*

X

La tinta de tus tatuajes viaja al interior de tu cuerpo hasta acumularse en este punto (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 09/22/2017

El sistema inmune y los tatuajes tienen una relación mucho más cercana de lo que se creía

Hace tiempo explicamos en una nota que la permanencia de los tatuajes en el cuerpo se explica por su efecto sobre el sistema inmune, para el cual la tinta de los tatuajes no deja de ser nunca un elemento extraño que debe combatirse.

Sin embargo, este efecto podría tener un alcance mucho más amplio aún, pues de acuerdo con una investigación realizada recientemente, el recorrido que esa tinta puede seguir en el cuerpo tiene derivaciones que sólo hasta ahora comienzan a conocerse.

El estudio fue realizado por científicos de tres instituciones europeas de investigación científica: el European Synchrotron Radiation Facility (Francia) y las alemanas German Federal Institute for Risk Assessment y Physikalisch-Technische Bundesanstalt. Entre sus observaciones más inquietantes, los académicos encontraron que ciertos elementos de la tinta que se usa en los tatuajes pueden viajar por el cuerpo en forma de micro y nanopartículas y alcanzar los nódulos linfáticos, órganos fundamentales del sistema inmune.

Y si bien en muchos casos las tintas se fabrican a partir de pigmentos orgánicos, en algunos otros pueden contener químicos tóxicos para el cuerpo humano como el níquel, cromo, magnesio y cobalto. De hecho, se tiene registrado que el segundo ingrediente más común de las tintas para tatuaje, después del negro de carbón, es el dióxido de titanio (TiO2), de color blanco y usado sobre todo para mezclarse con otros colorantes y crear sombras y que, además, se emplea como aditivo en ciertos alimentos, bloqueadores solares y pinturas.

Los científicos lanzaron rayos X desde un acelerador de partículas a cuatro cadáveres de personas tatuadas y uno de una persona sin tatuajes. Al examinar tanto la piel como los nodos linfáticos, encontraron que los pigmentos de los tatuajes se encontraban en estos últimos en forma de micro y nanopartículas.

Hasta ahora no se sabe bien a bien qué efecto podría tener la presencia de dichos químicos en el sistema inmune y en la salud en general, sobre todo si, como se observó, no se desechan, sino que se acumulan en los ganglios. Seguramente, investigaciones posteriores podrán ofrecer una respuesta al respecto.

 

También en Pijama Surf: ¿Cuáles son ahora los 10 estilos más populares de tatuaje y qué significan? (FOTOS)

Te podría interesar:

Sobre los efectos del espacio exterior en la salud del ser humano

Salud

Por: pijama Surf - 09/22/2017

Al parecer, la gravedad cero tiene consecuencias en la configuración molecular de las personas (y esto podría ser una mala noticia para los astronautas)

Muchos de nosotros, casi todos, soñamos alguna vez con emanciparnos de la fuerza de gravedad y flotar coquetamente en el espacio, tal como muestran las escenas donde vemos a astronautas "volar". Y realmente debe tratarse de un momento épico, de arquetípica excitación. Sin embargo, también puede acarrear repercusiones a la salud del ser humano, algo que aún no está del todo claro pero, al menos, existen buenos indicios para considerarlo.

Un equipo de investigadores de Rusia y Canadá se han abocado a analizar los efectos de las condiciones espaciales en la composición de proteínas presentes en la sangre de 18 astronautas rusos. Las muestras sugieren repercusiones significativas en el cuerpo humano provocadas por los vuelos espaciales. Estos efectos han sido estudiados desde mediados del siglo pasado y se sabe que la exposición a estas condiciones altera el metabolismo, el tono muscular, la termorregulación, y que existen otros múltiples efectos. 

Contrario a lo que ha ocurrido a lo largo de la evolución de nuestra especie, en el caso de las alteraciones por exposición a condiciones como la gravedad cero existen algunas variables que simplemente no parecen adaptarse a las nuevas condiciones, lo que indica que nuestro organismo simplemente no sabe qué hacer al confrontar ciertas circunstancias propias del espacio exterior. Incluso, estas alteraciones, que ocurren a nivel molecular, no se restablecen ni siquiera una vez de vuelta a la Tierra. 

Esto nos hace pensar en que aún estamos por entender las consecuencias de estarnos exponiendo a atmósferas ajenas a la de nuestro planeta (un aspecto fundamental a considerar si queremos algún día comenzar migraciones masivas a otros planetas); también nos recuerda, por un lado, la enorme capacidad de adaptación que tenemos los humanos pero, simultáneamente, que ésta tiene límites.