*

X

Científicos perplejos por la caída en la calidad del esperma de los hombres occidentales

Salud

Por: pijamasurf - 08/24/2017

En los últimos 40 años la calidad del esperma de los hombres en países occidentales ha caído más del 50%, algo que presenta un problema para el embarazo en parejas de más de 30 años de edad

Estudios recientes muestran que en los últimos 40 años la calidad del esperma de los hombres occidentales se ha reducido en poco más del 50%, sin que se tenga una explicación satisfactoria. La calidad del esperma se mide por la cantidad de células espermáticas por mililitro de semen (o eyaculado).

Según lo encontrado por investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, de 1973 al 2011 se presentó una pérdida de 1.4% al año. Hagai Levin, investigador de esta universidad, mantiene que esto podría significar que los hombres tienen peor salud y posiblemente sugerir un problema de salud mundial que no se está detectando. El estudio en cuestión tomó en cuenta 185 invesitgaciones y a más de 42 mil hombres. Se encontró que la concentración de 99 millones por mililitro en 1973 cayó a 47.1 millones por mililitro en el 2011. Se han mencionado posibles causas: quizás tiene que ver con el incremento en obesidad en países occidentales, una falta de actividad física (el creciente sedentarismo), tabaquismo o la exposición a toxinas y sustancias químicas que perturban el sistema endócrino. Paralelamente, en muchos países occidentales han bajado las tasas de natalidad, aunque esto no es algo que necesariamente esté correlacionado (ya que también se han desarrollado técnicas de embarazo asistido). En países orientales esto no se ha encontrado, pero también es cierto que no se han realizado los estudios necesarios para comprobar que la calidad del semen en estos países se ha mantenido.

Generalmente, cuando se tratan problemas de fertilidad se pone énfasis en las mujeres y socialmente se habla de que las mujeres pierden fertilidad con la edad (algo que es cierto), pero poco se estudia en torno al papel del hombre (que también pierde calidad de esperma con la edad, aunque un poco más tarde que las mujeres). Los investigadores advierten que los hombres jóvenes no notarán este problema, pero si se quiere tener un hijo con una mujer de 35 años o más, por ejemplo, entonces un hombre con baja calidad de esperma va a tener muchos problemas para embarazarla. Así que los hombres también deben estar pendientes del reloj biológico si quieren tener hijos, y posiblemente tomar precauciones, aunque en este sentido no se sabe muy bien qué factores contribuyen a que se pierda la calidad del esperma. Posiblemente evitar fumar, no usar ropa demasiado ajustada y hacer ejercicio son formas de cuidar la calidad del esperma.

Te podría interesar:

Así son las fotos en Instagram de personas con depresión (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 08/24/2017

El estado de nuestra mente se refleja en todo lo que hacemos

Aunque a veces no lo consideremos de esta manera, todo lo que hacemos (o dejamos de hacer) es reflejo de lo que llevamos en nuestra mente. La manera en que vestimos, las palabras que usamos, los lugares que frecuentamos, las personas con quienes pasamos nuestros días… todo ello es una una expresión del estado de nuestra mente y del tipo de pensamientos e ideas con los que entendemos y vivimos la realidad.

En este sentido, el uso que damos a las redes sociales no es la excepción. Además, tomando en cuenta el tiempo que dedicamos a éstas, resulta admisible pensar que también ahí vertimos lo que llevamos dentro de nosotros.

Recientemente, un par de investigadores de las universidades de Vermont y Harvard realizaron un estudio en el que cruzaron las imágenes que las personas comparten en Instagram y, por otro lado, su salud mental.

Chris Danforth y Andrew Reece, los responsables de la investigación, analizaron casi 44 mil fotografías de 166 personas, 77 de las cuales habían sido diagnosticadas previamente con depresión. Con la ayuda de un programa, los investigadores buscaron patrones y elementos que pudieran considerarse comunes o constantes en las imágenes.

De acuerdo con los resultados obtenidos, las personas con síntomas de depresión tienden a compartir fotografías en tonos oscuros, grises o azules; asimismo, predominan las imágenes de rostros pero en soledad, sin que en la captura se aprecien más personas. Por último, se observó también una elevada preferencia por el filtro “Inkwell”, el cual convierte la fotografía a blanco y negro (los individuos que no habían sido diagnosticados con depresión usaron más el filtro “Valencia”, que otorga cierta calidez soleada a las fotografías).

Al aplicar esta herramienta y metodología a otras imágenes, los investigadores lograron identificar a las personas con depresión a través de sus fotografías en un 70% de los casos. Comparado con otros estudios, se encontró que los médicos consiguen diagnosticar correctamente la depresión tan sólo cuatro de cada 10 veces.

A partir de esta investigación podríamos pensar también en el lugar que damos actualmente a emociones como la tristeza, el dolor, la frustración: en una época en que el imperativo de “estar bien” es tan presente, quizá estemos canalizando esa negatividad propia de la vida a los medios menos adecuados para entender esos estados.

 

También en Pijama Surf: No evites la tristeza o el dolor: las emociones negativas son la clave del bienestar psíquico