*

X

Aerolínea niega asiento en vuelo al pavorreal de soporte emocional Dexter

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/31/2018

El fabuloso pavorreal de compañía Dexter se ha convertido en una mascota celebrity

La aerolínea United Airlines negó un lugar en un vuelo de Newark a Los Ángeles a un pavorreal que, según su dueña, la artista y performer Ventiko, iba a proveer soporte emocional en el vuelo. 

Ventiko había adquirido un asiento para su preciosa mascota, apelando a que ésta iba a darle el soporte necesario en el vuelo para no tener una crisis emocional. En los últimos tiempos, las aerolíneas han empezado a permitir que algunas mascotas vuelen con sus dueños bajo esta rúbrica de soporte emocional. Sin embargo, Dexter, el pavorreal, no cumplió con los requisitos.   

Aunque al parecer el incidente -llevar al pavorreal al aeropuerto- pudo haber sido sólo para generar publicidad (aquí puedes ver un video de Dexter montando en el lomo de Ventiko libremente en el aeropuerto), de cualquier manera es difícil pensar en algo más fabuloso que tener un pavorreal domesticado viviendo en un departamento en Nueva York. Ventiko dice que su vida cambió cuando encontró a Dexter, quien, siente ella, es un regalo del universo y convive perfectamente en todo tipo de situaciones sociales, y no faltaba más, ya que sin duda es un ave real de alta alcurnia.

Los pavorreales macho son probablemente los animales más bellos del mundo, con el despliegue de sus colas llenas de miles de ojos iridiscentes, como la divinidad védica Purusha. De hecho, estas aves son las más sagradas dentro del tantra, ya que legendariamente devoraban serpientes o eran capaces de tomar el veneno de las cobras sin verse afectadas. Igualmente, los yoguis no necesitan renunciar al deseo y al placer, pues son capaces de transformar el veneno de la existencia mundana en néctar.

Por cierto, Dexter tiene una cuenta de Instagram de la cual uno se enamora fácilmente.

 

 
Te podría interesar:

Baudelaire tenía razón: es necesario vivir siempre ebrios

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/31/2018

¿A qué se refería Baudelaire cuando aconsejó la ebriedad como forma de vida?

¿Qué hace de Baudelaire un gran poeta? Entre otros motivos, señalemos ahora uno: la capacidad de su poesía para, aún hoy, conmovernos. Dicho esto no sólo en un sentido emocional, sino profundo. Baudelaire tuvo una mirada suficientemente aguda para ver los conflictos derivados de una forma de vida que, paradójicamente, es no-vida.

Con el tiempo y por la hegemonía de esa forma de vivir hemos olvidado, como lo señaló Baudelaire en varios momentos de su obra, que la vida auténtica es múltiple, diversa, hecha de contrarios y también de absurdos, vasta y que, por eso mismo, porque es un flujo que no se detiene ni admite definiciones absolutas e imperturbables, imponerle barreras y contenciones sólo termina por ahogarla, por sofocarla y marchitarla.

En el poema que ahora compartimos, procedente de El spleen de París, Baudelaire habla de la embriaguez e incluso de la embriaguez del vino, pero ésta es también figurada. En el fondo, Baudelaire nos está invitando a embriagarnos de vida, a beberla, respirarla, nadar en ella, dejar que nos colme y nos desborde. Eso es la embriaguez: un exceso. ¿No es entonces maravillosa la proposición del poeta? Acaso deberíamos escucharlo y vivir esta vida hasta la embriaguez, con intensidad, paladeando todos y cada uno de sus sabores, sintiendo cómo la vida recorre morosamente cada uno de nuestros sentidos, cómo acaricia nuestra conciencia y nos deja siempre más vivos de lo que estábamos apenas el instante anterior.

***

Deberíamos estar siempre ebrios. Eso es todo. No hay otro dilema. Para no sentir la terrible carga del Tiempo que nos destroza la espalda hasta hacernos besar el suelo, es necesario embriagarnos sin tregua.

¿De qué? ¡De vino, de poesía, de virtud! ¡De lo que quieras! ¡Pero embriágate!

Y si en cualquier momento, en la escalera de un palacio, sobre la hierba fresca o en la soledad cerrada de tu habitación te das cuenta de pronto que la embriaguez cede o está por disiparse, pregunta al viento, a las olas, a la estrella, a las aves, al reloj, a todo aquello que huye, a todo aquello que gime, todo lo que gira, lo que canta, lo que habla: pregunta a todos qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, las aves, el reloj, te responderán “¡Es hora de embriagarse! Para dejar de ser esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriágate! ¡Embriágate sin cesar! De vino, de poesía, de virtud… de lo que quieras.” 

 

También en Pijama Surf: El tiempo sin tiempo: una reflexión, a la luz de Baudelaire, sobre la eternidad consumista en que vivimos