamente genial. El video cuenta con subtítulos en español en la función closed caption.

Algunos fragmentos notables:

No puedo ser contenido porque yo soy el contenedor... Solía creer que lo que yo era terminaba en el borde mi piel, que me habían dado este pequeño vehículo llamado cuerpo con el cual explicar la creación, y aunque no podía haber pedido un mejor modelo, a fin de cuentas era uno prestado y debía ser regresado. Pero luego aprendí que todo lo que estaba afuera del vehículo también era parte de mí, y ahora conduzco un convertible...

El miedo va a tener un papel en tu vida, pero te toca a ti decidir cuánto. Puedes pasar toda tu vida imaginando fantasmas, preocupándote sobre el sendero que te lleva hacia el futuro, pero todo lo que jamás será es lo que ya está pasando aquí, y las decisiones que hacemos en este momento, que están basadas en miedo o amor.

Así que muchos de nosotros elegimos nuestro sendero disfrazando el miedo de pragmatismo. Lo que queremos realmente nos parece imposible y remoto y nos parece ridículo esperar lograrlo, así que nunca se lo pedimos al universo. Lo estoy diciendo, yo soy la prueba de que puedes pedírselo al universo -¡por favor!-. Y si no ocurre prontamente, es sólo porque el universo está ocupado entregando mi pedido. ¡Es un pedido tamaño fiesta!...

Pueden unirse al juego, pelear las guerras, jugar con las formas todo lo que quieran, pero para encontrar paz verdadera deben quitarse la armadura. Su necesidad de ser aceptados puede hacerlos invisibles en este mundo. No dejen que nada se interponga en el camino de la luz que brilla a través de esta forma. Arriesguen ser vistos en toda su gloria...

La pintura es una de las formas con las que me trato de liberar de las preocupaciones, una forma de detener el mundo a través de un involucramiento mental, físico y espiritual total. Pero incluso con esto viene una sensación de divina insatisfacción. Porque al final no somos los avatares que creamos. No somos las imágenes en la película. Somos la luz que brilla a través. Todo lo demás es sólo una cortina de humo. Una distracción, pero no realmente valiosa.   

Muchas veces he dicho que me gustaría que las personas lograran sus sueños de riqueza y fama para que se pudieran dar cuenta de que no es allí donde se encuentra la sensación de completud. Como muchos de ustedes, yo estaba interesado en ir al mundo y hacer algo más grande que yo, hasta que algo más grande que yo me hizo darme cuenta de que no hay nada más grande que mi ser. Mi alma no está confinada a los límites de mi cuerpo. Mi cuerpo está confinado dentro de lo ilimitado de mi alma -un único campo de nada que baila sin razón particular, excepto tal vez para entretenerse a sí mismo-. Cuando ese cambio te empiece a suceder, no estarás sintiendo el mundo, el mundo sentirá a través de ti -serás abrazado por él-. Ahora siempre estoy en el principio. Tengo un botón de reinicio llamado presencia y navego ese botón constantemente.

Esta es la voz del ego. Si la escuchas, siempre habrá alguien que parece estar haciendo las cosas mejor que tú. No importa lo que ganes, el ego no te dejará descansar. Te dirá que no puedes descansar hasta que dejes una marca indeleble en el planeta, hasta que logres la inmortalidad. Cuán engañoso es el ego que nos tienta con la promesa de algo que ya poseemos.

Se trata de sólo dejar que el universo sepa lo que quieres y trabajar para ello a la vez que dejas ir el cómo es que podría llegar a suceder. Tú trabajo no se trata de saber cómo es que va suceder eso para ti, sino simplemente abrir la puerta en tu cabeza y cuando las puertas se abren en la vida real, sólo caminar a través de ellas. No te preocupes si pierdes la señal. Siempre habrá puertas abriéndose. Siempre están abiertas. 

Y ya que estamos aquí, por qué no tomamos un riesgo en la fe...