*

X

¿Cuál es el secreto del orgasmo trascendental? Estos neurocientíficos tienen la respuesta

Salud

Por: PijamaSurf - 09/22/2017

El mecanismo primario de un orgasmo para que genere un estado de trance es una estimulación rítmica constante

Se dice que el sexo casual o en pareja es un regalo de los dioses como compensación de las desgracias que un individuo puede llegar a enfrentar a lo largo de su vida. Es un momento en que, cuando es consensuado –aceptado en plena conciencia por ambos o más miembros– y no existe enfermedad que afecte en el desempeño, posee el poder de desarrollar un estado alterado de la conciencia similar a la trascendencia.

De acuerdo con Adam Safron y Victoria Klimaj, neurocientíficos en la Universidad de Northwestern, no se trata tan sólo del acto mismo de la práctica sexual, sino que el orgasmo es el que desencadena en el humano una serie de reacciones que podrían considerarse trascendentales. A lo largo de su análisis, los especialistas diferencian el comportamiento sexual entre animales y humanos, señalando que estos últimos adaptan su conducta en torno a la cultura, metas abstractas y motivos forzosamente no reproductivos. Es decir que según esta hipótesis, el orgasmo en el humano existe exclusivamente por el placer que le caracteriza, y gracias a ello los neurocientíficos descubrieron que “nuestros cerebros, al percibir ese nivel de placer sexual, asimilan la actividad como si estuviésemos entrando a otro estado de conciencia”.

Esto sucede cuando las neuronas se tocan y se disparan en una velocidad y en un patrón muy particular, lo que da como resultado un estado esencialmente de trance, éxtasis o ensimismamiento, por lo que la sincronización de estos disparos o señales neuronales –el ritmo durante el acto sexual– se convierte en un paso crucial para desencadenar la sensación de un estado alterado de conciencia.

Si bien este hecho no es novedoso, pues según la ancestral práctica tántrica el orgasmo resulta en el máximo estado de meditación y trascendencia en el ser humano, la realidad es que la investigación de Safron y Klimaj es el primer estudio neurocientífico que se encarga de demostrar la correlación entre el ritmo de la estimulación y los efectos neuronales (y de éstos, emocionales).

En otras palabras, el mecanismo primario de un orgasmo, para que genere un estado de trance, es una estimulación rítmica constante. Se trata tanto de estimular adecuadamente –según el gusto de cada mujer u hombre– durante 1/4 de hora para alcanzar el mejor orgasmo de la vida, como de enfocar la atención y estar comprometido con esa actividad para alcanzar un estado del ser maravillosamente orgásmico.

Cómo la danza logra reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer

Salud

Por: PijamaSurf - 09/22/2017

En un estudio se demostró que la danza tiene una serie de benéficos efectos sobre las capacidades de la mente y el cuerpo de una persona, pues incrementa la masa del área del cerebro que disminuye con la edad

Durante milenios se ha buscado la fuente de la juventud, como una única manera de vencer la mortalidad de la humanidad. Y es que más allá de tesoros perdidos en los mares o estructuras arqueológicas, autorretratos o pactos con el Diablo, la clave de la eterna juventud reside en el interior del cerebro humano. De acuerdo con un estudio publicado en Frontiers in Human Neuroscience, la manera de reducir los signos del envejecimiento es mediante el ejercicio (principalmente, mediante la danza).

En el estudio se demuestra que la danza tiene una serie de benéficos efectos sobre las capacidades de la mente y el cuerpo de una persona, pues incrementa la masa del área del cerebro que disminuye con la edad. En palabras de la doctora Kathrin Rehfeld, autora principal del estudio y profesora del German Center for Neurodegenerative Diseases en Magdeburg, Alemania: “La danza es el único ejercicio que resultó en cambios conductuales notables en términos de un balance mejorado”.

Rehfeld explica que los voluntarios de la investigación, que contaban con un promedio de 68 años de edad, se dividieron en dos grupos: el primero practicó una serie de rutinas de danza una vez a la semana durante un período de 18 meses; el segundo, una serie de entrenamiento de flexibilidad y fortaleza. Ambos grupos mostraron un incremento en la región hipotalámica del cerebro, la cual se ve fuertemente afectada en los últimos años de vida por enfermedades como Alzheimer. Esto dejó claro que el ejercicio físico ayuda a reducir los efectos del envejecimiento a nivel neuronal. Sin embargo, había una amplia diferencia entre ambos grupos. Rehfeld considera que la diferencia se debía a los cambios realizados en las rutinas de danza:

Intentamos proveer a nuestros voluntarios en el grupo de danza numerosas rutinas de diferentes géneros –jazz, square, latinoamericano, line dance–. Pasos, patrones de brazos, formaciones, velocidades y ritmos se cambiaban cada segunda semana de un proceso constante de aprendizaje. El aspecto más retador para ellos era recordar las rutinas bajo la presión del tiempo y sin ninguna pista del instructor.

Estos retos promueven la constante activación y mantenimiento del cerebro, previniendo así su devaluación con el paso del tiempo. De alguna manera, piensa Rehfeld, esto puede dar lugar a un “nuevo sistema llamado ‘Jymmin’ (jamming and gymnastic). Es un sistema con base en sensores que genera sonidos –melodías y ritmos– conforme hay una actividad física”. Poder mantener al cerebro en buen estado mediante la danza permitirá una vida autónoma y saludable, reduciendo las afectaciones de cualquier enfermedad neurodegenerativa.