*

X

Todo lo que necesitas saber para ver el eclipse de sol del 21 de agosto (visible en México y partes de Sudamérica)

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/13/2017

El eclipse de sol del 21 de agosto del 2017 será visible en más del 60% en algunas partes de México; aquí todo lo que necesitas para verlo, incluyendo transmisión en directo

Este 21 de agosto ocurrirá uno de los eclipses más esperados en los últimos tiempos, nombrado "el gran eclipse total de sol americano" por la prensa estadounidense. Será el primer eclipse total de sol en más de 70 años en Estados Unidos; en años recientes hubo uno de esta magnitud que pudo verse en Baja California en 1991, y uno en 1972 en Canadá. La expectativa, particularmente en Estados Unidos (donde se podrá ver en una franja que cruza la parte media de su territorio desde el Pacífico hasta el Atlántico), es enorme. Un eclipse de sol parcial podrá observarse en todo México, Centroamérica, partes de Sudamérica y algunas partes de Europa y África.

El eclipse de este 21 de agosto producirá una noche en el día de más de 2 minutos (2:41 en su punto máximo en Carbondale, Illinois) en un corredor que va de Óregon a Carolina del Sur. Durante ese breve período la temperatura caerá de manera precipitada, los animales se alterarán, y en general se producirá un momento de alarma en la naturaleza (algo que antiguamente era considerado infausto, y temido por reyes). Actualmente se espera gran cantidad de tráfico en esta zona, a la que viajarán millones de personas, tráfico y desabasto. 

El eclipse total comenzará a las 9:02 horas en el estado de Óregon (hora local) y a las 9:10 podrá verse en Baja California (hora local también). El último punto en México será a las 15:11 en Quintana Roo. En la Ciudad de México se comenzará a ver a partir de las 12:01 (hora local), con una expresión máxima a las 13:20 y una finalización a las 14:37.

Se cree que unos 7.1 millones de personas viajarán a la zona del eclipse total en Estados Unidos, ocasionando desabasto y posiblemente problemas de tráfico. Habrá oscuridad y caos.

En México, la distribución de visibilidad es la siguiente (porcentajes de la totalidad del Sol que estará cubierto):

50%-65%: Baja California, Sonora, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León.

25%-50%: Tamaulipas, Baja California Sur, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Zacatecas, Durango, San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Estado de México, Ciudad de México, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo.

5%-25%: Colima, Morelia, Guerrero, Oaxaca.

El eclipse podrá verse en el resto de Centroamérica y el Caribe, así como en partes de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y el norte de Brasil, aunque con menor intensidad.

Un eclipse total de sol podrá observarse en Latinoamérica, en Argentina y Chile, en julio del 2019 y, en el 2024, el norte de México y Texas serán los escenarios de otro gran eclipse total de sol.

Es importante recordar que mirar directo al Sol durante un eclipse parcial es peligroso y se recomienda utilizar lentes especiales. Ver de frente al Sol en un eclipse total evidentemente no tiene problemas, ya que el astro está oculto completamente por la Luna. Pero estos son apenas 2 minutos y sólo en algunas partes en Estados Unidos.

En Estados Unidos unas 7 mil bibliotecas están distribuyendo gafas de seguridad para ver el eclipse, al igual que una gran cantidad de sociedades astronómicas que se reunirán ese día. En México, la Sociedad Astrónoma de Baja California llevará a cabo un evento en Tijuana. Si se quiere ver el eclipse con una cámara o telescopio, es necesario comprar un filtro solar; de otra manera, también puede dañar la retina. 

En Mercado Libre se consiguen gafas protectoras para apreciar el eclipse (si bien, debes cerciorarte de que sean certificadas). La UNAM recomienda verlo a través de "un filtro para soldar del número 14". El gobierno en México no ha emitido ningún comunicado, ni ha provisto recomendaciones al respecto.

Una nave de la NASA seguirá el eclipse para estudiarlo (para los tripulantes, debido a la velocidad, el eclipse durará hasta 7 minutos).

Aquí la transmisión en vivo:

 

2 aspectos que hacen al cerebro de un psicópata distinto al del resto

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/13/2017

Más allá del aspecto emocional, el cerebro de un psicópata verdaderamente envía distintas señales eléctricas

Los psicópatas han sido protagonistas durante años en la literatura, cine y artes en general. Y en el terreno científico también han suscitado durante años un interés especial.

¿Qué es lo que hace a un psicópata? Han sido analizados aspectos como la falta de amor y atención en la infancia, la poca autoestima, la nula o precaria empatía, y a nivel cerebral también se han hecho numerosos estudios al respecto.

Quizá lo que genere tanto interés en la psicopatía es el asombro que nos causa que una persona se vuelva completamente ajena al dolor del otro, a la humanidad del otro; podría parecer que la empatía es uno de los rasgos que más nos acerca a lo verdaderamente humano, lo que nos hace reconocernos como especie.

Un estudio reciente de la Universidad de Harvard, luego de hacer rastreos cerebrales a más de 49 pacientes diagnosticados con psicopatía en un hospital psiquiátrico, reveló que verdaderamente existe una anomalía en el cerebro de un psicópata, y se trata de una conexión más débil entre la corteza prefrontal media ventral y el estriado.

Lo anterior resulta en que los psicópatas registran una mucho mayor actividad en la parte del cerebro asociada a la recompensa, y de ello se desprende que se enfoquen mucho más en la recompensa inmediata (de manera obsesiva) y no piensen, o acaso ni registren, las consecuencias de sus actos a mediano y largo plazo.

Esta misma área es la que se enciende en personas con obsesiones compulsivas como comer, aunque en los psicópatas ocurre en muchas más decisiones que en las concernientes a un solo tópico: la clave para ellos es la recompensa como valor primordial a nivel cerebral.

Esta investigación es muy relevante, ya que más allá de la falta de sentimientos atribuida a este tipo de personas y al tratamiento de la enfermedad enfocado en desórdenes emocionales, revela que verdaderamente existe una anomalía cerebral que puede tratarse, y estudiarse, desde otro ángulo, uno más humano, quizá.