*

X
Una paramédica pelirroja obsesionada por las experiencias cercanas a la muerte. Un químico empecinado por descubrir la sustancia psicoactiva más potente que se pueda concebir. Un gordo norteño, un enano desquiciado y un antihéroe a punto de morir por una sobredosis. Sinestesia, fieras psicotrópicas y expediciones cósmicas; épica de estados alterados, amistad y amor en los linderos de la ciencia

Extracto de la novela:

Existen dos tipos de personas: las que se conforman con lo que tienen y las que siempre quieren más. Yo pertenezco, sin duda alguna, al segundo grupo. Esa gastada frase “barril sin fondo” es quizás la manera más exacta de definir mi manera de vivir. Aunque, pensándolo bien, un barril carece de la capacidad de llenarse a sí mismo, yo, en cambio, me siento más como una aspiradora gigante que se devora todo lo que tiene enfrente. A veces pienso que mi existencia ha sido como un carrito de montaña rusa en caída perpetua; una especie de avalancha compulsiva de hedonismo y excesos; un salto en paracaídas en el que, hasta ahora, no parecía importarme si este se abriría o no. Sin embargo, inevitablemente se alcanza el punto donde la energía cinética se torna sobre sí misma. Todo lo que sube tiene que bajar, y al hacerlo se impactará con toda la fuerza con la que fue propulsado, pero en sentido inverso.

Ese punto crucial, ese momento en que la caída libre llega a su fin, ese instante preciso en que o se abre el paracaídas o terminas convirtiéndote en parte del terreno, yo lo alcancé hace poco. Si relato esto ahora es tan solo porque parece ser la manera más probable de saber, exactamente, qué fue lo que pasó. Cuando viajas a la velocidad de un tren bala te resulta imposible descifrar los acontecimientos conforme suceden; deslizándote de manera desenfrenada sobre los rieles tu presente prácticamente no existe, todo desaparece bajo tus pies apenas tiene lugar y un vago recuerdo es el único testigo de los rostros que desde la plataforma observaron tu acelerado paso por la estación. Lo cierto es que en algún lugar de la trepidante carrera perdí a mi acompañante. No sé cómo ni en qué momento, pero, cuando por fin me detuve a mirar, el ser más importante en mi vida ya no estaba a mi lado.

            Existen dos tipos de personas: las que repiten una y otra vez las mismas anécdotas y las que atienden a ellas con júbilo, aparentando escucharlas por primera vez. Yo acabo de ingresar al primer conjunto, pues probablemente sea el único modo de encontrar a ese sujeto que extravié y quizás, si aún es posible, recuperarlo. Necesito elaborar a posteriori el guión de nuestra historia, trazar los planos de construcción de la casa que ya se encuentra derrumbada. Acceder por medio del recuento de los sucesos cruciales a mi afectada memoria, con la esperanza de recobrar las claves que me permitan descifrar lo acontecido. O por lo menos, que me ayuden a congelar el tren en movimiento y, observándolo desde afuera, identificar el momento exacto en el que el vagón se descarriló.

            El problema es que cuando has llevado una vida como la mía, tu memoria está llena de hoyos. Y no me refiero a orificios metafóricos, sino completamente reales; ya que, debido a la cuantiosa farmacopea que he consumido, mi cerebro está literalmente perforado: las sinapsis rotas, los puentes destruidos; mis recuerdos desconectados entre sí, perdidos en un bosque de lagunas mentales. Dicen que todos tenemos un fondo y que, para poder salir, hay que alcanzarlo primero. Lo difícil del asunto radica en que yo llevo habitando en el mío mucho tiempo, y la verdad es que disfruto de ello. Me llamo Camilo Estrada; mis amigos me dicen “Cosmo” debido los cosmonautas y al vórtice mental, pero me estoy adelantando, antes de llegar a eso hay bastante qué contar, muchos recuerdos qué hilvanar. En este caso el orden de los factores sí altera el producto. Así que habrá que proceder paso por paso, punto por punto.

Existen dos tipos de personas: las que se drogan por recreación y las que lo hacen por todo lo demás. A mí en lo personal, esta distinción me tiene sin cuidado.

 

“Cabeza Ajena, de Andrés Cota Hiriart, se impone como una novela de aventuras y un relato científico. Es también la historia de una atracción inevitable y de un viaje íntimo y al mismo tiempo revelador. Cabeza Ajena es la prueba de que, como pensaba George Steiner, los seres humanos se relacionan y se definen en su afán inevitable de saber o conocer a toda costa.

