*

X

Espíritus japoneses que residen en el baño: peculiares y pavorosos espectros

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 11/27/2017

En su libro 'The Book of Yôkai: Mysterious Creatures of Japanese Folklore', Michael Dylan explica cómo "el baño es un espacio liminal en donde existe una conexión entre lo normal y un reino totalmente diferente, como si fuese una alcantarilla"

Como cualquier leyenda urbana de las escuelas, la presencia de fantasmas que recorren los pasillos y los baños de las niñas es inevitable en los juegos infantiles. Sin embargo, en Japón, los fantasmas forman parte del folclor y la cultura típica de la región. En especial los fantasmas relacionados con los baños.

En su libro The Book of Yôkai: Mysterious Creatures of Japanese Folklore, Michael Dylan explica cómo "el baño es un espacio algo inusual en un hogar o escuela o en cualquier sitio [...] un espacio liminal en donde existe una conexión entre lo normal, el mundo de la cotidianidad y un reino totalmente diferente, como si fuese una alcantarilla". Un ejemplo de estos fantasmas o espíritus japoneses asociados directamente con los baños es Toire no Hanako-san o Hanako del baño.

Como todas las leyendas urbanas de fantasmas, los detalles del origen de Hanako varía según las zonas en que se alcanza a ver. Hay quienes dicen que de trata del espíritu de una joven que murió en la segunda guerra mundial y ahora se encarga de cazar en los baños. Lleva un antiguo uniforme rojo y un corte de cabello estilo bob, y puede ser invocada yendo al baño del tercer piso, tocando tres veces en la tercera puerta y diciendo: "¿Estás ahí Hanako-san?" Ella podrá responder "Sí, aquí estoy", y una mano aparecerá. Y si en ese momento alguien más entrara al baño, todos podrían ser devorados por un cocodrilo de tres cabezas.

Hanako se ha convertido incluso en una estrella tanto de la televisión como de series de anime, y desde la década de los 90 formó parte de la cultura popular que se transmite desde el folclor. Otro ejemplo es Kashima Reiko, otro espíritu de una joven que asusta en los baños de Japón. Es considerada otra leyenda urbana, en la que se cuenta cómo Reiko murió al perder las piernas en un accidente de tren y ahora recorre los baños preguntando a sus visitantes: "¿En dónde están mis piernas?". Se dice que la respuesta correcta es "En el tren Meishin" para evitar una muerte rotunda, o de lo contrario ella te arrancará las piernas.

Esta última leyenda urbana es una variación de otra historia de terror japonesa conocida como Teke-Teke, la cual también cuenta la historia de una joven que un tren cortó a la mitad. En esta versión se dice que el fantasma aparecerá durante el primer mes en que se conoce su historia. De hecho, para Foster, existe una similitud entre esta leyenda urbana y la historia de El aro, en donde el aspecto liminal resulta en los objetos cotidianos que conectan a ese otro mundo de los espíritus. Esta situación es, de hecho, característica del folclor trágico japonés. Un último ejemplo es el de Aka Manto, o Capucha roja.

También se le conoce como Aoi Manto, que quiere decir Capucha azul, o Akai-Kami-Aoi-Kami -Papel rojo, papel azul-. Este espíritu moderno se presenta con una capa y una máscara que oculta un rostro embellecedor. Se dice que, normalmente, aparece al final del pasillo del baño preguntando a su interlocutor si prefiere la capa roja o la capa azul. En caso de que la persona responda "capa roja", el espíritu la desollará; y sí responde "capa azul", el espíritu la asfixiará. La única manera de escapar de Aka Manto es rechazar su oferta por completo. Sin embargo, para Foster, estos personajes sanguinariamente asesinados no son los únicos espíritus relacionados con los baños. También están los entes mitológicos cuyos lugares favoritos resultan los baños hogareños. Entre ellos se encuentra Kappa, una criatura que generalmente acosa a las mujeres cuando éstas se hallan cerca del agua. Así como Akaname, un espíritu goblinesco que posee una protuberante lengua con la que se come la suciedad de las tinas de baño y se siente atraído por los movimientos intestinales.

Los espíritus japoneses que residen en los baños son seres que nos recuerdan la vulnerabilidad de la desnudez en sitios para la higiene personal. Por ello, según la costumbre del lugar, el baño es solo un sitio en el que no se debería pertenecer más tiempo del necesario...

Te podría interesar:

Viajar en el tiempo es técnicamente posible (y te decimos por qué)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/27/2017

Astrofísico explica por que es posible (y además podríamos estar cerca de) viajar en el tiempo

Hay fantasías que han acompañado milenariamente al ser humano. Viajar en el tiempo es una de ellas. La posibilidad de poder retroceder en el tiempo, ya sea para alterar nuestro presente o simplemente para vivir épocas remotas o situaciones históricas, es absolutamente seductora. Sin embargo, y aunque hay quienes aseguran que ya se ha logrado, al menos probadamente no hemos sido capaces de cabalgar sobre del tiempo y alterar experiencialmente su linealidad. 

Pero la limitación científica para lograrlo, hasta ahora, no significa que no sea posible. De hecho, viajar en el tiempo, al menos según Ethan Siegel, astrofísico del Lewis and Clark College, no rompe ninguna de las leyes de la física teórica.

De acuerdo con este estudioso, viajar en el tiempo depende de que una fluctuación cuántica de energía positiva y una negativa se conecten, y entonces podríamos crear un "agujero de gusano" o túnel del tiempo. Para lograr esta conexión primero tendríamos que encontrar la energía negativa, la cual si bien no se ha descubierto aún, todo indica que existe y está ahí, intercalada con el resto de ingredientes de nuestra realidad física (nos referimos a la subatómica).

Si esta masa/energía/materia negativa existe, entonces crear tanto un agujero negro supermasivo como su contraparte negativa, y luego conectarlos, habilitaría un agujero de gusano atravesable. Todo esto es genial para viajar instantáneamente a través del espacio. 

En cuanto a viajar en el tiempo, aquí es donde entraría la relatividad. Cuando viajas a una velocidad cercana a la de la luz experimentas un fenómeno conocido como dilatación temporal, o descabellar tu movimiento en el tiempo. Por ejemplo, lográndolo, podrías hacer un viaje de un par de años y, a tu regreso, constatar que aquí en la Tierra transcurrieron en realidad 70 años. Con un agujero de gusano, podrías jugar con esta relación o incluso invertirla: atravesarlo, transitar durante 40 años y regresar a la Tierra habiendo transcurrido sólo 1.       

En pocas palabras, según Siegel, ya tenemos casi todos los ingredientes disponibles para crear ese vehículo transtemporal que muchos hemos deseado. La pregunta es: ¿cuándo terminaremos de reunir los insumos y, sobre todo, estaremos dispuestos a dar el gran paso?

 

Más info (ENG) aquí