*

X

NANO MUTEK y su rave en un sótano de la Colonia Centro

Arte

Por: Pablo H. - 08/21/2017

Con NANO MUTEK, el festival de creatividad digital MUTEK MX nos anuncia el temple de su edición 2017

Asumiendo el riesgo que implica caminar en el centro de la ciudad por la noche, con sus calles vacías y las luces amarillas que apenas iluminan las paredes, me apresuro hacia la dirección que tengo anotada en un papel. Al llegar, me uno al pequeño grupo de personas que aguardan afuera con cigarro en mano, mientras escucho los sonidos susurrantes de la reventa y las sirenas lejanas de una ambulancia. Me colocan la pulsera de acceso y abren un portón negro que descubre un sótano luminoso, humeante, con escalones que vibran por el eco de los beats.

Estoy en una especie de rave organizado por MUTEK MX como parte de las actividades previas a la edición de este año de MUTEK en Montreal, Canadá (el festival madre). Un evento al que no pude decir que no, aunque cayera en jueves, pues presenta a tres DJs nada convencionales, muy lejanos a lo que se acostumbra escuchar en nuestra escena: Lotic (US), Jlin (US) y Wasted Fates (MX). NANO MUTEK MX es una propuesta arriesgada y fuera de mi espectro musical cotidiano.

Ya instalado y con un trago en mano, me mimetizo con las personas de la pista en medio de sonidos sucios, caóticos y energizantes: dub, footwork y techno duro invaden la caverna de concreto. Los exponentes de la noche llevan al trance a los oyentes, quienes no saben qué sucede realmente o qué demonios están escuchando, pero se mueven con bailes arrítmicos y manos levantadas tocando la neblina artificial. Las horas pasan entre música frenética y momentos de hipnosis en neón, sudor y coñac. Todo culmina con el headliner Lotic, cuyo estilo erótico y provocador mantiene a los asistentes interesados de principio a fin con su figura moviéndose a la par de su estruendoso ritmo.

La clandestinidad de este sótano de la calle López se asemeja mucho más a lo que se encuentra en lugares de electrónica en Berlín o Londres que a un espacio típico raver en la ciudad de México. Una vez dentro, no hay diferencia: el sonido Funktion-One es impecable, las luces recrean un ambiente de fiesta under, donde apenas se vislumbran figuras y la gente se conecta para crear una textura sensorial, de esas que disfrutan los puristas de la electrónica. Se construye mucho con poco, lo básico funciona porque ya está probado: música y baile sin artilugios. El lugar elegido ha cumplido su misión, pues la gente sale satisfecha buscando un lugar para sentarse y, al fin, reposar.

Partiendo de que la escena raver en México comenzó a principios de los años 90 y que nuestras formas de consumir música y entretenimiento han cambiado, es notable el entusiasmo, la visión y la necedad de los organizadores que buscan mantener la apertura y el espíritu dancer en una ciudad cada vez más diversa y desplazada. Desde hace algunos años, los espacios en ruinas o abandonados del centro y las colonias populares de los alrededores se han usado para organizar eventos que atraen a un sector musical más exigente; aquellos que ya se aburrieron de lo actualmente establecido y que buscan, cual curaduría, lugares en con los que puedan conectar de nuevo. Le han dado al clavo.  

MUTEK MX empezó desde un lugar muy discreto y ya va para su 14ª edición. Sin lugar a dudas es la alternativa multidisciplinaria anual, pues la calidad sigue intacta con propuestas innovadoras, presentando experiencias tecnológicas globales y un roster de artistas audiovisuales que deleita y sorprende a todos aquellos que se dicen conocedores. Nada más échenle un ojo al cartel que presentarán este año.

Del 11 al 15 de octubre tendrá lugar MUTEK MX 2017 y seguramente estaremos hablando mucho de eso. 

 

Imágenes: 1) Lotic; 2) Jlin; 3) Wasted Fates; 4) Damián Romero

Texto e imágenes: @pablodavidhb

Agradecemos a MUTEK MX la invitación y facilidades para realizar esta cobertura.

Te podría interesar:

Exhuman la momia de Salvador Dalí y encuentran su característico bigote intacto

Arte

Por: pijamasurf - 08/21/2017

Ya muerto, Dalí sigue dejando pinceladas surrealistas

Una vida surrealista seguida por una muerte surrealista es lo de Dalí. Leer sobre esta noticia y ver los videos relacionados genera una extraña sensación de escepticismo sobre la realidad. Como si todo se hubiera convertido en broma o como si la niebla del sueño y la farsa se extendieran sobre la realidad, pero la noticia y todos sus pormenores son ciertos. Si uno no está enterado del caso, ver este video hace pensar que se trata de The Onion o uno de esos sitios de humor y noticias falsas.

Dalí fue embalsamado en 1989 con una túnica blanca y pañuelo de seda en la cara. Su momia yacía en el museo Dalí de Figueres en Cataluña, pero debido a un pleito legal en el que la demandante Pilar Abel sostiene que es hija del genio surrealista, se decidió exhumar su cuerpo para realizar una prueba de ADN. La alcaldesa de Figueres dijo a El País que la exhumación de Dalí fue el segundo momento más importante de la historia del municipio, siendo el primero su entierro. Para la exhumación, el museo exhibía una cola de turistas y curiosos. La narración de los hechos tiene algo de deleite surrealista. Los forenses extrajeron de la momia del pintor "muestras de pelo, uñas, varios dientes y dos huesos largos”. Su cuerpo se mantenía embalsamado en buen estado, así como el ataúd. “El bigote preservaba su clásica postura de las 10 y 10. Comprobarlo fue un momento muy emocionante", dijo el forense Lluís Peñuelas.

El equipo legal de Pilar Abel cree que de ser reconocida como la hija del pintor, la mujer de 61 años, que se desempeñó un tiempo como pitonisa en un programa de TV de Girona, accedería hasta a 2/3 partes de la herencia y, por supuesto, podría llevar el famoso apellido. Todo esto, sin embargo, sería objeto de una contrademanda de la Fundación Gala-Dalí, los actuales herederos. Pilar Abel sostiene que fue su abuela paterna la que le reveló su parentesco; "Eres rara como tu padre", le decía.

Se espera que los resultados de las pruebas se den a conocer en las próximas semanas.