     Un grupo de amigos experimenta consumiendo diversas sustancias a lo largo de un recorrido en el que la curiosidad y el conocimiento estrechan las relaciones y la amistad entre Camilo, Boris, Genaro y Valenzuela. La aparición de una mujer pelirroja, la gentil paramédica, Nina, es también el detonante sexual y amoroso que llevará a Camilo hacia una profunda auscultación de sí mismo. Nina se unirá al grupo y su presencia será determinante en la visión que los amigos poseen de la experiencia física y sicológica en el espacio de las regiones alteradas. Un final inesperado e insólito hace, además, que la lectura de esta novela nos lleve a la reflexión científica y al enigma literario”.

Te podría interesar:

TOP TEN - Lista de las 10 mejores películas del 2017

Arte

Por: Psicanzuelo - 12/24/2017

Este año la lista hace patente una búsqueda efervescente de los creadores de cine contemporáneo: la humanidad

 

 

Ha llegado esa hora del año, tan ansiada, que nos obliga a crear un orden jerárquico en la producción cinematográfica que se vio en México. Sin tomar en cuenta las series on demand de internet, con grandes títulos como “Mindhunter” (Fincher), “Twin Peaks” (Lynch) y “Dark” (Baran bo Odar) por mencionar algunas, nos embarcamos en crear una lista de recomendaciones.

Asimismo, esta lista es una oportunidad para encontrar patrones en común que nos digan algo de las intenciones y preocupaciones fílmicas del año y poder compararlas con otros años. Las películas de este año tienen un sentido emocional en común ya que en todas hay un descubrimiento personal del héroe-protagonista, después de sufrir pérdidas y dolores enormes, que lo hacen conectar con su lado más humano.

 

10) “Tu Nombre” (Makoto Shinkai) – Animación japonesa que indaga sobre la identidad personal en un mundo que nos lleva, cada día, a ser más parecidos los unos a los otros.Meticulosos dibujos clásicos, como solo los japoneses ejecutan, en combinación con avanzados métodos de animación contemporánea, ponen a prueba nuestros conceptos de tiempo, construyendo el drama sobre un ambicioso guión. El pasado y el presente se suceden impulsados por el futuro donde la localización geográfica impacta de manera importante en lo que sucede. Alguien que sueña a quien también lo sueña, más allá de exponer una duda ontológica, resulta en un encuentro instantáneo de esencias,un chispazo que permite poder entenderse y, sólo así nace al amor real y la manera de conectamos con él.

 

9) “T2: Trainspotting” (Danny Boyle) – “Yo, Daniel Blake” (Ken Loach) – El noveno sitio de esta lista esta ocupado por dos títulos. Ambos abordan cuestiones económicas en el sistema laboral del Reino Unido, ¿coincidencia?, probablemente. Se advierte al amable lector que debería ver la primera parte de “Traispotting”, para poder disfrutar de las mieles de lo que sucede en la segunda parte. Para el que la haya visto en esos caóticos tiempos noventeros, tendrá mayor sentido lo que trata de hacer Boyle tantos años después con la ayuda del mismo guionista John Hodge. En esta secuela, se compara el tiempo de la juventud desenfrenada con el de la madurez que nunca llega, por más de que pase el tiempo. Tantos conceptos abstractos aterrizan de maravilla en las nuevas representaciones de Renton y Begbie, ¿en qué se ha convertido la lucha contra el sistema de toda una generación? ¿En likes, en shares, en tránsito de Internet, en dinero encriptado? El uso de referencias al soundtrack original es sobresaliente: eterna tensión existencial, ¿hicimos lo que teníamos que haber hecho? ¿Había algo que teníamos que hacer? Lo más probable, con el dolor de mi corazón, es que no.

 

“Yo, Daniel Blake” es un trabajo maduro de uno de los grandes directores ingleses de todos los tiempos, Ken Loach. Siempre cerca del realismo social inglés, Loach construye todo sobre un magnífico protagonista, Daniel Blake, caracterizado por Dave Johns, un sujeto con problemas de salud y económicos tratando de encontrar ayuda en la asistencia social. Los problemas personales de Daniel nunca representan una razón para que no pueda ayudar a alguien con problemas más profundos de los que él tiene. Ambas películas son búsquedas de humanidad personal como único medio para gozar de algo de tranquilidad en la forma global de vivir.

