*

X

6 motivos por los que nos asusta pasar tiempo solos

Salud

Por: Pijama Surf - 06/25/2017

Tenemos miedo a quedarnos solos, pero pasar tiempo solos y disfrutarlo es esencial para convertirnos en seres sociales más plenos

 

Me sentía muy solo cuando todos estaban ahí.

(Ernest Hemingway)

Es verdad, somos seres sociales. Compartir con los demás nos hace sentir que las experiencias dejan de ser sólo una abstracción, y el afecto es esencial para nuestra psique. Algunos estudios señalan que pasar demasiado tiempo solo es procesado en nuestra mente como dolor físico. Lo anterior en parte sucede por un tabú cultural hacia la soledad, pero también porque somos seres que necesitan del amor de los demás.

La línea puede ser muy delgada (recordemos que la soledad puede situarse entre la enfermedad y la espiritualidad), pero es cierto que si no aprendemos a pasar tiempo solos estaremos bloqueando mucho de lo que nuestra propia psique nos depara. ¿Por qué tenemos tanto miedo de estar solos? La soledad está vinculada con experiencias trascendentales en numerosas tradiciones místicas, y al mismo tiempo puede volvernos seres neuróticos e intolerantes. Como siempre, la clave parece radicar en el equilibrio.

Ahora: pasar tiempos solos es necesario para una mente sana, ya que tarde o temprano tendrás que aprender a quererte y lidiar contigo mismo, y ello significa convivir con tus mayores miedos, pero también con lo mejor que hay dentro de tu mundo y quizá no conoces.

Estos son algunos de los motivos por los que nos da tanto miedo pasar tiempo solos:

 

Sentir

En los momentos de soledad, cuando no hay distracciones constantes, la voz de nuestra mente se presenta irremediablemente, y ello significa sentir lo que sea que depare el momento. Quizá has estado bloqueando una experiencia del pasado, y en los momentos de soledad es cuando ese dolor puede surgir (o quizá por el nerviosismo que conlleva encontrar el lugar donde estás situado, sabiendo dónde en realidad quisieras ir). La soledad es el mejor espejo, y es ahí donde nos sentimos más.

 

Dejar de ser tomado en cuenta

¿Recuerdas la adolescencia, cuando sentías que era necesario hacer presencia continua para no salir de la jugada en el entramado social? En muchas personas esta sensación persiste; surge una especie de adicción por pertenecer, por no ser olvidado, o bien, desplazado por otro en un grupo social. Lo paradójico es que los verdaderos amigos no se irán por quedarte en casa uno que otro fin de semana para disfrutarte a ti mismo. Quizá el miedo más íntimo es a darnos cuenta de que, tal vez, los verdaderos amigos son muchos menos de los que creemos.

 

Aburrirte

Es una paradoja, pues mientras mayor tiempo disfrutes contigo mismo más auténtico te vuelves y, curiosamente, los demás también disfrutan más el tiempo contigo. Decía Jean-Paul Sartre: "Si te sientes solo cuando estás solo, entonces estás en mala compañía".

 

Neurotizarte

Cuando estamos solos, somos los señores del espacio. Controlamos el acomodo de las cosas, el sonido, el lugar. Muchas personas creen que si pasan mucho tiempo solas podrían volverse menos tolerantes con los defectos de los otros (o lo que creemos que son defectos en ellos). Si bien esto puede pasar cuando lo que buscas es aislarte de manera perenne, si lo que quieres es pasar tiempo solo, lo harás de manera equilibrada, lo que conlleva también tomar espacios para socializar y compartir.

 

Depresión

Volvemos a lo anterior: si buscas aislarte demasiado, probablemente ya te encuentres deprimido. Pasar tiempo solo no significa aislarte; es aprender a disfrutarte, a conocerte.

 

Profundizar

Los pensamientos más profundos suelen llegar en momentos de reflexión, y por supuesto, la soledad propicia este estado. Quizá piensas que si profundizas puedes volverte muy “clavado” o “intenso”. Sin embargo, en este tipo de momentos es cuando la vida cobra otro cariz, cuando se aprende que siempre se aprende, y ello es un motor increíble para la cotidianidad.

 

*Quizá pueda interesarte:

Consejos de Andréi Tarkovsky para jóvenes que temen a la soledad (VIDEO)

Paradójicamente, en nuestro tiempo pasar tiempo a solas es la mejor forma de descansar (Estudio)

Te podría interesar:

5 principios básicos de los estoicos para vivir bien

Salud

Por: Pijama Surf - 06/25/2017

Sabiduría milenaria para acercarnos a la felicidad desde la razón

Mejor es, pues, vencer el dolor, que engañarle; porque distraído por los placeres, rechazado por las ocupaciones, despierta muy pronto después de acumular en el reposo fuerzas para desencadenarse.

