*

X

¿Es la ola de Hokusai el origen del arte moderno?

Arte

Por: pijamasurf - 06/12/2017

Historiador sostiene que sin la famosa ola de Hokusai no tendríamos el arte moderno como lo conocemos

En el principio fue la ola. Una ola inmensa, azul y blanca, amenazante, ante un (en comparación) insignificante monte Fuji. La ola llegó al mundo en 1830-31: la xilografía fue titulada La gran ola de Kanagawa (Kanagawa es una prefectura japonesa). Como ninguna otra obra atribuida al camaleónico e hiperinfluyente artista japonés Hokusai (1760-1849), la ola se ha vuelto un icono mundial.

En la década de 1850 Japón suspendió sus políticas de aislamiento y Occidente empezó a conocer la cultura japonesa, por la cual se desarrollaría una fascinación en la a la que se describieron desde los pintores impresionistas hasta Steve Jobs. Particularmente, la obra de Hokusai sería decisiva en conformar una nueva visión en la pintura. La delineación del espacio con color y línea y no con perspectiva de un punto sería revolucionaria, según han notado numerosos historiadores del arte. En la Exposición Universal del Campo Marte del 1 de abril de 1867 se montó un pabellón japonés en el que se mostraron las impresiones sobre madera, ukiyo-e. Monet acabaría adquiriendo 250 impresiones, 32 de Hokusai (por cierto, el budismo zen también fue una influencia importante en Monet).

Jason Farago escribe en el sitio de la BBC: "sin Hokusai, tal vez no habríamos tenido el impresionismo --y el arte global que hoy damos por sentado sería muy distinto". El historiador Angus Lockyer sugiere que la gran ola de Hokusai causó el arte moderno, al hacer ver a los pintores europeos de una forma nueva. Hokusai cambió de nombre más de 30 veces, algo común entre los artistas japoneses y que sirve como marca de una nueva etapa, de una nueva visión, pero ciertamente no es usual con la frecuencia de Hokusai, quien mostró una incansable necesidad de ver el mundo de formas distintas. En el arte japonés, muy ligado a la espiritualidad, esta forma de ver está ligada a la correcta percepción de la realidad y de la esencia de la naturaleza (el artista logra captar las cosas como son y las hace aparecer en la obra). De acuerdo con el mismo Hokusai, fue en una etapa posterior a La gran ola que alcanzó esta visión de las formas verdaderas. Actualmente, una exposición en el British Museum revisa justamente esto: la obra de Hokusai mucho más allá de la ola. 

Lockyer mantiene que:

Manet, Van Gogh y el resto pudieron haber empezado la revolución en Francia, pero necesitaron de Hokusai para romper las convenciones estancadas del representacionalismo --para entender que uno podía hacer más con una superficie bidimensional que simplemente replicar el mundo tal como es.

Esto es lo que habría aportado la sensacional ola de Hokusai, al mismo tiempo un estudio minucioso de la realidad (Hokusai estudió extensamente la naturaleza que pintaba, incluyendo las olas, al igual que Turner) que una licencia artística. 

Tal vez las afirmaciones de estos críticos e historiadores son un poco hiperbólicas, pero de cualquier manera, ciertamente la obra de Hokusai merece incluirse con las grandes obras de arte del siglo XIX. Su influencia es enorme; se puede observar en museos, en grafitis en las calles y en el origen de esta misma página web en la que ahora lees sobre Hokusai, la cual en sus inicios incorporó la ola del japonés con un Fuji fractal como su imagen. 

Te podría interesar:

Estas pinturas fueron hechas con recuerdos humanos

Arte

Por: Pijama Surf - 06/12/2017

Un estudio de tecnología creativa inspeccionó los cerebros de personas que traían al presente momentos importantes de sus vidas, y estos son los estéticos resultados

Ahora que nuestro cerebro puede escanearse para múltiples estudios, la interpretación de esta información puede expandirse a las artes, y muchos ejemplos lo comprueban.

Acceder al mundo de lo que pasa ahí a nivel vibratorio, electromagnético, abre un espacio para el universo del sonido, de las imágenes, lo sensorial, incluso, y los artistas explorarán cada vez más estos espacios con la codificación como herramienta.

En esta tendencia, donde se conjuntan las ciencias y las artes, un proyecto llamado Mindswarms tiene su muy especial aura. Saatchi & Saatchi Wellness se acercó hace poco al estudio de tecnología creativa random quark con el fin de que monitorearan el cerebro de personas que, en un ejercicio, recordaron momentos importantes en su vida.

Un aparato llamado EEG rastreó la energía electromagnética del cerebro al momento de estos ejercicios. Naturalmente, la mayor parte de actividad en el cerebro se produjo en las zonas asociadas a las emociones.

El registro de esta actividad fue después convertido en imágenes de este flujo de memorias e impreso en las siguientes imágenes retomadas por The Creators Project de Vice.

Las olas de emociones están acompañadas (como título) del recuerdo que los participantes dijeron haber tenido y el sentimiento que les produjo. Estas tecno-obras se ilustran, así, a partir de los recuerdos y emociones como materia prima. 

 

Cuando encontré que mi tumor era benigno (Amor y sorpresa)

 

Cuando mi novio me propuso matrimonio (Amor y miedo) 

 

Cuando mi madre tuvo una cirugía de cerebro (Miedo y disgusto)

 

Cuando era joven y vivía en mi casa de campo en España (Amor y gozo)