*

X

Exhuman la momia de Salvador Dalí y encuentran su característico bigote intacto

Arte

Por: pijamasurf - 08/16/2017

Ya muerto, Dalí sigue dejando pinceladas surrealistas

Una vida surrealista seguida por una muerte surrealista es lo de Dalí. Leer sobre esta noticia y ver los videos relacionados genera una extraña sensación de escepticismo sobre la realidad. Como si todo se hubiera convertido en broma o como si la niebla del sueño y la farsa se extendieran sobre la realidad, pero la noticia y todos sus pormenores son ciertos. Si uno no está enterado del caso, ver este video hace pensar que se trata de The Onion o uno de esos sitios de humor y noticias falsas.

Dalí fue embalsamado en 1989 con una túnica blanca y pañuelo de seda en la cara. Su momia yacía en el museo Dalí de Figueres en Cataluña, pero debido a un pleito legal en el que la demandante Pilar Abel sostiene que es hija del genio surrealista, se decidió exhumar su cuerpo para realizar una prueba de ADN. La alcaldesa de Figueres dijo a El País que la exhumación de Dalí fue el segundo momento más importante de la historia del municipio, siendo el primero su entierro. Para la exhumación, el museo exhibía una cola de turistas y curiosos. La narración de los hechos tiene algo de deleite surrealista. Los forenses extrajeron de la momia del pintor "muestras de pelo, uñas, varios dientes y dos huesos largos”. Su cuerpo se mantenía embalsamado en buen estado, así como el ataúd. “El bigote preservaba su clásica postura de las 10 y 10. Comprobarlo fue un momento muy emocionante", dijo el forense Lluís Peñuelas.

El equipo legal de Pilar Abel cree que de ser reconocida como la hija del pintor, la mujer de 61 años, que se desempeñó un tiempo como pitonisa en un programa de TV de Girona, accedería hasta a 2/3 partes de la herencia y, por supuesto, podría llevar el famoso apellido. Todo esto, sin embargo, sería objeto de una contrademanda de la Fundación Gala-Dalí, los actuales herederos. Pilar Abel sostiene que fue su abuela paterna la que le reveló su parentesco; "Eres rara como tu padre", le decía.

Se espera que los resultados de las pruebas se den a conocer en las próximas semanas.

 

Te podría interesar:

Cuando el exceso del trabajo bloquea la creatividad, estudio

Arte

Por: PijamaSurf - 08/16/2017

Pasar largas horas identificando y analizando problemas, organizando información, contemplando estímulos que requieren atención como ver películas, navegar por redes sociales, etcétera, son actividades que bloquean la creatividad.

A lo largo de las investigaciones del neurocientífico Daniel Siegel se ha demostrado los efectos positivos de las prácticas meditativas y mindfulness en los procesos cognitivos del ser humano. De hecho, en sus numerosos acercamientos en torno a la mente humana, Siegel explica cómo estas prácticas tienen el potencial de no sólo reducir considerablemente los síntomas de la angustia, estrés, ansiedad y depresión, también de potenciar la atención, memoria, estabilidad emocional e incluso la creatividad.

Frente a estos alegatos, investigadores de la facultad de psicología de Universidad de California han decidido profundizar en el tema de los efectos de estas prácticas meditativas en torno a la creatividad. Para los profesores y autores de la investigación, Jonathan Schooler y Jonathan Smallwood, este proceso cognitivo se refuerza cuando la mente está soñando despierta. Es decir que en el momento en que la mente goza de momentos para distraerse de los deberes profesionales o estudiantiles, es probable que surjan ideas en torno a la creación de proyectos, la resolución de un problema o nuevos acercamientos de incógnitas o angustias.

Durante su investigación, los psicólogos notaron que las personas aprenden mejor una nueva tarea demandante después de haber realizado una tarea similar y de mayor facilidad. Esto sucede al promoverse la “divagación” mental; es decir, al generar un equilibrio lineal en el pensamiento que requiere periodos de atención intensa y de descanso mental.  Por lo que la alternancia entre estos dos modos, un periodo enfocado de atención y otro de descanso, funge como clave indispensable en un trabajo creativo, eficiente e inventivo.

Desgraciadamente las exigencias de la vida moderna, como el mantener la atención activa a lo largo de numerosos estímulos durante todo un día, impiden despejar la mente y por tanto la incidencia de la creatividad. Pasar largas horas identificando y analizando problemas, organizando información, contemplando estímulos que requieren atención como ver películas, navegar por redes sociales, etcétera, son actividades que bloquean la creatividad.

Las recomendaciones de los psicólogos, así como el del neurocientífico Daniel Siegel, es encontrar una manera de darle un descanso a la mente: un descanso de procesar información y de rumiar pensamientos. Por ejemplo, los escritores Simone de Beauvoir, Charles Dickens y J. R. R. Tolkien solían ir a tomar caminas largas sin distractores como teléfonos inteligentes, como parte de sus rutinas diarias;  el ingeniero Nikola Tesla tuvo un insight sobre los campos magnéticos rotatorios –los inicios de los mecanismos eléctricos de la actualidad– durante sus caminatas al atardecer; el científico Albert Einstein solía buscar inspiración distrayéndose de los complejos problemas con las piezas musicales de Wolfgang Mozart.

Para los científicos, darle un respiro a la mente –mediante caminatas, clases, escuchar música  sin otros estímulos visuales– brinda los siguientes beneficios:

– mejora el pensamiento creativo, facilitando analogías cada vez más imaginativas y novedosas;

– facilita salir de la zona de confort al conocer nuevos lugares, socializar con gente fuera de la industria y expande las experiencias del pensamiento;

– brinda más tiempo para la diversión y los buenos ratos, facilitando de alguna manera un buen estado de ánimo, la felicidad y la creatividad. Bastaría, dicen los expertos, con salir a jugar con una mascota, formar parte de un grupo de improvisación o un equipo de deportes;

– y finalmente, equilibrar el trabajo altamente exigente a nivel intelectual reduce los niveles de estrés, por lo que no sólo se gozará de una mejor salud física, también de una mayor paz psicoemocional.