*

X

Creatividad que nunca se detiene: la clave de la exploración urbana

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/06/2017

La diferencia entre vivir en una ciudad y realmente explorarla está en la creatividad

Las ciudades son un territorio perfecto para la exploración. Su naturaleza es la diversidad, el asombro, la sorpresa e incluso el misterio y el secreto. Basta caminar por una calle diferente, basta perdernos o mirar con ojos renovados nuestra ruta cotidiana para descubrir algo nuevo, para encontrarnos con un detalle que hasta ese momento había escapado a nuestra percepción, para sorprendernos con un lugar que nunca habíamos imaginado que existía en esa ciudad nuestra que soleemos creer familiar y conocida.

¿Cuál es la diferencia entre vivir en una ciudad y explorarla? Entre varias otras, la creatividad con que se recorre. A veces creemos que la creatividad se limita únicamente a ciertos ámbitos (lo artístico y lo profesional, por ejemplo), pero lo cierto es que puede ser llevada a todos los aspectos de la vida. Y, de hecho, mejor cuando ocurre así.

Adidas está revolucionando el concepto de exploración urbana gracias a su nuevos NMD, con los cuales invita a esta nueva generación a reinventar el proceso creativo necesario en las grandes ciudades. A partir de la fusión innovadora entre algunos de sus estilos más conocidos y la creación ex profeso de nuevas líneas vanguardistas, los adidas NMD se presentan como el pináculo del calzado urbano, una realidad presente que sin embargo está de lleno proyectada hacia el futuro de la moda urbana.

La creatividad es un proceso continuo. Quien la tiene y la ejerce, notará que se trata de una fuente que nunca deja de manar, y cuyas aguas inundan la existencia al punto de hacer de la experiencia vital algo incomparable, siempre novedoso, siempre sorprendente. ¿Quién no quisiera explorar siempre con creatividad la ciudad en la que vive?

 

Conoce más en adidas.mx/nmd

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 06/06/2017

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.