*

X

Google Pixel Buds: los posiblemente revolucionarios audífonos que traducen 40 idiomas en tiempo real

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 10/04/2017

Google ha develado unos audífonos capaces de traducir 40 idiomas en tiempo real, celebrados como revolucionarios

Los eventos de tecnología donde se anuncian nuevos productos suelen estar cargados de autolisonja y marketing, estratégicamente planeados para reemplazar un producto viejo con uno nuevo, sin que realmente el nuevo presente alguna mejora o alguna función relevante, pero suficientemente bien presentados para hacer que los consumidores busquen adquirir el nuevo gadget -no porque lo necesitan realmente, sino porque les da estatus y demás. En este caso raro, Google ha anunciado un producto que parece ser realmente relevante y ha generado cierta excitación -aunque no sin exageración, como en el caso del sitio Engadget, que se atreve a decir que los Google Pixel Buds cambiaran la comunicación global para siempre.

Google ha develado sus audífonos Pixel Buds que competirán con los Air Buds de Apple, con la función adicional importante de que pueden traducir unos 40 idiomas en tiempo real, acaso con menos de 1 segundo de retraso con una buena conexión. Los audífonos son wireless, funcionan vinculados al nuevo teléfono de Google, Pixel 2, y además cuentan con una interfaz para activar Google Asisstant, el asistente virtual que responde tus dudas y preguntas accediendo a los mares de data de Google en tiempo real también. En otras palabras este aparato es ideal para presentarse en una reunión con personas de otros países y poder parecer más inteligente de lo que uno es -más allá de que esto sea bueno o malo, es sin duda una ventaja para las relaciones globales.

El traductor de los Pixel Buds funciona avisándole con un comando de voz estilo "quiero aprender japonés" e inmediatamente traduce todo lo que dices en tu idioma al japonés (o a cualquiera de sus 40 idiomas). O, en una conversación, captura el audio y lo va repitiendo en tu idioma en tiempo real. Sin duda, esto es algo sumamente útil para personas que viajan mucho o hacen negocios internacionales. Hasta hace poco esta tecnología hubiera sido simplemente molesta, pero los avances de traducción de Google Translate han llegado a un punto en el que, sin ser perfectos, ya son bastante relevantes para tener una buena comprensión. Y, teniendo en cuenta, todo lo que Google está invirtiendo en machine learning, esto debe seguir mejorando.

Estadísticas de búsquedas en línea muestran que muchos hombres se sienten atraídos sexualmente por mujeres que tienen sobrepeso y probablemente no las buscan porque se sienten socialmente avergonzados

Las personas mienten para ser más deseables y para conformarse a ciertos estándares sociales que creen que son importantes. En diversos etudios de los años 50 se notó que cuando se recopilan datos en sondeos sobre cosas como si se dona dinero a caridad, si se sale a votar o si se tiene una tarjeta de biblioteca, las personas suelen exagerar notoriamente en favor de aquello que creen deseable. Cuando se compararon los datos oficiales registrados se descubrió que la gente dona menos, lee menos y vota menos de lo que dice. Hoy en día, los científicos saben que cuando un sondeo se hace de manera personal hay menor probabilidad de que las personas digan la verdad, cuando es por teléfono esto aumenta y cuando es por Internet sube más, pero incluso en Internet, cuando hay cierto anonimato, la gente suele exagerar. A esto se le conoce como "sesgo de deseabilidad social".

Hoy en día esto sigue siendo un problema cuando se realizan reportes, por ejemplo, en los que los individuos se autoevalúan. Y no sólo le decimos mentiras a los demás; nos mentimos a nosotros mismos. Pero hay alguien a quien nadie le dice mentiras o, al menos, que sabe lo que realmente quiere la gente aunque diga lo contrario, y ese es Google, y algunos otros motores de búsqueda (y en general el Big Data). Seth Stephens-Davidowitz se dedica justamente a estudiar lo que nos dicen las búsquedas en línea que hacen las personas sobre sus conductas y preferencias. Según Seth, Google fue inventado para que la gente aprendiera del mundo, pero esto también tiene otro efecto: permite que los investigadores aprendan de las personas. Una de las cosas de las que todos mantienen más secretos es, por supuesto, el sexo.

Un caso especialmente notorio y que revela una cierta patología social es el caso que Stephens-Davidowitz ha notado con respecto a las búsquedas que hacen los hombres para ver pornografía de mujeres con sobrepeso:

El porno que muestra mujeres con sobrepeso es algo sorprendentemente muy común entre hombres. Pero los datos de los sitios de citas nos dicen que casi todos los hombres tratan de salir con mujeres delgadas. Tratan de salir con las personas que creen que van a impresionar a sus amigos.

Esto revela cómo muchos hombres van en contra de algunos de sus deseos para conformarse con los paradigmas socialmente aceptados, como es el de que una mujer bella debe ser esbelta, algo que ciertamente no tiene un carácter universal sino que es particular de la sociedad moderna.

"Es algo ineficiente", dice Stephens-Davidowitz:

Hay muchos hombres solteros y muchas mujeres con sobrepeso solteras que serían sexualmente compatibles. Pero no salen juntos, al tiempo que el hombre intenta y fracasa en salir con mujeres esbeltas, aunque se siente menos atraído por ellas. Y luego tienes mujeres que prácticamente se mueren de hambre para mantenerse delgadas para que su esposo no las deje, aunque quizás su esposo se sentiría más atraído a ella si pesara más. El deseo de impresionar causa todo tipo de ineficacia.

Este sesgo en contra de las mujeres con sobrepeso, más allá de lo que realmente sentimos por ellas, se nota también en los padres. Los padres tienen dos veces más probabilidades de buscar en Google "¿Padece sobrepeso mi hija?" que lo mismo sobre su hijo. Y, sin embargo, los datos de salud en Estados Unidos muestran que el 28% de las niñas y el 35% de los niños tienen sobrepeso, lo cual revela, nuevamente, que hay una preocupación que no obedece a la realidad pero sí a la presión social. Los padres se preocupan porque sus hijas con sobrepeso no van a ser deseadas.

En líneas generales, los datos que ha analizado Seth muestran que existen muchos más hombres homosexuales en el clóset de lo que creemos, que las mujeres casadas están preocupadas sobre si su esposo es gay, que muchas mujeres heterosexuales ven porno lésbico, y que el porno que muestra violencia contra las mujeres es más popular entre las mujeres que entre los hombres.