Séneca

Aunque hoy a la felicidad se le sitúa en un pedestal y como un sinónimo de perpetuidad, no siempre fue así. La felicidad no excluye momentos difíciles o frustrantes, ni siquiera sentimientos hoy considerados como negativos. Lo anterior lo sabían muchas culturas, como la mexica, o bien tradiciones como la de los estoicos en la Antigua Grecia y en Roma, y de hecho la idea de felicidad perenne más bien es un invento posmoderno, en gran parte resultado de la gran maquinaria de la publicidad.

Lo que es indudable es que el ser humano siempre ha buscado sentirse bien, liberado, más pleno, lleno de sentido, es una búsqueda intrínseca a la que pareciera apuntar nuestra naturaleza. Hoy en occidente las prácticas y filosofías orientales parecen darle una bocanada de oxígeno a la necesidad humana de la trascendencia, pero en cada época hubo pinceladas de sabiduría para llevarnos a este camino.

El estoicismo fue una corriente filosófica que surgió en la Antigua Grecia, fundada por Zenón y que está siendo altamente retomada actualmente. Esta doctrina estaba basada en la comprensión de que la vida es de algún modo sufrimiento, pero uno que puede superarse, siempre, cada vez más, mediante el entrenamiento de la mente, el cultivo de la virtud y la concentración en el ahora, asumiendo que lo que nos hace sufrir no son los hechos en sí, sino las creencias que adherimos a tales hechos.

Presentamos algunos consejos extraídos de la filosofía estoica y en general de la filosofía de la Antigua Grecia, que tuvo su bastión en el oráculo de Delfos:

 

Conócete a ti mismo (una variación del oráculo de Delfos atribuida a los pitagóricos)

Si uno aprende a observarse, entonces reconoce las virtudes propias y los defectos. A partir de ello, uno toma responsabilidad sobre aquello que nos pasa y, con base en el autoconocimiento, se actúa más sabiamente frente a las adversidades. El autoconocimiento deviene también en una liberación de la frustración, aceptando nuestra parte en los hechos de nuestra vida.

 

El presente es importantísimo

Para Marco Aurelio, estoico, aunque romano, más allá de evadir las emociones frustrantes, mucho de la clave está en el presente; concéntrate ahí todo lo que puedas:

Recuerda que el hombre vive sólo en el presente, en este instante fugaz; todo el resto de la vida ya se ha ido o aún no se ha revelado. 

 

Piensa positivo, pero no bloquees

La maquinaria de la felicidad nos está obligando a esconder todas aquellas emociones que no embonan con la alegría. Ello es una trampa; afronta esas emociones (son buenas para la salud), déjalas ser y luego vuelve al presente. Es bueno tener metas pero un optimismo eufórico es falso, te frustrará y hará que bloquees (y cargues) con muchas emociones que también conforman la vida. En este sentido, los estoicos invitaban a abrazar la adversidad, simplemente porque negarla es pésimo para tu psique; mejor aprender de ella.

 

Imagina el peor escenario

Puede parecer muy pesimista pero si sólo piensas que tu vida será estilo Walt Disney, te frustrarás enormemente. Desarrolla metas, pero siempre prepara psicológicamente el escenario de cómo sería si las cosas salieran fatal; ello hará que puedas tener una especie de escudo protector psicológico. Lo anterior hará también que seas realista, que te prepares para entender que la vida implica todo tipo de momentos.

 

Agradece al levantarte y al acostarte

Si no crees en la figura de un Dios, agradece a la vida, a las personas que quieres o al cosmos, pero agradece. Es un acto significativo que te otorga humildad (el ego nunca va a llenarte) y que además conlleva un ejercicio de reflexión que pocas veces hacemos sobre nuestra vida, sobre lo bueno en ella, lo bueno en ti y lo maravilloso que puede ser darte cuenta. También es importante que hagas una revisión de tus penas pasadas. Según Séneca, ello te dará perspectiva de lo bueno que ahora tienes; la perspectiva, aunque se viva en el presente, es crucial:

Dirase: «Extraña manera de consolar, la de recordar las penas olvidadas; colocar el corazón en presencia de todas sus amarguras, cuando apenas puede soportar una sola». Pero reflexiónese qué males bastante peligrosos para aumentar a pesar de los remedios, se curan con los medicamentos contrarios. Voy, pues, a rodear tu dolor de todos sus lutos, de todo su lúgubre aparato; esto no será aplicar calmantes, sino el hierro y el fuego.