*

X

Descubre cómo se puede morir de soledad

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2017

Ya sea que estés rodeado de gente y te sientas solo, o te aísles porque prefieras estar en soledad, el efecto sobre la longevidad se verá reflejado en ambos escenarios.

Desde el nacimiento hasta la muerte, el ser humano necesita de los cuidados y mimos de otras personas pues son maneras de regularse ante el miedo, tristeza o angustia. Las caricias, palabras de ánimo o platillos caseros, son acciones que suelen brindar bienestar, cobijo, un sentido de conexión, apapacho y amor. Desgraciadamente en los últimos años, ante la invasión desenfrenada  de la tecnología, todas estas acciones se transformaron en movimientos dactilares sobre un gadget electrónico, en dividir la atención entre el teléfono y escuchar las peripecias de un niño, en pasar las tardes frente a un videojuego en vez de salir a interactuar con los vecinos, etcétera. Es decir que la contención física de los vínculos, aquella que brindaba múltiples herramientas psicoemocionales, involucionó a una contención tecnológica de graves consecuencias.

Esta situación, de acuerdo con los psicólogos expertos en el apego infantil, ha desencadenado una ola de sensación de soledad en las nuevas generaciones. Se trata de una epidemia que amenaza con la longevidad –incluso más que la obesidad por sedentarismo, fumar 15 cigarrillos al día o sufrir de alcoholismo–, que según Julianne Holt-Lunstad y Tim Smith, de Brigham Young University, está afectando principalmente a la población de jóvenes: “El efecto es comparable con la obesidad, algo que la salud pública toma con delicadeza. Necesitamos empezar a hablar más seriamente sobre nuestras relaciones sociales.”

Ya sea que estés rodeado de gente y te sientas solo, o te aísles porque prefieras estar en soledad, el efecto sobre la longevidad se verá reflejado en ambos escenarios. La data recogida por Holt-Lundstad y Smith en una muestra de 3 millones de personas, demostró que “aunque las personas mayores tienden a estar más solas y a enfrentar un mayor riesgo de mortalidad, la soledad y el aislamiento social predicen una muerte prematura entre personas más jóvenes de los 65 años.” En otras palabras, “con el aumento de sensación de soledad, podemos predecir una posible epidemia de soledad en el futuro.”

A lo largo de la investigación de Holt-Lundstad y Smith, en donde lograron controlar variables como el estatus socioeconómico, edad, género y condiciones preexistentes de salud, se encontró que la ausencia o presencia de una red de apoyo social tenía un impacto en la salud. Es decir que una persona posee una mejor salud si cuenta con vínculos afectivos, de lo contrario, sin una red de apoyo, aumenta el riesgo a la salud. Esto se debe principalmente a que el ser humano es un ente social que requiere de vínculos para su supervivencia tanto física como psíquica.

Si bien el uso de redes sociales y apps de citas aparentemente ha promovido la interacción entre personas, la realidad es que ha provocado el aislamiento psicosocial de las civilizaciones actuales. Por lo que la integración plenamente consciente de los vínculos afectivos –ya sean familiares o amicales– a nuestra cotidianidad, podría ser la responsable tanto de la salud tanto de uno como de las siguientes generaciones.

Te podría interesar:

Calculan que el 60% de los hombres de Occidente serán infértiles para 2060

Salud

Por: pijamaSurf - 11/15/2017

Aunque parezca una profecía distante, al parecer la infertilidad podría convertirse pronto en una amenaza fáctica

Por si no fuesen suficientes los potenciales escenarios distópicos que nos esperan, incluidas epidemias, falta de recursos naturales vitales o apocalípticas oligarquías, de acuerdo con un estudio reciente, es probable que pronto la infertilidad sea una condición mayoritaria entre los hombres.

El pronóstico anterior resulta de un cálculo que considera el conteo de esperma producido por un hombre promedio, en Occidente (Europa, Norteamérica y Australia), durante las últimas 4 décadas; la cantidad, por cierto, se ha reducido a la mitad. Lo anterior, curiosamente, no ocurre en África, Asia ni Sudamérica. 

De mantenerse esta tendencia, según advierte el profesor de medicina reproductiva de la Universidad de Dundee, Chris Barrat, para el año 2060 la mitad de los hombres occidentales no será capaz de producir la suficiente cantidad de espermatozoides para alcanzar la fertilidad –aunque otros estudiosos cuestionan tal conclusión, aludiendo a que la cantidad de espermas producidos no es necesariamente proporcional al nivel de fertilidad.

En todo caso, Barrat insiste: "Si la información del conteo de espera es extrapolada a su conclusión lógica, entonces los hombres tendrán poca o nula capacidad reproductiva a partir de 2060".

El punto importante aquí, independientemente de si seremos o no fértiles (lo que, al parecer, sigue siendo una especulación en ambos sentidos), quizá sea entender qué es lo que ha causado esta disminución sistemática en la producción de espermas entre los hombres. Y la respuesta apunta sobre todo a facetas como la alimentación (asociada a la falta de ciertos nutrientes esenciales y al cada vez más común sobrepeso), así como al contacto con partículas contaminantes, no sólo atmosféricas sino también presentes en muchos de los artículos de uso cotidiano (por ejemplo, la ropa de material sintético, productos de limpieza y aseo, etcétera).

Definitivamente, algo no está bien en nuestros hábitos...