*

X

Sismos en cifras: un comparativo de los temblores de 1985 y 2017 en la Ciudad de México

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/26/2017

Números de los dos trágicos eventos que ha vivido México, y particularmente la CDMX, dos 19 de septiembre

Dos grandes y destructivos sismos han sacudido a México con una extraña coincidencia: el 19 de septiembre del 1985 y el 19 de septiembre del 2017. A continuación, una serie de datos para entender la magnitud de estos fenómenos y los daños  que han dejado.

 

-Por el momento en las cuentas del sismo del 2017 en la CDMX hay 350 inmuebles inhabitables; 11 mil 200 con daños, de los cuales ya se verificaron 9 mil 526. De éstos, hasta el momento hay 360 con código rojo (daños graves), mil 136 con código amarillo y 8 mil 30 con verde.

-38 edificios derrumbados completamente en el 2017 por el sismo del 19-S (60 con derrumbes significativos) en la CDMX.

-Juntando el sismo del 7 de septiembre, en el país hay más de 1116 mil viviendas dañadas en Chiapas y Oaxaca, y más de 300 mil damnificados; en Morelos, 10 mil viviendas dañadas; por lo menos 5 mil escuelas y 5 mil comercios dañados.

-En el sismo del 1985 se derrumbaron completamente 412 edificios en la CDMX y se dañaron gravemente 3 mil 124. 

-Hasta el momento, según el gobierno de la CDMX, en la ciudad hay 169 muertos, 57 hombres, 112 mujeres y 27 menores de edad; 69 rescatados, 37 de los cuales están hospitalizados, 11 en estado grave (estas cifras probablemente asciendan).

-En el país, el sismo del 19-S ha dejado 332 muertos hasta el momento (estas cifras probablemente se incrementen).

-El Registro Civil de la Ciudad de México definió la cantidad de muertes, incluyendo causas asociadas, de los dos terremotos de 1985 en 12 mil 843 (algunos señalan que esta cifra es muy conservadora). Esta cifra fue rectificada en el 2015; anteriormente, el mismo organismo había manejado la cifra de 3 mil 692.

-El sismo del 19 de septiembre del 2017, siguiendo la escala de magnitud logarítmica, liberó 32 veces menos energía que el del 2017 (los grandes daños del 2017 se deben a que el epicentro del sismo fue más cercano a la CDMX que el de 1985, lo cual generó una mayor intensidad sísmica).

-Pese a que el sismo del 2017 sólo registro 7.1 grados de magnitud en la escala Richter, el mapa de aceleración estimada del valle de México registró una aceleración máxima de 58.83cm sobre segundo cuadrado en el 2017; en 1985 se registró una aceleración máxima de 32.56, de acuerdo con datos de la UNAM. La magnitud mide la energía liberada, mientras que la intensidad mide la manera en que esta energía se propaga a través del subsuelo. La intensidad del 2017 se explica, en parte, por la cercanía del epicentro.

-El epicentro del 2017 se produjo a 120km de la CDMX; el de 1985 ocurrió a 600km de distancia.

 

* Con información de El Universal, El País, Milenio, Gobierno CDMX

Te podría interesar:

Los bosques están migrando y nadie se había dado cuenta de eso

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 09/26/2017

A diferencia de los humanos, el bosque migra usando a la naturaleza en su totalidad mediante tácticas que aseguren el futuro de generaciones de sus habitantes

La migración humana y animal es un fenómeno que ha sucedido desde tiempos inmemoriales: se ha producido como una manera de buscar las mejores opciones para sobrevivir en un medio ambiente más accesible a nuestras necesidades. Sin embargo, poco se sabía de la capacidad de la migración de todo un bosque…

El bosque, considerado como un ecosistema inamovible, estacionario, es un sitio en donde habita una vasta cantidad de biodiversidad animal y vegetal y que, en caso de ser necesario, migra hacia un espacio con mejores disposiciones para su supervivencia. A diferencia de los humanos, el bosque migra usando a la naturaleza en su totalidad mediante tácticas que aseguren el futuro de generaciones de sus habitantes.

La mayoría de estas tácticas, explica Juliet Lamb, bióloga de la vida salvaje, se concentran en la expansión de semillas. Es decir que para que una planta pueda moverse, necesita producir semillas en grandes cantidades y entonces mandarlas hacia sitios más sostenibles. La manera de hacerlo es produciendo frutos sabrosos para los animales, quienes los consumirán y desecharán mediante materia fecal y sus semillas se esparcirán lejos de su fuente original; otra manera es dejarlas correr al río o al aire para que la piel peluda de un animal pueda dirigirlas hacia otros sitios.

Este tipo de migración es un proceso larguísimo que tarda años en producirse; sin embargo, en los últimos años, la migración de los bosques se ha visto fuertemente afectada por la deforestación, la extinción de especies animales, la contaminación y otros síntomas del calentamiento global.

Frente a esta situación, la migración asistida por parte de expertos en la vida salvaje ha empezado a surgir en diferentes partes del mundo. Se trata de ayudar a los árboles a transportarse hacia áreas con cierto nivel de confort, con un clima perfecto para proveer su futuro. La selección de los sitios se realiza mediante estudios ecológicos y modelos de computadora. Hasta ahora, los bosques continúan migrando sin que nosotros nos demos cuenta de ello.