*

X

¿Somos ratas persiguiendo la felicidad? Este cortometraje te hará reflexionar al respecto (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2017

En tan sólo 4 minutos, este cortometraje animado es capaz de detonar una reflexión poderosa sobre todos los recursos que invertimos en perseguir la idea de vivir felices

Con eficiencia y creatividad, el ilustrador Steve Cutts ha realizado este cortometraje animado que ahora presentamos, el cual, en tan sólo 4 minutos, es capaz de detonar una reflexión profunda sobre el estilo de vida que muchos de nosotros llevamos en función de un propósito tan ambiguo como, aparentemente, deseable: la felicidad.

El trabajo de animación, por otro lado, es impecable en todos sentidos, pues además de la técnica al mismo tiempo esmerada y en apariencia simple, el cortometraje está lleno de alusiones ingeniosas al mundo en que vivimos: ese laberinto infinito de obligaciones, expectativas y consumo imparable, la cultura pop y sus promesas de felicidad instantánea, en suma, el desenfreno de esta carrera frenética en la que parece que nos metimos voluntariamente porque creemos que al final encontraremos la felicidad.

¿Pero de verdad es así? ¿Y si la felicidad no existiera? ¿Y si quizá sea mejor, para nuestra propia vida, aceptar que la felicidad no existe y preguntarnos, en ese punto, qué hacer entonces con todo lo que invertimos en “buscarla”?

 

También en Pijama Surf: Una lección de los estoicos: pensar “positivamente” nunca te llevará al éxito

Te podría interesar:

La iglesia luterana de Suecia dejará de referirse a Dios como “Él” o “Señor”

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2017

¿El lenguaje inclusivo llega a la iglesia luterana de Suecia?

En estos tiempos en que la noción de género y el dominio histórico del hombre sobre la mujer parecen haber entrado de lleno en las discusiones públicas, la iglesia luterana de Suecia tomó la decisión de abandonar el uso del pronombre masculino para referirse a Dios, una medida que además de las resonancias contemporáneas que puede tener con otros fenómenos, se inscribe en un proceso de reforma que la institución eclesiástica puso en marcha desde hace 31 años.

La confesión luterana es la más popular del país escandinavo, con poco más de 6 millones de personas bautizadas en su fe, de los 10 millones que lo habitan. Además, actualmente es dirigido por una mujer, la arzobispo (¿arzobispa?) Antje Jackelén, característica que quizá sea inédita en la historia no sólo de la iglesia luterana sino en general de todas las religiones, que prácticamente desde la Antigüedad y salvo por ciertos cultos, han estado encabezadas por hombres.

En medio del uso cada vez más frecuente del llamado “lenguaje inclusivo” –que, como su nombre indica, busca llevar al nivel del habla cotidiana la equidad de los géneros–, la medida se justificó también en un marco teológico, pues según declaró Jackelén al diario inglés The Guardian, “Dios está más allá de las determinaciones de género”.

Sea como fuere, la decisión también nos recuerda que las religiones, como las sociedades, fueron durante muchos años matriarcales –de ahí la existencia de deidades femeninas y cultos a la fertilidad– y que, por ello mismo, no es cierto que el mundo como lo conocemos sea o haya sido el único posible. Hasta la idea de Dios es susceptible de modificación.