*

X

Las ilustraciones de William Blake de la 'Divina comedia'

Arte

Por: pijamasurf - 08/30/2017

Las fabulosas ilustraciones del divino William Blake de la obra maestra del más grande poeta italiano

Hacer las ilustraciones de la Divina comedia de Dante fue lo último que realizó el artista visionario inglés William Blake. A los 65 años recibió la comisión de ilustrar la obra del italiano, gracias a la intercesión de John Linnell. Blake murió meses después y no logró concluir del todo el proyecto, pero alcanzó a hacer 102 dibujos en acuarelas. Crítico del materialismo y la industrialización (ese oscuro molino satánico), llevando una vida humilde, murió sin dinero y Linnell pagó su funeral (curiosamente, su muerte ocurrió en el 45 aniversario de su matrimonio).

Blake mismo escribió un libro en el que celebró el matrimonio del cielo y el infierno y su arte e imaginación visionaria, altamente afinados en la percepción de lo divino y lo diabólico, lo hacen sin duda el perfecto ilustrador del clásico católico neoplatónico de Dante.

Tenemos aquí exquisitos dibujos para ilustrar el viaje por los círculos del infierno bajo la guía del admirado poeta Virgilio para el relevo hacia los planos celestes de Beatriz, la mujer de la cual Dante se enamoró religiosamente pese a haberla visto sólo en un par de ocasiones. Eran los tiempos del amor cortés y el amor platónico, que eleva el alma hacia lo divino y que no necesita de una concreción material, solamente de una imagen.

Estas imágenes pueden encontrarse en el libro William Blake's Divine Comedy Illustrations

Te podría interesar:

Este poema de Rilke muestra la esencia de cómo funciona la mente de un poeta

Arte

Por: pijamasurf - 08/30/2017

Un poema de Rainer Maria Rilke ilumina el proceso de percepción y comunión de un verdadero poeta

Pocos poetas encarnaron con toda su existencia la poesía como Rainer Maria Rilke. Es Rilke todo él un instrumento para percibir lo poético: su vida solamente una empresa para refinar la percepción de sus sentidos y acceder a lo numinoso. En nadie existe tanto esta vocación y esta voluntad por hacerse transparente a la epifanía, al instante enjoyado de la poesía. El poeta es el que se reconoce en toda la diversidad de la existencia y es capaz de escuchar cómo cada cosa revela secretamente su esencia. En esta percepción, se borran los límites del que conoce y lo que es conocido. En su Libro de las imágenes, Rilke escribe:

Progreso [Fortschritt]

Y de nuevo la profundidad de mi existencia se precipita en el estruendo
como si se moviera entre canales más escarpados.
Las imágenes se intensifican
los objetos se parecen cada vez más a mí.
Me he llegado a sentir en casa dentro de lo innominado:
con mis sentidos, como con aves, me alzó
hacia los cielos ventosos desde el roble
y en aquellos pozos descastados del día
mis sentimientos, como si sobre peces, se hunden.

Más allá de la belleza lírica del poema que se pierde bastante al traducirse (en alemán es un verso rimado), este poema es una radiografía del quehacer poético. Rilke celebra en cierta forma el progreso de su aparato sensorial, su sensibilización que le permite mimetizarse y comulgar con la naturaleza. El poeta es una esponja de lo divino, de lo verdaderamente significativo, de la verdad natural. Rilke parece sugerir que es capaz de tomar el cuerpo de aquello con lo que se encuentra, como el agua que toma el color y la forma de su recipiente, y/o de hacer que todo lo que mira encuentre una complicidad con su propia forma. Porosidad y transparencia: inter-ser. Absorbe el cariz del lugar y extrae la esencia del momento, el éxtasis etéreo y la grávida desolación.

La palabra poesía viene de una raíz (poiesis) que significa creación, pero el poeta no es realmente un creador, es el sintonizador, el percipiente de la creación, es aquel ante el cual se hace diáfana la presencia perpetua del instante creativo, la luz del génesis y la disolución del universo se vuelven tangibles y se actualizan. La poesía es el testimonio de la creatividad incesante e irreprimible que es la realidad más profunda de las cosas. El poeta inglés Samuel Taylor Coleridge escribió que todo verdadero poeta es también un filósofo; en realidad, todo verdadero poeta es también un místico (místico es quien participa en el misterio, en el enigma del ser). Rilke es el gran emblema del poeta místico. Rilke, que dedicó su vida a afinar su aparato perceptual, justamente para acceder a la realidad desnuda. El poeta debe entrenarse para acceder a lo que el instante revela, a los esplendores secretos. Para ello debe hacerse un investigador de campo e ir más allá de la experiencia intelectual: debe encontrar la unidad entre las cosas, puesto que sólo podemos realmente conocer un objeto si tenemos una identidad con él, un puente de significado. La percepción es comunión. Como es afuera, es adentro. O, como dice Rilke en un poema: "¿Qué es la interioridad sino cielo intensificado?". La mente del poeta es un cielo interno donde pueden surcar todos los fenómenos bajo prístina luz. 

Este poema de Rilke nos hace recordar una frase del maestro tántrico tibetano Chögyam Trungpa Rinpoche, también pintor y poeta. Trungpa dijo que el tantra era sostener en el mismo espacio todo el sufrimiento del mundo y toda la alegría del mundo y sentirlo sin preferir uno o el otro. Sólo contemplar el corazón radiante de la totalidad, el corazón del cielo y el corazón de las tinieblas, sostenerlo ahí.

 

Lee también: Un poema de Rilke para una pintura de Alex Grey (una cópula energética)