 

8) “Amor Carnal” / “The Bad Batch” (Ana Lily Amirpour) – Amirpour no se conformó con su exitosa primer creación, “Una Chica Regresa Sola a Casa de Noche”, sino que se lanza a filmar una arriesgada película apocalíptica que describe, en varios niveles, lo que sucede en la administración actual del gobierno norteamericano. El uso de poderosos actores comerciales, que no se reconocen en pantalla, por medio de su humanidad, transforman todo el sentido de la filmación, brindando un placer extra a quien se siente a experimentarla sin checar el casting.

http://pijamasurf.com/2017/10/la_guera_pata_de_palo_reflexion_de_la_cinta_amor_carnalthe_bad_batch_ana_lily_amirpour,_2017/

 

7) “El Candidato” (Daniel Hendler, 2016) – Un hallazgo de película uruguaya en internet que trata tanto sobre la comunicación política como eje de la crisis de estado que se vive en toda América latina como sobre un agotado discurso que necesita la parte humana, ya que se pierde entre el plástico y los pixeles de gran calidad para las múltiples impresiones. ¿Cómo lidiar con la realidad nacional, por medio del simulacro, para enfrentar una realidad que resulta una simulación gracias a los nuevos modelos digitales al alcance de todo ciudadano? Una vez más, parece que la respuesta es otro atisbo de la humanidad que ocupa nuestros cuerpos antes que las ideas

 

6) “La Morgue” (André Øveredal) – Cinta de horror intimista entre padre e hijo de la mano de la muerte y dentro de la feminidad que los contiene. Una invitación a resolver lo femenino para los hombres y la masculinidad para las mujeres, antes de que se acabe el tiempo y tengamos que aprender del otro a la mala como se dice coloquialmente. Una película sumamente bien dirigida y con un agradable uso del detalle que nos conecta nuevamente a los viejos relatos de ultratumba de Allan Poe. ¿Qué es lo humano si no la comprensión de lo distinto? ¿Qué puede ser más horrible que nunca entender la contraparte de nuestra existencia?

;

http://pijamasurf.com/2017/05/los_lagos_subterraneos_en_su_mirada_cristalina_reflexion_de_la_cinta_la_morgue_andre_vredal,_2016/

 

5) “Animal Vertical” (Alain Guiraudie) – Una búsqueda existencial, por medio de metáforas dispares, que nos conecta con lo más salvaje de nuestra humanidad para poder llegar a lo que de verdad importa valorando lo que hay frente a nuestros ojos. Cine francés enigmático y sin concesiones que se agradece, en este tiempo lleno de ideas sobre-masticadas, expuestas por superhéroes que nunca han estado tan alejados de lo que constituye a un ser humano.

 

4) “Vuelven” (Issa López) – Equilibrada película mexicana que habla de la verdad nacional como muchas películas otras no pueden. Una cinta que puede hacernos despertar de un sueño para sumergirnos en otro tipo de sueño en un abrir y cerrar de ojos. Llama la atención como López flota en la materia prima de lo que en realidad construye las películas, lo onírico.

http://pijamasurf.com/2017/11/todos_tus_muertos_reflexion_sobre_vuelven_issa_lopez,_2017/

 

3) “Elle” (Paul Verhoeven) – Verhoeven es un director genial que sufrió una fuerte decadencia durante sus últimos días en Hollywood y que, desde entonces, ha pesado mucho en sus creaciones hasta ahora. De la mano de Michelle Leblanc (Isabelle Huppert), nos entrega una pieza femenina de combate interno sobre temas que son tratados de una manera sumamente impersonal por las instituciones. Más allá de la guerra de sexos, es lo salvaje que sigue presente en nuestro comportamiento que permea todas nuestras actividades y que deshumanizados seguimos sin querer contemplar.

http://pijamasurf.com/2017/02/ojos_de_gato_una_reflexion_de_la_cinta_elle_paul_verhoeven,_2016/

 

2) “Fantasmas del Pasado” (Olivier Assayas) – Kristen Stewart ha resultado una revelación bajo la delicada dirección de Assayas. Juntos se han vuelto todo un dúo dinámico en busca de escenas originales que se enlazan en secuencias cargadas de humanidad que logran trascender la pantalla. La metafísica en el cine es así, tan cotidiana como en la realidad misma y, la base de esa iluminación eterna, se construye en los momentos en que los gestos de Stewart habitan los espacios como fantasmas.

http://pijamasurf.com/2017/03/vestirse_con_la_memoria_de_los_muertos_fantasmas_del_pasado_olivier_assayas,_2016/

 

1) “Manchester Junto al Mar” (Kenneth Lonergan) – El número uno de la lista abrió la siguiente pregunta desde su estreno: ¿será la mejor película del 2017? Resulta que sí y me da alegría. El cine como vehículo de las emociones más humanas y las tragedias cotidianas que acechan a cada instante, sólo hacen que brote la luz universal: el amor. “Manchester Junto al Mar” es la gran película americana que extrañábamos desde hace décadas y que recuerda a algunos clásicos americanos como los de Capra o Hawks, si bien es entrañablemente original y dolorosa como la vida misma.

http://pijamasurf.com/2017/03/la_sucesion_de_la_nostalgia_manchester_junto_al_mar_kenneth_lonergan,_2016/