*

X

Si una persona se siente amenazada y no entiendes por qué, necesitas ver este cómic

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/18/2017

Para entender el miedo que siente otra persona ante una situación es necesario entender antes esto de nosotros mismos

El miedo puede ser una emoción difícil de transmitir. Por el estado mismo que genera en la persona que lo siente, por la mezcla de otras emociones implicadas (sensación de amenaza, furia, impotencia, desolación, vulnerabilidad, etc.), no siempre es sencillo dar lugar a que alguien exprese con claridad la situación en la que se encuentra.

Por otro lado, sin embargo, existe también otro gran obstáculo que puede llegar a impedir la empatía con personas que se sienten temerosas ante determinadas circunstancias, al cual sí es posible atender por nosotros mismos, pues atañe a nuestra propia compresión del mundo. Dicha dificultad está muy bien expresada en la siguiente viñeta del ilustrador Nathan W. Pyle.

En la imagen se observa a dos águilas que conversan tranquilamente, mientras una lee el periódico y otra bebe un café o un té o alguna otra bebida caliente. Entre ambas se entabla este diálogo:

–¿Piensas que el Búho es un depredador?
–Claro que no. A mí nunca me ha molestado.
–Exacto
–…
–No sé de qué habla el Sr. Ratón.

Si la secuencia necesita más explicación, el propio ilustrador ofreció esta en su perfil de Instagram:

Este cómic intenta ayudar a explicar la idea de que podría ser difícil entender la amenaza legítima que otra persona siente, y requiere que uno mismo entienda su propia posición de privilegio y seguridad.

Nuestra propia posición (ideológica, económica, social, cultural, etc.), puede ser el punto ciego ante la situación de los demás, pues muchas veces implica algún tipo de privilegio del que no somos conscientes y que puede explicar, como las águilas, por qué nosotros no sentimos miedo de circunstancias que a otras personas les pueden aterrorizar.

 

También en Pijama Surf: Este sencillo pero poderoso cómic explica la fórmula de Séneca para vencer el miedo

Esta es la razón por la que el actor James Franco jamás ve porno, y es buena

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 09/18/2017

En la era del porno, mensajes como este de James Franco llevan la discusión a planos más importantes

El porno es un fenómeno polémico. Si bien en algún momento el dilema era sobre todo moral (y lleno de tabúes), luego a esta disyuntiva se unieron los argumentos neomísticos (en contra de la masturbació) o metafísicos (sugiriendo frecuencias bajas alrededor de esta práctica) también tenemos, por ejemplo, la indignación feminista alrededor de la "objetificación" de la mujer y su cuerpo. Pero un punto que pocos tocan en la discusión son las condiciones laborales y psicológicas de cientos de miles de mujeres que participan en esta industria alrededor del mundo.

Aunque muchos lo ignoremos, y muchos más queramos ignorarlo, en alguna medida la industria del porno, y obviamente de la prostitución, tienen una estrecha relación con la trata de blancas y el mercado de personas, por ejemplo. Las mujeres que no viven algo así, se enfrentan, al menos en su gran mayoría, con condiciones denigrantes y están en posiciones muy vulnerables. 

Cuando a James Franco, actor que además protagonizará una serie sobre la industria de la pornografía, le preguntaron sobre el porno, fue claro al sentenciar que él no consume jamás porno por una convicción ética:

No tengo ninguna oposición moralista contra esto (el porno), pero en un capitalismo no regulado siempre existen unas cuantas personas que de alguna manera terminan en la cima mientras el resto son simplemente arrojados abajo del camión. 

[...] Creo que lo que más se me quedó de esa película (el documental Hot Girls Wanted) es que estas niñas están completamente desprotegidas. 

Así que la próxima vez que veas porno considera que más allá de su potencial "pecaminoso", de que vaya a entorpecer tus habilidades tánicas o de expansión de conciencia, o que sea una afrenta ideológica contra la mujer, quizá puedas añadir a la danza psicocultural que quizá del otro lado no se la están pasando tan bien o que incluso son uno más de los deshechos de un sistema económico y social diseñado miserablemente.