*

X

4 hacks para enfrentar la incertidumbre frente a lo desconocido

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 09/19/2017

De alguna manera el miedo al cambio se ha asociado con un proceso de autosabotaje a nivel inconsciente, y la solución más adecuada es, de acuerdo con el psicólogo y sobreviviente de Auschwitz, Viktor Frankl, enfocar la atención hacia un bien mayor y realizar todas las acciones en esa dirección

La incertidumbre, lo desconocido y el miedo son sentimientos capaces de provocar la inmovilidad de una persona y ello, a su vez, una oleada de resentimiento, frustración y baja autoestima. De alguna manera el miedo al cambio se ha asociado con un proceso de autosabotaje a nivel inconsciente, y la solución más adecuada es, de acuerdo con el psicólogo y sobreviviente de Auschwitz, Viktor Frankl, enfocar la atención hacia un bien mayor y realizar todas las acciones en esa dirección.

Para lograrlo, existe una serie de alternativas que ayudarán a sobrellevar el cambio hasta el máximo bienestar de un individuo:

– No importa realmente lo que las otras personas piensen acerca de ti, tus acciones y errores

Hay ocasiones en que las personas insistentemente preguntan qué harás después después de terminar una carrera universitaria, cuándo te casarás o tendrás hijos, forzando a mentir o a utilizar el humor como herramienta aliada. Eso en ocasiones, en el fondo, nos hace sentirnos mal por no cumplir con el ideal de éxito de la sociedad. Sin embargo, una vez que dejamos de juzgarnos a nosotros mismos, los comentarios de las personas dejan de impactar con tanta fuerza como antes.

– Aprende a sólo pasarla bien

Toma un día, una hora, un descanso, para sólo pasarla bien. Por ejemplo, estar sentado en un sofá leyendo mientras tomas un té o un café y respiras profundamente. Evita revisar mensajes, correos, redes sociales; tampoco intentes encontrar una solución a tus problemas. La creatividad ante un problema surge después de haber tenido una pausa que te distraiga de él.

– Recuerda que no existen los atajos o caminos cortos cuando se trata de la vida

A la hora de buscar la siguiente oportunidad –personal o profesional– puede ser fácil irse por el camino más sencillo. El objetivo es descubrir lo que realmente te apasiona y lo que tienes vocación para poner en práctica a diario, y eso es algo que sólo se puede hacer de manera personal –sin que nadie más te diga qué hacer. Además, cada quién tiene su propio tiempo de reacción, su propio ritmo.

– Realiza las actividades que te permitan sentirte centrado y en la tierra

Es agobiante estar en un período de transición, por lo que tomar una simple decisión a veces puede tomar más tiempo de lo necesario. Debido a ello, lo que la mente y el cuerpo necesitan son acciones que les permitan relajarse: haz una caminata, realiza alguna actividad física, baila, lee un libro, medita, haz yoga, earthing, teje, o haz cualquier otra actividad que fomente la conexión entre mente y cuerpo.

Te podría interesar:

Este sencillo truco remediará tu impuntualidad para siempre

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/19/2017

¿Siempre llegas tarde a todo? Prueba esta sencilla estrategia para recuperar tu puntualidad perdida

La puntualidad es deber de caballeros, cortesía de reyes, obligación de cortesanos, hábito de gente de valor y costumbre de personas bien educadas.

Luis XVIII

Se trate de una cita con amigos, con nuestra pareja, de trabajo o de algún otro tipo, la puntualidad es uno de los mejores ejemplos de los contratos tácitos que se establecen en la convivencia cotidiana: citarse a una hora hace que todos los involucrados organicen su tiempo y ocupaciones en torno a ese acuerdo. Por eso, cuando alguien incumple con el compromiso, suele considerarse una falta de consideración hacia aquellos que sí respetaron lo dicho.

Si es tu caso y, como se dice, llegas tarde a todos lados, es posible que este sencillo truco que presentaremos a continuación resuelva de una vez por todas tu impuntualidad crónica.

En su blog I’am an Organizing Junkie (algo que puede traducirse como “Soy una adicta a organizar”), Laura Wittmann compartió una estrategia que ella emplea para llegar sin retardo a los encuentros de su día: medir las tareas de su día y la duración de éstas en retroceso y no hacia adelante (como usualmente hacemos casi todos), partiendo de la cita en cuestión.

Si, por ejemplo, debe estar a las 9 de la mañana en una junta de trabajo, procede de este modo:

9:00: junta
8:40: salir de casa, en tanto que llegar al lugar de la cita toma 5 minutos
8:30: tomar las cosas necesarias
8:25: lavarse los dientes
8:00: desayuno
7:30: peinarse y maquillarse
7:00: bañarse y vestirse
6:45: despertar

Cabe acotar que este truco requiere de al menos dos condiciones fundamentales. Una, que la persona sepa con certeza cuánto tiempo tarda en realizar determinada acción (hay quien desayuna en 15 o 10 minutos, por ejemplo). La segunda, que sea posible atender casi exclusivamente cada una de las tareas, sin distracciones (¡ni siquiera revisar Facebook!).

Si mencionamos esto es porque en muchos casos esas son las principales causas de la impuntualidad de una persona: por un lado, la poca conciencia que tiene de su propio tiempo (pensar, por ejemplo, que se baña “rápido”, cuando en realidad sus duchas son demoradas) y, por otro lado, el vicio contemporáneo del multitasking, por el cual creemos que podemos hacer muchas cosas a la vez, cuando en realidad cada una requiere de su propio tiempo.

¿Qué te parece? ¿Crees que con este hack ahora sí llegarás a tiempo a tus citas? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Conoce por qué algunas personas siempre llegan tarde