*

X
Pétalos azules secretos para seducir abejas, un majestuoso truco de la naturaleza

El mundo de la polinización es tan delicioso como sutil. Un nuevo estudio encontró que las flores dicen "hola" a las abejas creando un halo azul, lo cual llama su atención, ya que a las abejas -como a los poetas- les encanta el azul.

Las flores azules son pocas, pues los pigmentos naturales difícilmente alcanzan este color (salvo en algunas excepciones, como las amapolas azules de los Himalayas, las cuales utilizan metales en sus pigmentos, que hacen más alcalinos sus pétalos). Incluso los intentos de ingeniería genética de crear rosas azules han sido problemáticos. Sin embargo, muchas flores logran el azul a través de una especie de ilusión óptica. Se trata de halos azules secretos. Éstos son anillos en las bases de los pétalos, que generalmente son invisibles al ojo humano pero no a los ojos de las abejas, los cuales son más sensibles a las longitudes de onda azules. Este azul se convierte en una señal de que la flor tiene néctar para posibles polinizadores.

Las flores crean esta azul ilusión cuando la luz solar hace contacto con los pequeños pliegues de la superficie de sus pétalos. Esto pliegues alteran cómo la luz rebota y esto afecta el color que es visto. Así se fabrican estos momentáneos halos seductores. Muchos tulipanes, peonias y margaritas, entre otras flores, emplean este arte de seducción. 

En el estudio mencionado se descubrió, utilizando flores artificiales, que las abejas son capaces de ver estos halos. Sin duda, se trata de un bellísimo artificio de la naturaleza, el falso pero fértil azul que produce el envolver la luz.

Te podría interesar:

Raro huracán en Europa deja un Sol rojo y cielos apocalípticos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/03/2017

La tempestad de Ofelia: cielos rojos de tonos apocalípticos llegan a las islas británicas

El huracán Ofelia, que aterrizó en Irlanda este 16 de octubre, ha provocado la muerte de dos personas y generado cielos rojos sobre el Reino Unido. Ofelia hizo contacto con los condados de Cork y Kerry con vientos de más de 190km por hora. Técnicamente no es considerado un huracán porque no se formó en aguas tropicales (pero no tenemos un nombre para describir este tipo de tormentas en las costas del norte de Europa). El tamaño de Ofelia es superior al de la isla de Irlanda y se considera la tormenta más poderosa desde Debbie, ocurrida en 1961.

Lo rojo en la atmósfera fue causado por los remanentes de Ofelia que llevaron aire tropical y polvo del Sahara, aunado a polvo y cenizas de los fuegos forestales de Portugal y España. El polvo hace que se difuminen las ondas cortas de luz azul y que resalten las ondas largas de la luz roja. Diversos usuarios de redes sociales compartieron imágenes de los tonos rojizos en Inglaterra.