*

X

6 simples ejercicios para incrementar tu salud mental en pocos minutos

Salud

Por: Pijama Surf - 06/06/2017

Tu mente te agradecerá estos hábitos tan sencillos como maravillosos

Todos queremos sentirnos bien (anímica y físicamente). En esta finalidad compartida existen diversos caminos para acercarnos a ello; medios, hábitos que pueden ayudarte a que sientas avances cada día. Para la mente hay tanto ejercicios físicos que refuerzan este misterioso órgano como otros que parecieran no tan ligados a éste, pero cuyos beneficios se manifiestan generosamente en su salud.

 

Mindfulness

La meditación activa las las regiones del cerebro de orden más alto, incluyendo las cortezas orbitofrontal y cingulada. También está comprobado que disminuye el estrés y, asombrosamente, tan sólo 8 semanas de meditación continua son capaces de cambiar la morfología del cerebro en las áreas de materia gris relacionadas con la memoria, la empatía y el estrés.

 

Agradecimiento

Según la ciencia el agradecimiento es básico, ya que no hace más que generar emociones positivas en ti, como felicidad, dicha y alegría. Así que comienza; siempre hay algo que agradecer, sólo es cuestión de aprender a verlo.

 

Escribir tus emociones

A veces cargamos con traumas porque no hemos sido valientes para ponerle nombre a eso que sentimos respecto a ciertas experiencias. Escribir una especie de diario de tus emociones hará que te conozcas a ti mismo y te ayudará a entenderte y a (quizá lo principal) reconocer aquello que ha sido importante en tu vida, aunque intentes bloquearlo y lo consideres como negativo.

 

Haz manualidades

Hacer algo manual, como cocinar, tejer, dibujar, etc., hace que tu cerebro produzca dopamina, la horma de la recompensa, la cual genera una sensación muy placentera; también producirás endorfinas y serotonina, la hormona del buen humor.

 

Lava tus dientes con la mano que menos usas

Está comprobado que hacer cosas con la mano que menos utilizas resulta en la expansión de la corteza de tu cerebro que procesa el sentido del tacto.

 

Haz deporte

Las personas deportistas tienen más desarrollado el hipocampo y los ganglios basales, asociados a la memoria, la acción, la conducta, la toma de decisiones y el sentido espacial.

El narcisismo es un desorden mental que engloba toda una manera desproporcionada de entender el "yo", y no es inofensivo

Podría decirse que, en general, estamos en la época del narcisismo. El individualismo nos ha alejado de creencias que anteriormente nos hacían pensar más en el nosotros que en el yo. Ello, aunado a una cultura de consumismo, ha derivado en que cada vez más seamos ilusoriamente siervos de nosotros mismos, pero desde valores creados desde otras esferas.

Y en este mar de narcisismo, reflejado cotidianamente en las redes sociales, donde basta echar un vistazo para encontrar millones de selfies diarias y una añoranza colectiva por likes, es verdad que también hay niveles de narcisismo. Anteriormente publicamos sobre un test para conocer si eres narcisista, y su clave radica en que un narcisista, generalmente, no tiene reparo en aceptar que es un narcisista. Pero, a grandes rasgos, ¿cómo piensa una persona que califica como narcisista? Estas son algunas pistas según un análisis de la psicóloga Karyl McBride, quien ha estudiado este fenómeno durante más de 25 años:  

1. Sobreimportancia del yo: exagera su talento y logros, espera ser considerado como superior por sus logros.

2. Ambición desmedida por fantasías de éxito, de poder, belleza o amor ideal.

3. La creencia de que son personas muy muy especiales y únicas (y que sólo serán entendidas por personas tan únicas y especiales como ellos).

4. Exigen mucha admiración (las personas a su alrededor quedan exhaustas, ya que el narcisista exige que le llenen un vacío emocional).

5. Creen tener derecho a un trato privilegiado o cumplimiento automático de sus expectativas.

6. Se aprovechan de los demás para cumplir con sus objetivos.

7. Importancia por las apariencias, pero incapaces de sentir empatía.

8. Sentimiento sistemático de envidia por otros, o la convicción continua de que otros los envidian.

9. Son muy arrogantes; necesidades de hacer sentir menos a otros para sentirse más.

McBride hace énfasis en que aunque quizá algo que se nos viene a la mente sea el “cada quién”, el problema con el narcisismo es que resulta hiriente para los demás, y en cargos de autoridad, por ejemplo, las consecuencias pueden ir mucho más allá de los que rodean directamente a la persona narcisista, quien, además, recordemos, disfruta de serlo.