*

X

Microbioma, ¿el responsable de trastornos mentales y emocionales?

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 07/27/2017

Parece ser que el microbioma tiene la capacidad de afectar las respuestas emocionales y por lo tanto, las conductuales

No es la primera vez que se encuentra una correlación entre el microbioma, el conjunto de bacterias que habitan en nuestro sistema digestivo, y la salud emocional de las personas. Con anterioridad, varios estudios se han encargado de demostrar que una adecuada mezcla de bacterias “mejora significativamente la calidad de vida de un paciente de cáncer”, pues se le ha relacionado fuertemente con una mejora del sistema inmunológico y la salud emocional. Recientemente, la Universidad de California en Los Ángeles –UCLA– realizó una serie de investigaciones que confirmaron el impacto positivo del microbioma sobre las emociones humanas.

Para Kirsten Tillisch, autora de la investigación gastroenterológica, el microbioma humano impacta en cada faceta de nuestra vida: tanto física como emocionalmente; parece ser que tiene la capacidad de tener un impacto en las respuestas emocionales y por lo tanto, en las conductuales. El estudio se llevó a cabo analizando muestras fecales de 40 mujeres saludables de entre 18 y 55 años, las cuales se dividieron en dos grupos basados en su composición microbiótica: el primero contaba con una mayor abundancia de la bacteria llamada Bacteroides y el segundo, de la llamada Prevotella.

A continuación, el equipo escaneó los cerebros de las participantes vía resonancia magnética para calcular el impacto positivo, negativo o neutral de las respuestas emocionales. Los investigadores encontraron que las integrantes del primer grupo, con mayor cantidad de Bacteroides en su sistema digestivo, poseen más materia gris en la corteza frontal e insular (regiones del cerebro que procesan información compleja), así como más volumen en el hipocampo –el cual se relaciona con el funcionamiento de la memoria. El segundo grupo, con cierta abundancia de Prevotella, no sólo presentó un menor volumen en estas áreas, sino también mayores y mejores conexiones entre las emociones, la atención y las sensaciones, además de tener una menor actividad en el hipocampo, reportando incidencia en ansiedad, estrés e irritabilidad.

De acuerdo con los investigadores esto podría deberse a que el hipocampo nos ayuda a regular las emociones, de modo que al haber un menor volumen hipocampal (debido a una menor diversidad de bacterias), hay un impacto negativo en torno a las reacciones emocionales de un individuo.

En palabras de Tillisch:

Una actividad reducida del hipocampo puede asociarse con una mayor reactividad emocional. Estos cambios sugieren que son el resultado de una menor precisión a la hora de codificar los detalles contextuales de un estímulo exterior, un déficit visto en numerosos casos de desórdenes psiquiátricos, incluidos la depresión, el trastorno de estrés postraumático y el trastorno limítrofe de la personalidad. Mientras que los sujetos en este estudio son personas saludables, es posible que los patrones que emergen de la diversidad microbiótica representen factores de vulnerabilidad.

La experiencia única de sentir la energía en un festival de música

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/27/2017

Algo único ocurre cuando cientos o miles de personas se unen bajo un mismo espíritu en un lugar para celebrar

Critique Magazine: Terence, ¿cuál crees que es la cumbre de la evolución humana?

Terence Mckenna: Una buena fiesta.

Desde tiempos remotos, el ser humano ha sentido la atracción del rito y la ceremonia y la manera en que éstos se potencian en lo colectivo. Hoy en día, vivimos en un mundo donde gran parte de los ritos tal y como eran concebidos anteriormente han perdido poder o interés; sin embargo, mantenemos de esto la atracción por los festivales, por las grandes congregaciones para participar en un espectáculo, para cantar o bailar.

Algo único ocurre cuando cientos o miles de personas se unen bajo un mismo espíritu en un lugar para celebrar. Los cuerpos y el espacio se convierten en una cámara de resonancias en las cuales viaja no sólo el sonido y la vibración, sino también la energía y la emotividad. Este tipo de eventos pueden ser catalizados por el ingrediente mágico de la belleza; especialmente, la belleza de un lugar que permite reconectar con la naturaleza a la vez que alimenta nuestra imaginación con la luz y el color. Es de esta comunión entre la gente, la naturaleza y la música que se genera un vector único de energía/presencia. Momentos así son memorables, pues son pocas las posibilidades de conjugar estas variables que crean la particularidad de la experiencia.

Sin duda, esta es una de las grandes razones por las que estamos viviendo el florecimiento de los festivales de música, particularmente en lugares que se nutren de un coeficiente de belleza y conexión con las fuerzas naturales. Estos son espacios en los que, a través de la emoción de la música y la energía exponencial que se produce por la concentración de la gente, ocurre una íntima vinculación entre los amigos que comparten el momento: euforia, alegría, amor, etcétera.

Una de estas oportunidades es el  Festival Corona Sunsets (que se llevará a cabo en la Hacienda San Pancho, Nayarit, el 22 de julio), en el cual música electrónica de primer orden estallará ante el telón del atardecer. Esta es la quinta edición de este festival mundial, que en esta ocasión conjuga todo un espectáculo visual al atardecer, al lado del mar, en el que habrán nueve DJs internacionales y nacionales, con la consigna de crear una experiencia de alta estimulación energética.

 

Consulta este enlace para saber los detalles y ver el cartel del evento