*

X

3 razones por las cuales el sexo es el mejor remedio para la resaca

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/01/2018

La ciencia y el arte coinciden en que el sexo es un gran remedio

El genial escritor Kingsley Amis, en su delicioso libro Everyday Drinking, toca ese eterno tema que es la resaca. Primero hay que señalar que Amis ve en la resaca, en esa cruda realidad, en esa intensidad desnuda en la que la depresión nos hace apreciar una verdad de la existencia (que es sufrimiento, que es impermanente, que el placer también necesariamente deriva en dolor, etc.), una posibilidad única de conocimiento moral y espiritual. Se debe considerar no sólo sus aspectos fisiológicos, y es que se trata de "una superestructura metafísica cintilante" que hace de la resaca "una ruta única hacia el autoconocimiento y la autorrealización".

Dicho eso, Amis da luego, apelando al increíble mundo de los remedios caseros, algunas ideas o consejos para tratar o sobrellevar la resaca. La primera es agradecerla, ya que es evidencia de que uno ya no está borracho. La segunda, que es la que nos interesa aquí, es tener sexo. Existen tres razones por las cuales el sexo es probablemente el mejor tratamiento para una resaca.

 

1. El alcohol es depresivo; el sexo es antidepresivo

Más allá de la euforia de las primeras copas, el alcohol es finalmente una sustancia depresiva, como la cruda bien prueba. El sexo, por otro lado, genera un coctel de neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo, desde la llamada hormona del amor, la oxitocina, hasta la serotonina, entre otras sustancias. Amis señala que el sexo es un tonificante emocional, pero advierte que uno debe tener sexo con una persona indicada, ya que, por ejemplo, tener sexo durante la cruda con alguien con quien uno sabe que no debería hacerlo sólo ampliará la depresión más tarde que temprano. Por otro lado, si logras conjugar el placer del sexo con el sentimiento vibrante del amor, ya estás del otro lado. 

 

2. El sexo es un buen ejercicio; justo el ejercicio que necesitas

Habiéndose hidratado antes, el sexo es un excelente ejercicio, ya que conjuga -al menos en algunas de sus posibilidades- un ejercicio cardiovascular con una gran relajación -especialmente si se pone atención a la respiración-. Además, sudar un poco limpia al cuerpo de las toxinas acumuladas. Por otro lado, el sexo tiene la capacidad de mover la energía hacia el centro del cuerpo y hacerla circular, algo que es especialmente importante durante una cruda, cuando la circulación suele estar en un estado lamentable. Muchas personas comen "confort food" o hacen ejercicio intensamente para curarse de la resaca, pero no hay mejor "confort food" que el sexo: un "comer" que a la vez quema calorías. 

 

3. El sexo es bueno para tu sistema inmune y sirve como analgésico

Después de beber mucho alcohol, desvelarnos y demás, corremos el riesgo de enfermarnos. Por otra parte, en la resaca, toda la anestesia que es en gran medida el alcohol se desvanece y sentimos el dolor de todo lo que hemos hecho. Así que el sexo es el gran antídoto, ya que según el sitio Web Med, dos de sus principales beneficios físicos son que mantiene en mejor estado el sistema inmune y sirve como un analgésico que suprime el dolor.

Te podría interesar:

Baudelaire tenía razón: es necesario vivir siempre ebrios

Buena Vida

Por: pijamasurf - 01/01/2018

¿A qué se refería Baudelaire cuando aconsejó la ebriedad como forma de vida?

¿Qué hace de Baudelaire un gran poeta? Entre otros motivos, señalemos ahora uno: la capacidad de su poesía para, aún hoy, conmovernos. Dicho esto no sólo en un sentido emocional, sino profundo. Baudelaire tuvo una mirada suficientemente aguda para ver los conflictos derivados de una forma de vida que, paradójicamente, es no-vida.

Con el tiempo y por la hegemonía de esa forma de vivir hemos olvidado, como lo señaló Baudelaire en varios momentos de su obra, que la vida auténtica es múltiple, diversa, hecha de contrarios y también de absurdos, vasta y que, por eso mismo, porque es un flujo que no se detiene ni admite definiciones absolutas e imperturbables, imponerle barreras y contenciones sólo termina por ahogarla, por sofocarla y marchitarla.

En el poema que ahora compartimos, procedente de El spleen de París, Baudelaire habla de la embriaguez e incluso de la embriaguez del vino, pero ésta es también figurada. En el fondo, Baudelaire nos está invitando a embriagarnos de vida, a beberla, respirarla, nadar en ella, dejar que nos colme y nos desborde. Eso es la embriaguez: un exceso. ¿No es entonces maravillosa la proposición del poeta? Acaso deberíamos escucharlo y vivir esta vida hasta la embriaguez, con intensidad, paladeando todos y cada uno de sus sabores, sintiendo cómo la vida recorre morosamente cada uno de nuestros sentidos, cómo acaricia nuestra conciencia y nos deja siempre más vivos de lo que estábamos apenas el instante anterior.

***

Deberíamos estar siempre ebrios. Eso es todo. No hay otro dilema. Para no sentir la terrible carga del Tiempo que nos destroza la espalda hasta hacernos besar el suelo, es necesario embriagarnos sin tregua.

¿De qué? ¡De vino, de poesía, de virtud! ¡De lo que quieras! ¡Pero embriágate!

Y si en cualquier momento, en la escalera de un palacio, sobre la hierba fresca o en la soledad cerrada de tu habitación te das cuenta de pronto que la embriaguez cede o está por disiparse, pregunta al viento, a las olas, a la estrella, a las aves, al reloj, a todo aquello que huye, a todo aquello que gime, todo lo que gira, lo que canta, lo que habla: pregunta a todos qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, las aves, el reloj, te responderán “¡Es hora de embriagarse! Para dejar de ser esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriágate! ¡Embriágate sin cesar! De vino, de poesía, de virtud… de lo que quieras.” 

 

También en Pijama Surf: El tiempo sin tiempo: una reflexión, a la luz de Baudelaire, sobre la eternidad consumista en que vivimos