*

X

8 rasgos de una personalidad afectada por un trauma infantil

Salud

Por: PijamaSurf - 09/09/2017

El abuso infantil es un evento que con la repetición no sólo provoca creencias irracionales sobre uno; también altera la manera de relacionarse en un mundo social

Cuando una persona sufrió desde la infancia malos tratos, humillaciones, insultos, golpes, abuso sexual, negligencia constante, su esencia está marcada de manera irreparable a lo largo de su vida. Es un evento que con la repetición no sólo provoca creencias irracionales sobre uno; también altera la manera de relacionarse en un mundo social. Es decir, la data científica ha demostrado incluso que la mayoría de los casos estudiados sobre trauma infantil –abuso psicológico, físico, sexual o negligencia– en el hogar se vincula con practicar o sufrir bullying en el ámbito escolar.

De hecho, de acuerdo con Bruce Perry, especialista en trauma, la esencia de una persona con trauma puede verse tan alterada que su personalidad después posee ciertos rasgos a lo largo de su vida, tales como:

– Ira

La teoría psicoanalítica indica que la ira contenida causada por el maltrato puede desplazarse hacia otras personas que posean rasgos similares al victimario. Se trata de un proceso principalmente inconsciente.

– Una rutina de disculpas constantes

Los sobrevivientes de abuso psicológico tienden a sentirse responsables de cada eventualidad, aun si no es su responsabilidad. Se trata de la manera en que los condicionaron a sentirse en relación con su abusador.

– Vive en o huye del conflicto

Dado que su sistema nervioso continúa viviendo en un estado de supervivencia, los únicos tres modos de vivir son pelea, huida o congelamiento. Por ello, cualquier evento que surja puede tomarse como un ataque frente al cual se necesita pelear, huir o simplemente dejar que suceda y congelar el cuerpo para evitar la muerte.

– Crisis de ansiedad o depresión

Numerosos eventos, como salir a la calle o vincularse con otras personas, pueden provocar sensaciones asociadas con ataques de pánico, ansiedad o depresión.

– Se es primordialmente introvertido

La introversión implica un largo tiempo para acercarse a las personas, confiar en ellas y aceptar que pueden comportarse fuera del patrón vivido. En muchas ocasiones, uno decide alejarse para evitar sentirse lastimado en un futuro.

– Eterna duda sobre hacer lo correcto

La historia personal, en donde si se hacía algo malo o bueno se recibía cualquier tipo de abuso, se vuelve en el peor enemigo de la confianza en uno mismo y la habilidad para tomar decisiones.

– Un autoconcepto pobre

Debido a la historia de abuso, el autoconcepto que se estructuró a lo largo de los años fue el de una persona que no merece amor ni cariño, o la idea de que el amor es a través del abuso, el exceso de control o la negligencia. En muchas ocasiones, el autoconcepto aprendido es el de “No soy lo suficiente para que me amen”, “Tengo que ser de tal manera para que me amen”, “El amor duele” o “Me pega porque me ama”.

– Es difícil aceptar regalos o halagos

Principalmente porque a nivel inconsciente no se cree que se merezcan o que, cuando se reciban, vendrán también con algún tipo de abuso.

Te podría interesar:

Los 25 alimentos más adictivos del mundo, según estudios

Salud

Por: Pijama Surf - 09/09/2017

Sus componentes generan en tu cerebro efectos muy parecidos al de sustancias como la cocaína

Que en las últimas décadas se haya disparado la obesidad en el mundo no es casualidad. Estamos infestados de comida adictiva, y no es exageración: sabemos hoy que la mayor parte de la comida industrializada contiene altos niveles de alguno de los siguientes elementos: azúcar, sodio o grasa.

Los anteriores ingredientes, en altos niveles, producen en el cerebro reacciones de recompensa asociadas a adicciones tales como a la cocaína. Por ello, millones de personas en el mundo, en mancuerna con la sociedad del estrés, desarrollan un desenfrenado deseo de comer; pero no todo es su responsabilidad, ya que está comprobado que estas sustancias, sobre todo en relación con la comida chatarra, hacen a estos alimentos deliciosos y adictivos.

Recientemente un equipo de científicos de la Universidad de Michigan y el New York Obesity Research Center de Mount Sinai-St. Luke’s Hospital (EE.UU.) desarrollaron una lista de los 25 alimentos más adictivos y, desde luego, se trata de opciones de comida chatarra. No resulta extraño que pensemos en estos alimentos con mayor frecuencia que en cualquier otro:

1- La pizza

2- El chocolate (en todas sus variantes)

3- Las patatas fritas

4- Las galletas de chocolate

5- El helado

6- Las patatas fritas cocinadas

7- Las hamburguesas con queso

8- Las bebidas gaseosas

9- Los pasteles

10- Los quesos

11- La panceta (tocino)

12- El pollo frito

13- Bollería industrial

14- Palomitas con mantequilla

15- Los cereales

16- Las golosinas

17- La carne

18- Las magdalenas

19- Los frutos secos

20- Los huevos

21- La pechuga de pollo

22- Los pretzels

23- Las crackers

24- El agua

25- Las barritas energéticas

Entre las conclusiones, la investigación dicta:

El hallazgo de que el procesado era el factor más predictivo para saber si una comida estaría asociada con un comportamiento alimentario similar al adictivo es una evidencia preliminar para estrechar el rango de qué comidas están implicadas en las adicciones.