*

X

La pornografía: ¿educador sexual o manipulador de información?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 10/03/2017

"La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet"

La pornografía se ha convertido no sólo en una alternativa erótica para adultos, sino también en un educador sexual para muchos jóvenes. Gracias a esto, la incidencia de accidentes e infecciones relacionados con prácticas sexuales cargadas de ignorancia ha aumentado en hospitales y centros de salud. Por ejemplo, muchas mujeres y hombres entran por Urgencias al haberse introducido, sin tener información ni conocimiento adecuado, bolas chinas de manera dolorosa y errónea.

Sin embargo, el consumo –no informado, no regulado, no consciente– de la pornografía puede alcanzar niveles muy profundos en el inconsciente y los procesos neurológicos. Al ver una escena erótica en donde al simple tacto del dedo sobre el brazo, la mujer gime de placer, un chico o una chica puede considerar que esa es la conducta normal y esperada durante el acto sexual: no obstante, no hay conciencia de que la excitación requiere de un proceso que va desde la estimulación de las zonas erógenas –labios, cuello, pezones, piernas, vulva, pene…– hasta la plena atención en las sensaciones durante el acto.

Y conforme el consumo inconsciente del porno se va regularizando, los niveles de adrenalina generados se van asimilando en el sistema nervioso central del cerebro. Es decir, el sistema nervioso normaliza el acto sexual resultando en un mayor deseo y consumo, por lo que el efecto final es similar al de una droga. Aunque esto es una reacción neurológica normal ante los niveles de adrenalina, surge el problema cuando en el video se evidencian conductas agresivas pues se aprehenden, se replican y se vuelven adictivas. Por lo tanto, no nos queda más que preguntarnos: ¿cuáles son las consecuencias de estas imágenes en nuestros cerebros, mentes, corazones y sociedades?

En palabras de Andrew Brown, columnista de The Guardian, el problema de la pornografía radica no en los actos, sino en las actitudes. Para él, si en la adultez no se entiende bien el concepto de consenso (la aceptación consciente), ¿cómo es que podrán entenderlo chicos de 15 años que se ven presionados socialmente y no comprenden racionalmente lo que están viendo a través de la pantalla?

Brown dice:

La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet. No se trata tan sólo de sexo. Las fantasías de control, dominación y gratificación inmediata son ahora los ideales en la transacción comercial. Son lo que cada publicidad promete. […] Como el porno, se alimenta de un apetito que no puede ser saciado, uno que sólo crece con los fantasmas que nosotros alimentamos. Es por esta razón que la idea de fantasía puede ser altamente peligrosa para la comodidad de las personas solitarias. Ya sea una frustración sexual o política, la fantasía pornográfica ofrece una satisfacción que no puede disfrutarse en la vida real; sin embargo, la vida real no puede sustituirse por completo.

Con esto no se quiere satanizar el consumo de la pornografía, sino conscientizarlo para convertirlo en una herramienta útil para una salud sexual segura y plena. Para ello es importante darse cuenta de las actitudes agresivas, misóginas e incluso raciales que se normalizan a través de la cámara y a lo largo del acto sexual.

Te podría interesar:

Obligar a las mujeres a tener hijos es una forma de esclavitud: Margaret Atwood

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/03/2017

Luego del éxito de la serie "The Handmaid's Tale", basada en la obra homónima de Margaret Atwood, la escritora se pronunció sobre el aborto

En los últimos días el nombre de Margaret Atwood ha recobrado celebridad por el éxito que cosechó la serie The Handmaid's Tale en la entrega más reciente de los premios Emmy. La relación entre dicha producción y la escritora canadiense es que la obra original es de Atwood, quien la publicó en 1985 y ya entonces tuvo buena recepción, pues además de recibir dos premios importantes y ser nominada en otros como el Booker Prize, fue adaptada para el cine en 1990.

Atwood se presentó el sábado pasado en Nueva York tanto por esta nueva relevancia de su obra como a propósito de una ley que está discutiéndose en Texas (Senate Bill 8), la cual propone imponer restricciones y penas severas a procedimientos de aborto que hasta ahora son legales, incluso cuando se trata de casos en que abortar es una medida necesaria para conservar la vida o la salud de una mujer.

Entre otras afirmaciones, la escritora sostuvo que aún espera una ley en la que si una mujer es obligada a tener un hijo que no puede sostener, esa entidad que la obliga también pague por todo el proceso. Dijo:

Ellos deberían pagar por el cuidado prenatal de una mujer. Deberían pagar por el que de, de otro modo, es un parto muy costoso; deberían pagar la seguridad médica y por mantener a estos niños después de nacidos. Al parecer la preocupación de estas personas llega hasta ahí. Una vez que ocurre el primer aliento, estás por tu cuenta. Y realmente es una forma de esclavitud obligar a las mujeres a tener hijos que no pueden tener y decirles después que deben criarlos.

The Handmaid's Tale, que en español se ha traducido como El cuento de la criada (Salamandra), cuenta la historia de una sociedad distópica en la que las mujeres han perdido casi todos sus derechos y, además, aquellas que están en condiciones de procrear son esclavizadas. La adaptación en forma de serie se transmite por el servicio Hulu.