*

X

¿Por qué las mujeres prefieren a los hombre simétricos? (La respuesta no es tan obvia como parece)

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/01/2017

Biológicamente, las mujeres prefieren a los hombres simétricos, porque la simetría revela importante información

La simetría es una cualidad admirada universalmente. Cuando una persona ve una serie de rostros, generalmente elige como más atractivo aquel que muestra mayor simetría. Aunque esto puede explicarse simplemente como un efecto de la belleza y del orden que naturalmente atraen a los seres humanos (y a muchos animales, como puede constatarse en los ritos de apareamiento), los científicos han explorado la posibilidad de que la simetría en realidad sea una forma de comunicar información relevante para la transmisión de los genes, es decir, para que una hembra pueda tener una descendencia fructífera.

Estudiando una serie de genes altamente variables conocidos como el complejo de histocompatibilidad mayor, algunos investigadores han notado que estos genes, también llamados genes de compatibilidad, pueden afectar todo tipo de constituyentes y conductas, incluyendo quiénes nos atraen. Lo que es interesante de esto es que dichos genes tienen una influencia fundamental en el sistema inmune, esto es, en determinar nuestra susceptibilidad a enfermedades.

Algunos estudios bastante citados sugieren que, por ejemplo, cuando las mujeres son expuestas a las camisetas sudadas de hombres, suelen preferir el olor de aquellos con los que tienen mayor diversidad de complejo de histocompatibilidad, lo que teóricamente permitiría que su descendencia tenga una mejor defensa a agentes patógenos. En cierta forma, las mujeres están cableadas para preferir a los hombres por el olor que revela su riqueza genética.

Estudiando esta serie de genes se ha llegado a la hipótesis de que los genes de compatibilidad están ligados a la simetría de los rostros y los cuerpos. Deborah Waller, de la Royal Institution, ha investigado la noción de que estos genes, y por lo tanto nuestra inmunidad natural, se ven reflejados en la simetría de los rostros, ya que la simetría puede ser un indicador de estabilidad en el desarrollo de un organismo. Anteriormente se habían encontrado indicios de que las mujeres tienen más orgasmos con hombres simétricos (los hombres simétricos son sexys), pero esto no sólo parece ser algo cultural sino algo biológicamente programado.  

Waller probó esta hipótesis con monos, encontrando que en el caso de nuestros parientes evolutivos existe una relación entre la simetría y los genes de compatibilidad, algo que se vuelve más marcado en los machos, en los cuales, debido a que la testosterona suprime el sistema inmune, una respuesta natural a la enfermedad es aún más importante. Así que, al parecer, los genes de compatibilidad producen rostros más simétricos, lo cual permite que los individuos, especialmente los machos, muestren ventajas genéticas a sus posibles parejas.

Otro estudio, un tanto extraño, notó que cuando las mujeres que tienen pareja están en su período de mayor fertilidad suelen soñar con otros hombres simétricos con mayor frecuencia, algo que no ocurre si sus parejas tienen rostros simétricos. 

 

Visita el sitio de la Royal Institution para conocer más sobre esta investigación

Te podría interesar:

4 formas en las que dar las gracias mejora tu salud mental, según un estudio científico

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/01/2017

Dar las gracias es una forma inteligente de mejorar la salud mental y la cognición

El místico alemán Meister Eckhart dijo "si la única oración que dices es 'gracias', eso es suficiente". Dar las gracias al parecer no sólo es la vía de acceso al reino celestial; es también la puerta hacia la salud mental, según un interesante estudio.

Los investigadores Joel Wong y Joshua Brown indagaron los efectos de la gratitud en personas con baja salud mental (investigaciones anteriores habían notado que quienes conscientemente agradecen suelen ser más felices). En el estudio se reclutó a 300 adultos, sobre todo universitarios, que buscaban algún tipo de terapia a o ayuda psicológica. Se dividieron en tres grupos; uno tuvo que escribir una carta de gratitud a otra persona cada semana durante 3 semanas, el segundo escribió sobre sus pensamientos más profundos y sus experiencias negativas y el tercero no hizo ninguna de estas actividades. Los investigadores descubrieron que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento reportaron significativamente mejor salud mental de 4 a 12 semanas después del experimento que los que no escribieron cartas.

Los investigadores encontraron cuatro formas esenciales en las que la gratitud beneficia a la psique:

 

1. La gratitud nos desenreda de las emociones tóxicas  

Los investigadores notaron que los que daban las gracias mostraban una menor utilización de palabras ligadas a emociones negativas. Asimismo, descubrieron que usar menos palabras negativas es un predictor de buena salud mental, más que la abundancia de palabras positivas.  

 

2. La gratitud ayuda incluso cuando no se comparte  

En el estudio muchos de los participantes decidieron no compartir sus cartas, pero aun así cosecharon los beneficios. Esto explica por qué las personas que dan las gracias rezando también reciben los beneficios de agradecer. Es el acto de enfocarse en la gratitud lo que modifica el cerebro y la actitud de un individuo.  

 

3. Los beneficios de la gratitud son duraderos  

Los científicos encontraron un efecto de beneficio que no sólo se mantiene tiempo después de escribir las cartas sino que en ocasiones, extrañamente, apareció sólo después de cierto lapso.  

 

4. La gratitud modifica positivamente el cerebro

Se halló que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento tuvieron mayor activación en la zona prefrontal del córtex medio, y esto tuvo un efecto prolongado. Esta zona está asociada al aprendizaje y a la toma de decisiones, lo cual sugiere que la gratitud te hace, en cierta medida, más inteligente.

 

Por todo lo anterior, es indudable que tomarse unos minutos al día para dar gracias es algo que puede ser muy benéfico a la vez que es quizás la forma más sencilla de meditación u oración, para la cual no se necesita ningún entrenamiento ni ninguna afiliación religiosa. Se trata del puro acto de apreciación de lo que tenemos, de las personas que queremos y de la vida misma, y de una apertura de nuestro ser al mundo, como muestra el gesto físico de agradecer. El hecho de que la gratitud funciona como un tratamiento para la depresión y la ansiedad tiene que ver probablemente con que el acto de dar gracias nos conecta con aquello que le da significado a nuestra existencia, y una vida con significado es más estimulante y plena que que una vida placentera. Como dijo Nietzsche: "quien tiene un porqué puede afrontar casi cualquier cómo".