*

X

Tren adelanta su salida 20 segundos; compañía se disculpa con sus usuarios… Sólo en Japón

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/19/2017

En Japón, la puntualidad se toma en serio.

La cultura japonesa tiene fama de ser especialmente celosa de sus formas sociales, en especial aquellas que atañen a la esfera de lo público y, dentro de ésta, al respeto de las normas de convivencia con los otros. La puntualidad, por ejemplo.

Este fenómeno encontró una expresión que roza con lo increíble hace unos días, cuando una compañía ferroviaria del país nipón se disculpó con sus usuarios, luego de que uno de los trenes adelantara su salida programada en 20 segundos.

Los hechos ocurrieron en la estación Minami Nagareyama, situada en la prefectura de Chiba y que se considera parte del “Área del Gran Tokio”, la zona urbana con mayor población en el mundo formada en torno a la capital del país. 

El tren en cuestión pertenecía a la línea Tsukuba Express y estaba programado para salir a las 09:44:40, pero por alguna razón no aclarada partió a las 09:44:20. Sí: tan sólo 20 segundos de diferencia.

Sin embargo, dicho “cambio” fue suficiente para que la compañía se disculpara públicamente con sus usuarios, asegurando en un comunicado que. “lamentaban profundamente las molestias ocasionadas” por dicho adelanto imprevisto.

En cualquier otro país el “incidente” hubiera pasado desapercibido, pero no en Japón, donde sin duda se vive de otra manera la puntualidad y la idea de cumplir con un servicio.

 

También en Pijama Surf: Este sencillo truco remediará tu impuntualidad para siempre

Esta fórmula puede predecir con 90% de efectividad si tu relación de pareja fracasará o no

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/19/2017

La razón 5:1 que hace que el amor dure, según la investigación del doctor John Gottman

El doctor John Gottman, uno de los principales expertos en el mundo en relaciones de pareja, realizó en los años 70 un experimento junto con Robert Levenson. Los investigadores le pidieron a un grupo de parejas que resolvieran un conflicto en su relación en 15 minutos y observaron cómo lo hacían. Al ver las grabaciones 9 años después pudieron predecir cuáles de estas parejas seguían juntas y cuáles se habían separado, con un 90% de efectividad.

Lo que descubrieron es que debe haber una proporción entre las interacciones negativas y positivas durante un conflicto. Esto es algo así como la razón o proporción que hace que el amor dure. La proporción es de 5 a 1, lo cual significa que por cada interacción negativa un matrimonio o una relación seria de pareja debe haber cinco o más interacciones positivas. "Cuando una pareja en un matrimonio feliz trata algo importante, puede ser que estén discutiendo, pero también ríen y juegan, y estas son las señales del afecto porque han construido conexiones emocionales", explica el doctor Gottman. 

Por el contrario, una pareja infeliz no tiene el hábito de poder llenar las discusiones y ciertas interacciones negativas inevitables (pues el conflicto es inevitable) con interacciones positivas que recuerdan el afecto que yace en el fondo. Cuando una pareja en un conflicto tiende a una proporción de 1 a 1, esto es un indicador de un próximo divorcio.   

Una interacción negativa en un conflicto es aquella situación en la que una persona se vuelve demasiado crítica, se pone a la defensiva, deja de tener empatía emocional y, por supuesto, cosas más evidentes, como insultar y demás. Ya que estas interacciones negativas tienen mucho poder emocional, se necesitan cinco interacciones positivas para neutralizarlas. El doctor Gottman precisa, por otro lado, que "el enojo sólo tiene efectos negativos en un matrimonio si es expresado con crítica o resentimiento, o si es defensivo".

El doctor Gottman aconseja tener en mente esto y tratar de incluir en las discusiones momentos para hacerle ver a tu pareja que aceptas su postura, decir alguna broma que no falte al respeto, empatizar, mostrar tu afecto, disculparte y buscar oportunidades de llegar a acuerdos. Esto permitirá que las interacciones positivas sean siempre superiores a las negativas, generando un soporte de positividad que permita preservar aquella relación, a la cual se le da un verdadero valor.