*

X

¿Somos ratas persiguiendo la felicidad? Este cortometraje te hará reflexionar al respecto (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2017

En tan sólo 4 minutos, este cortometraje animado es capaz de detonar una reflexión poderosa sobre todos los recursos que invertimos en perseguir la idea de vivir felices

Con eficiencia y creatividad, el ilustrador Steve Cutts ha realizado este cortometraje animado que ahora presentamos, el cual, en tan sólo 4 minutos, es capaz de detonar una reflexión profunda sobre el estilo de vida que muchos de nosotros llevamos en función de un propósito tan ambiguo como, aparentemente, deseable: la felicidad.

El trabajo de animación, por otro lado, es impecable en todos sentidos, pues además de la técnica al mismo tiempo esmerada y en apariencia simple, el cortometraje está lleno de alusiones ingeniosas al mundo en que vivimos: ese laberinto infinito de obligaciones, expectativas y consumo imparable, la cultura pop y sus promesas de felicidad instantánea, en suma, el desenfreno de esta carrera frenética en la que parece que nos metimos voluntariamente porque creemos que al final encontraremos la felicidad.

¿Pero de verdad es así? ¿Y si la felicidad no existiera? ¿Y si quizá sea mejor, para nuestra propia vida, aceptar que la felicidad no existe y preguntarnos, en ese punto, qué hacer entonces con todo lo que invertimos en “buscarla”?

 

También en Pijama Surf: Una lección de los estoicos: pensar “positivamente” nunca te llevará al éxito

Te podría interesar:

Estos son los rasgos de personalidad de las personas incultas, según psicólogos

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2017

En términos de psicopatología y psicología, la ausencia de cultura general deja entrever rasgos de personalidad que pueden provocar serios problemas sociales

Mientras que algunos dicen que la ignorancia se traduce en felicidad, otros aseguran que la cultura y el conocimiento son lo que se relaciona con la libertad, justicia y equidad. Dentro del modus vivendi en Occidente, es curioso que los países con un gran índice de lectura y educación académica posean un alto grado de justicia legal, seguridad social y potencia económica, y aquellos con bajos índices, resienten lo contrario en términos legales, sociales y económico-financieros.

En términos de psicopatología y psicología, la ausencia de cultura general deja entrever rasgos de personalidad que, llevados hacia la intolerancia y la rabia, pueden provocar serios problemas sociales –por ejemplo, estereotipos, discriminación, inseguridad, etc. Algunos de estos rasgos son los siguientes:

– Predomina un concepto mercantilista en su modus vivendi

El conocimiento sólo posee un valor si trae consigo un beneficio monetario o social, de modo que la educación se convierte tan sólo en un medio para ganar dinero y no en un proceso de enriquecimiento para promover un cambio intra e interpersonal. Como consecuencia, desprecian las áreas asociadas con la pérdida del tiempo y de dinero –las bellas artes, como ejemplo más directo.

– Suelen burlarse de la curiosidad de los que buscan una respuesta en la cultura

Ante la incompatibilidad de premisas, las personas incultas suelen criticar y burlarse de aquellas que invierten tiempo en lecturas, carreras universitarias enfocadas en el arte (filosofía y letras, actuación, danza, fotografía, etc.), presentaciones culturales, en el conocimiento de palabras técnicas o específicas, el descubrimiento de otras culturas e incluso en un aspecto físico que exalte las creencias personales, entre otros.

– No tienen iniciativa para el cambio social (e incluso, en ocasiones, provocan un estancamiento frente a las evoluciones)

Son personas que pretenden aprender y hacer lo justo y necesario que se les exige, imposibilitando en ocasiones el desarrollo de nuevos patrones, ideas o creencias para un bienestar global. Inclusive hay ocasiones en que hacen uso de la violencia verbal, psicológica o física para reducir la posibilidad del cambio.

– Se frustran y se enfadan si son corregidas

En muchas ocasiones las personas con conocimientos culturales limitados llegan a interpretar las correcciones como ataques de los demás. Es decir que al experimentar la disonancia cognitiva, sintiéndose humillados o burlados, reaccionan mediante el uso de la frustración o la violencia.

– Caen fácilmente en creencias estereotipadas

La ignorancia facilita el establecimiento de los estereotipos, impidiendo el nacimiento de nuevas conexiones neuronales y, por lo tanto, de la expansión del conocimiento, la empatía y la trascendencia.