*

X

‘Donde el Mal nunca te pueda tocar’, una novela terapéutica

Arte

Por: Adán de Abajo - 06/02/2017

Reseña de esta novela terapéutica, fruto de una investigación de más de 6 años de trabajo de campo en el norte de Jalisco

Donde el Mal nunca te pueda tocar es una novela terapéutica, fruto de una investigación de más de 6 años de trabajo de campo en el norte de Jalisco. Lo mismo aborda temáticas relacionadas con el chamanismo femenino en el occidente de México, que el carácter mítico y espiritual de la sexualidad desde tiempos inmemoriales.

Cuenta la historia de Yhajaira, una teibolera con dotes de vidente y bruja, quien a toda costa busca abandonar la vida de la farándula y dedicarse a la medicina tradicional y la magia, siguiendo los pasos de su madrina, una anciana curandera de la costa de Guerrero. Pero también nos habla  del Antropólogo: un alma en pena, racionalista, apátrida, quien sufre de impotencia sexual y recorre dificultosamente las ancestrales rutas de paso toltecas, mismas que surcaron antiguos caminantes indígenas y curanderos desde la Edad de Piedra: iniciando en Alaska y Canadá, hasta llegar al occidente y el centro de México, no sólo tratando de reconstruir un antiguo conocimiento precolombino, sino buscando secretamente la cura a todos sus males.

En algún punto ambos personajes se encontrarán y se sumergirán en una milenaria ruta sagrada, surcada desde mucho tiempo atrás por antiguos hombres de conocimiento y buscadores espirituales náhuatls.

Escrita por Adán de Abajo, editada por el sello Barrio Xino, puede ser solicitada al editor y agente literario Jacobo Patricio Monraz, y en la Librería La Rueda: Calle Pavo: 191, entre Pavo y Madero, Guadalajara, Jalisco, México.

Genial versión de "The Man Who Sold the World" en un instrumento coreano del siglo VI

Arte

Por: pijamasurf - 06/02/2017

La canción de David Bowie (y luego de Nirvana) cobra otra dimensión bajo la interpretación de Luna Lee

Parecía que "The Man Who Sold the World" ya había dado todo lo que tenía que dar. Es sin duda una de las canciones más populares de las últimas décadas, compuesta por David Bowie en 1970 (fue su primera composición) y luego recreada en una famosa versión unplugged por Nirvana. Pero ahora Luna Lee ha añadido otra dimensión a este clásico contemporáneo, interpretándolo en un gayageum, un instrumento coreano de cuerdas que data del siglo VI. Oriente se encuentra con Occidente, en una rara pero afortunada mezcla.

Y, por si extrañas las vocales, aquí Luna demuestra que lo puede hacer todo, dando un toque dulce aunque un poco perturbador (preferimos la versión acústica, pero no está mal).