*

X

Estas hilarantes imágenes muestran la diferencia entre el sexo real y las expectativas

Salud

Por: pijamasurf - 10/22/2017

Sexpectativas: el sexo no es cómo lo pintan. Estas imágenes muestran problemas que uno se encuentra a la hora de concretar una relación sexual

Estas imágenes de Loryn Brantz muestran la realidad del sexo. Primero hay grandes expectativas y uno se deja arrastrar por la fantasía y la seducción, pero luego las cosas no suelen ser tan ideales. El paso de la idea a lo concreto, aunque no siempre, suele ser muy distinto a lo que imaginábamos. 

El sexo entre humanos imperfectos, torpes y vulnerables no suele ser como el sexo en las películas, el sexo que tenemos en la mente. Asimismo, la persona que nos seduce, que nos encanta al principio, luego muestras otras fases que tal vez no sean tan atractivas. O, en el calor de la excitación sexual, la razón suele pasar a segundo término y luego quizás nos arrepentimos. Pero esto no significa que el sexo no sea bueno o que debamos de evitar involucrarnos íntimamente con las personas, sino simplemente que las expectativas nos engañan y que eventualmente la realidad surgirá. Y aún dentro de lo raro y torpe y demás, de todas maneras el sexo puede ser genial y la intimidad es lo que realmente le pone sabor y razón de ser a la existencia.

 

Nuestros genitales no están ni cerca.

Tu cabello es tan sexy... Oh dios, está en todas partes, en mi boca. ¡Ayuda!

Por un momento muy sexy y luego "pensé que eras la chica de The Ring".

Kamasutra en la tina.

La posición de la vaquerita en reversa. Primero todo muy sexy y luego "por qué son tan huesudas tus pantorrillas".

Sexo con un ex: primero "esto está mal pero se sintió tan bien" y luego " tengo ganas de suicidarme".

Te podría interesar:

4 acciones para silenciar el pensamiento compulsivo

Salud

Por: PijamaSurf - 10/22/2017

Cuando el miedo, la incertidumbre o la angustia nos invaden las venas, es importante tomar un respiro para reducir la tensión, aclarar la mente y descubrir cuál es la mejor opción

Ante lo desconocido, muchas veces podemos sentir miedo, incertidumbre y angustia. Sin embargo, ¿cómo dejar de experimentar estos sentimientos cuando, por ejemplo, se debe tomar una decisión entre permanecer en la zona de confort o aventurarse a un nuevo empleo?

Estos sentimientos son reacciones naturales ante los cambios importantes de nuestras vidas y actúan como un filtro, una guía que señala cuáles son los caminos a seguir. Es decir que ante una decisión como continuar o dejar una relación de pareja, una persona siempre escogerá la posibilidad en la que se pronostique menos sufrimiento a corto, mediano o largo plazo y, por lo tanto, sus acciones conscientes o inconscientes estarán dirigidas en esa dirección. Es el miedo, la incertidumbre o la angustia lo que marca el camino hacia un mejor futuro, pues de no experimentar estos sentimientos, no nos veríamos obligados a tomar una decisión.

Cuando el miedo, la incertidumbre o la angustia nos invaden las venas, es importante tomar un respiro para reducir la tensión, aclarar la mente y descubrir cuál es la mejor opción para nosotros. Si bien es difícil enfrentar esa decisión sin pasar por una serie de pensamientos compulsivos, te compartimos algunos consejos:

 

– Calma el pensamiento compulsivo mediante la mente en blanco

No se trata de controlar el flujo de pensamiento, sino de regularlo para que no nos abrume y nos lleve al borde del pánico. La mejor manera de hacerlo es mediante la respiración profunda: inhala durante 4 segundos, sostén la respiración 4 segundos, exhala durante 4 segundos y sostén la ausencia de respiración durante 4 segundos.

 

– Una vez tranquilo, observa el pensamiento y la sensación sin juzgar ni intentar detener

No intentes detener la acción en la mente: observa atentamente de dónde surge, qué miedo intenta dominar y cuánto de ese miedo está haciéndose realidad. Tener claro el rol de cada pensamiento permite que surjan los pensamientos como una manera de liberarse del interior. Recuerda que mientras más observador te vuelves existe una mayor autoconciencia y, en consecuencia, más autodominio.

 

– Comprende que la vida tiene cambios indispensables a lo largo de los años

Gracias a los cambios surge la evolución y, por lo tanto, el crecimiento. El desapego hacia los objetos, estatus sociales o vínculos es indispensable si nos lastiman o impiden el crecimiento en aras de nuestra trascendencia.

 

– La meditación cotidiana permite facilitar la toma de decisiones a largo plazo

En el proceso de meditación, el dominio sobre el pensamiento hace posible la sensación de autocontrol y empoderamiento. Esto brinda una oleada de seguridad en cada decisión que se tome a lo largo de la vida.