*

¿Por qué existe un Día Mundial de la Leche?

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2017

En 2001, la FAO eligió el 1 de junio como Día Mundial de la Leche, un alimento fundamental en la dieta del ser humano

Sabemos bien que nuestra época se ha caracterizado por cuestionar prácticamente cualquier tema, en algunas ocasiones con más fundamento que en en otras, y no siempre con idéntica fortuna. La alimentación no se ha salvado de esta tendencia y, como a veces se dice con cierta ironía, parece difícil sortear un menú sin que cada elección parezca discutible.

Con todo, hay elementos cuya importancia en la historia evolutiva de nuestra especie es indudable. Sin duda, uno de ellos es la leche de vaca, que ha acompañado al ser humano desde la época de las primeras domesticaciones animales en la llamada “revolución neolítica” y sin la cual es posible que el desarrollo de nuestros antepasados hubiera sido muy diferente.

Es sabido que la leche es una fuente importante de nutrientes que ayudan a cubrir los requerimientos diarios de calcio y vitaminas A y D (un solo vaso de leche contiene el mismo calcio que 11 huevos grandes o cinco tazas de brócoli). Además, la proteína que ofrece tiene todos los aminoácidos esenciales, es fácil de digerir y de aprovechar por el cuerpo y se le considera una fuente de proteína de alta calidad, es decir, contribuye a mantener los músculos fuertes y sanos.

Sin duda estas propiedades fueron factores decisivos en la evolución del hombre y, teniendo en cuenta que fisiológica y genómicamente somos más o menos los mismos que nuestros antepasados, valdría la pena poner en perspectiva ciertos argumentos que en ocasiones se esgrimen contra la inclusión de leche en la dieta cotidiana.

En concordancia con esto, en 2001 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) instituyó el Día Mundial de la Leche, para generar conciencia sobre la importancia que la leche puede llegar a tener en la alimentación del ser humano.

¿Qué te parece? ¿Vas a festejar el Día Mundial de la Leche?

 

Contenido patrocinado por Lala

LALA te cuida con algo tan bueno que hasta merece que festejemos su día.

Celebra tomándola y ayuda twitteando

Te podría interesar:
El narcisismo es un desorden mental que engloba toda una manera desproporcionada de entender el "yo", y no es inofensivo

Podría decirse que, en general, estamos en la época del narcisismo. El individualismo nos ha alejado de creencias que anteriormente nos hacían pensar más en el nosotros que en el yo. Ello, aunado a una cultura de consumismo, ha derivado en que cada vez más seamos ilusoriamente siervos de nosotros mismos, pero desde valores creados desde otras esferas.

Y en este mar de narcisismo, reflejado cotidianamente en las redes sociales, donde basta echar un vistazo para encontrar millones de selfies diarias y una añoranza colectiva por likes, es verdad que también hay niveles de narcisismo. Anteriormente publicamos sobre un test para conocer si eres narcisista, y su clave radica en que un narcisista, generalmente, no tiene reparo en aceptar que es un narcisista. Pero, a grandes rasgos, ¿cómo piensa una persona que califica como narcisista? Estas son algunas pistas según un análisis de la psicóloga Karyl McBride, quien ha estudiado este fenómeno durante más de 25 años:  

1. Sobreimportancia del yo: exagera su talento y logros, espera ser considerado como superior por sus logros.

2. Ambición desmedida por fantasías de éxito, de poder, belleza o amor ideal.

3. La creencia de que son personas muy muy especiales y únicas (y que sólo serán entendidas por personas tan únicas y especiales como ellos).

4. Exigen mucha admiración (las personas a su alrededor quedan exhaustas, ya que el narcisista exige que le llenen un vacío emocional).

5. Creen tener derecho a un trato privilegiado o cumplimiento automático de sus expectativas.

6. Se aprovechan de los demás para cumplir con sus objetivos.

7. Importancia por las apariencias, pero incapaces de sentir empatía.

8. Sentimiento sistemático de envidia por otros, o la convicción continua de que otros los envidian.

9. Son muy arrogantes; necesidades de hacer sentir menos a otros para sentirse más.

McBride hace énfasis en que aunque quizá algo que se nos viene a la mente sea el “cada quién”, el problema con el narcisismo es que resulta hiriente para los demás, y en cargos de autoridad, por ejemplo, las consecuencias pueden ir mucho más allá de los que rodean directamente a la persona narcisista, quien, además, recordemos, disfruta de serlo.