*

X

‘Plaza de la soledad’: las mujeres que preferimos ignorar

Arte

Por: Lalo Ortega - 05/12/2017

¿Qué pasa con las prostitutas cuando envejecen? Este documental nos acerca hasta la intimidad de su vida, su dolor y también su capacidad de amar

Al comienzo de este siglo, Susan Sontag escribió que “las fotografías son un medio que dota de ‘realidad’ (o de ‘mayor realidad’) a asuntos que los privilegiados o los meramente indemnes acaso prefieren ignorar”. Si bien en ese fragmento de Ante el dolor de los demás Sontag reflexionaba a partir de las fotografías de la violencia bélica, los cuerpos mutilados y las casas en ruinas, su ensayo plantea una cuestión esencial para comprender cómo nos relacionamos con las imágenes del sufrimiento ajeno: estar exentos de éste necesariamente conlleva prejuicios por el mero hecho de ser observadores desde un mundo distinto.

Si bien los sujetos de Maya Goded —antes fotógrafa que cineasta— no son bélicos, sí encarnan una clase de violencia distinta. El suyo es un proyecto fotográfico de 20 años sobre marginación, sexo, maternidad, abuso y abandono. Retratos del barrio de La Merced, en el centro de la Ciudad de México, y sus mujeres dedicadas a la prostitución.

Ante las circunstancias, quienes están delante y detrás de la lente se vuelven confidentes, pero el documento fotográfico no deja de ser susceptible a la libre interpretación. Desprovisto de voz, el pie de foto queda a la suerte del espectador en turno.

Goded debuta como directora con Plaza de la soledad, documental sobre Carmen, Esther, Lety, Raquel y Ángeles, sexoservidoras de entre 50 y 80 años de edad en La Merced. No es posible un oxímoron más acertado: en el corazón de una inmensa ciudad en un país machista, estas mujeres son parias por mujeres, por viejas y por prostitutas. Tabúes por cuenta triple.

Sin embargo, luego de años de retratarlas, Goded trasciende su rol de mera observadora. Plaza de la soledad es un retrato íntimo y desprovisto de voz narradora que no sea la de sus protagonistas. No podría serlo de otra forma, pues es así como revela la paradoja en las vidas de estas mujeres: añoran el calor de un lazo auténtico para que, tal como lo hacen ante la cámara, puedan abrirse y contar sus tragedias reprimidas.

Son retratos dolorosos que, sin duda, hablan por muchas más mujeres. Pero, con mayor fuerza, se escucha su voluntad de amar y ser amadas. La barrera del tabú es superada por la intimidad y la dignidad de sus historias, casi como si ellas mismas nos las contaran frente a frente, acercándonos un poco más a sus realidades. Después de ello, ¿podemos seguir diciendo que somos indemnes?

 

Plaza de la soledad se proyecta en el Cine Tonalá de la Ciudad de México como parte del ciclo #MásCineMexicano, iniciativa para impulsar la distribución de producciones nacionales independientes. Estará en la cartelera durante todo el mes de mayo; puedes consultar las fechas y horarios de su proyección en este enlace.

 

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios

Te podría interesar:
Un poemario de Karla Hill que explora la experiencia poética de la realidad

Nuestra relación con la realidad tiene su origen en un fenómeno misterioso, casi desentrañable: la percepción y aprehensión de los hechos que se presentan por doble partida antes nuestra sensación y nuestro entendimiento. Percibimos la realidad, pero no mansamente. En todo momento, hay algo más que nos la devuelve pero ya no como realidad, sino como idea de realidad, pensamiento, imagen, representación. Miramos el mundo y aunque el mundo es, para nosotros es siempre un mundo nuevo, un mundo desconocido en alguna de sus múltiples, incontables aristas, un mundo en cierto sentido único.

Apenas rompemos la membrana de la idea de realidad en la que todos convenimos a diario, descubrimos una selva indómita de significados aún salvajes, un jardín exótico donde las palabras se revuelven y se confunden, cambian sus ropas y se presentan con un aspecto distinto al que solíamos atribuirles; descubrimos que detrás de la idea de realidad –sólida pero frágil– con la que vivimos cotidianamente, existe otro mundo paralelo, el de nuestra percepción y nuestros pensamientos, en donde la realidad se recrea una y otra vez pero a nuestra manera –incluso sin que nos demos cuenta de ello.

Desluz, de Karla Hill (Editorial Xolo, 2016), es un poemario que rehace el camino que va no de la realidad a la percepción sino lo opuesto: aquel por el cual el mundo puede experimentarse como un loci poético. En los 33 poemas que lo componen –una cifra, dicho al margen, significativa– se despliega esta hipótesis secreta, tácita, que da su tono particular a la voz poética, pero sobre todo que se insinúa como el sustento fundamental de la experiencia de realidad que ahí se transmite.

¿Qué hace falta para percibir poéticamente la realidad? Si atendemos al trabajo de Karla Hill, podríamos comenzar por decir que la realidad se descubre poética cuando el yo y el mundo entablan una relación que va de la intimidad a la distancia, de la fascinación y el enamoramiento al desencanto y el rechazo. Una flor, una taza de café, la lluvia, el mar, la soledad, el silencio o cualquier otra de las muchas entidades que pueblan el mundo nos pueden ser funcionales o indiferentes, podemos sentirlas y al instante siguiente dejarlas pasar, pero también podemos extrañarnos de su presencia, embriagarnos con su representación, mirarlas por una vez atentamente, sorprendernos por su simplicidad, sentir el dolor que dejaron en nuestra memoria: hurgar una vez más en la impresión que dejó cierta experiencia del mundo.

Los poemas de Desluz son, en este sentido, una exploración de ese vínculo poético con la realidad, de los muchos matices y senderos que se miran y se recorren una vez que se ha descubierto la posibilidad de experimentarla poéticamente.

 

6

Veo niños que persiguen pelotas,
nubes blancas sobre nubes grises,
un jardinero podando el pasto,
–indiferente–
gatos cautelosos esperando
una oportunidad,
–no sé para qué–,
perros que saltan y obedecen un chiflido,
insectos de la misma especie dando vueltas
sobre un árbol,
pasto húmedo y corto,
pasto largo y seco
pájaros que vuelan alto y no saben lo que
pasa abajo,
palomas que sacuden la cabeza y zurean
melancólicas
porque no saben qué hacen ahí,
ardillas que corren y se pelean por un
cacahuate,
peatones con paraguas abiertos,
–preparados para la tormenta–,
gente que se saluda,
gente que camina mirando el suelo, o sus
propios pies,
–como preguntándose a dónde van–,
postes de luz apagados,
–inútiles–,
gente que se sonríe,
hombres que no saben qué decir,
latas de refresco vacías,
letreros que prenden y apagan,
gente que se persigna,
muchachos que fuman,
fachadas de casas tristes,
ojos de distintos colores,
de distintas miradas,
huellas en la tierra,
escobas cansadas de barrer
siempre el mismo polvo.

Desluz
Karla Hill
Editorial Xolo, mayo de 2016
Ilustraciones de Tábata Bandin