*

X

Estas hilarantes imágenes muestran la diferencia entre el sexo real y las expectativas

Salud

Por: pijamasurf - 10/22/2017

Sexpectativas: el sexo no es cómo lo pintan. Estas imágenes muestran problemas que uno se encuentra a la hora de concretar una relación sexual

Estas imágenes de Loryn Brantz muestran la realidad del sexo. Primero hay grandes expectativas y uno se deja arrastrar por la fantasía y la seducción, pero luego las cosas no suelen ser tan ideales. El paso de la idea a lo concreto, aunque no siempre, suele ser muy distinto a lo que imaginábamos. 

El sexo entre humanos imperfectos, torpes y vulnerables no suele ser como el sexo en las películas, el sexo que tenemos en la mente. Asimismo, la persona que nos seduce, que nos encanta al principio, luego muestras otras fases que tal vez no sean tan atractivas. O, en el calor de la excitación sexual, la razón suele pasar a segundo término y luego quizás nos arrepentimos. Pero esto no significa que el sexo no sea bueno o que debamos de evitar involucrarnos íntimamente con las personas, sino simplemente que las expectativas nos engañan y que eventualmente la realidad surgirá. Y aún dentro de lo raro y torpe y demás, de todas maneras el sexo puede ser genial y la intimidad es lo que realmente le pone sabor y razón de ser a la existencia.

 

Nuestros genitales no están ni cerca.

Tu cabello es tan sexy... Oh dios, está en todas partes, en mi boca. ¡Ayuda!

Por un momento muy sexy y luego "pensé que eras la chica de The Ring".

Kamasutra en la tina.

La posición de la vaquerita en reversa. Primero todo muy sexy y luego "por qué son tan huesudas tus pantorrillas".

Sexo con un ex: primero "esto está mal pero se sintió tan bien" y luego " tengo ganas de suicidarme".

Te podría interesar:

Cápsulas de brillantina para la vagina: la nueva (y peligrosa) tendencia sexual

Salud

Por: pijamasurf - 10/22/2017

Bombas de glitter que hacen que la vagina y el pene brillen: un divertido juguete sexual ha cobrado popularidad, no sin generar alarma entre médicos

Recientemente, una serie de cápsulas de brillantina (glitter, en inglés) se han vuelto muy populares. Según informa la sexóloga Eva Wiseman en The Guardian, las Passion Dust Intimacy Capsules se agotaron rápidamente en el Reino Unido. Esto podría ser permanente, ya que próximamente podrían ser prohibidas. 

Las cápsulas son vendidas bajo el mensaje promocional de "pequeñas cápsulas abrillantadas que se disuelven cuando se insertan en la vagina y desprenden el dulce brillo que es Passion Dust". Un polvo brillante de pasión con un cierto sabor, supuestamente "mágicamente delicioso". El chiste es que al tener sexo la vagina y el mismo pene empiezan a llenarse de este polvo y empiezan a brillar; como dice Wiseman, se convierten en disco balls, en unicornios luminosos, en un bamboleo de estrellas.

El problema es que los brillos que se usan pueden ser tóxicos -las mismas cápsulas advierten que no son comestibles. Se trata de microcuentas planas de plástico que han sido prohibidas en Estados Unidos. Este "glitter", también utilizado en los protectores de smartphones, ya ha causado reportes de irritación y quemaduras en la piel. 

El artículo de Wiseman es en cierta forma delicioso, como esta sexy brillantina, pero con una ironía muy consciente. Habla de que esta "feminidad tóxica" es algo que la cultura actual está dispuesta a pagar como resultado de seguir manteniendo "la cultura de las princesas":

El asunto de los brillos es que hacen que las cosas aburridas sean excitantes. Y esta es la razón por la cual su lado oscuro es tan fácil de ignorar. ¿Ya sabíamos que los brillos eran un truco, una distracción?... Al igual que para cubrir errores en tarjetas de cumpleaños, lo usamos para decorar cosas difíciles, como salir en público, o ser mujeres... Los brillos hacen que un encuentro incómodo se convierta en una fiesta de té de princesas, y las excreciones vaginales se vuelvan algo seguro y caricaturesco que sabe a Skittles.

La doctora Jen Gunter explica que las mujeres no deben poner estas bombas de glitter en la vagina. Anteriormente ya se había presentado una tendencia cosmética llamada "vajazzling", en la que el pubis o la vulva eran decorados por brillitos o algunas joyas, algo que puede hacerse de forma que no sea peligroso, pero esto se hacía de manera externa. Introducir estas cápsulas puede producir granuloma y dermatitis en la vagina, además de que pueden convertirse en nidos de bacterias y afectar el pH de la vagina, según Gunter, quien señala que lo que es seguro para aplicarse en los labios no necesariamente lo es para la vagina. "Chicas, si quieren esparcir su brillo, pueden llenar el pene de su pareja, aplicándose brillo en los labios y embarrándolo de la forma tradicional", dice la ginecóloga, aclarando que antes deben checar con un urólogo si esto no irrita la uretra.